Sie­te ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles

Ali­men­tar osos pan­da, na­ve­gar por gi­gan­tes­cas gar­gan­tas y es­ca­lar mon­ta­ñas kárs­ti­cas: Chi­na ofre­ce sen­sa­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos.

Geo - - PEKÍN -

1. Es­ca­lar la Gran Mu­ra­lla

No hay otro lu­gar don­de uno pue­da su­bir­se tan có­mo­da­men­te a la fa­mo­sa mu­ra­lla chi­na co­mo en Ba­da­ling: des­de la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril del nor­te de Pe­kín se tar­da una ho­ra en lle­gar al tra­mo res­tau­ra­do de la mu­ra­lla, que pue­de ser re­co­rri­do con fa­ci­li­dad. Co­mo es la me­jor op­ción pa­ra mu­chos via­je­ros, du­ran­te las ho­ras pun­ta pue­de ha­ber bas­tan­te gen­tío en­tre las to­rres de la mu­ra­lla. Más bo­ni­to aún, e igual­men­te pró­xi­mo a la ca­pi­tal pe­ro más so­li­ta­rio, es el sal­va­je tra­mo de mu­ra­lla cer­ca de Jian­kou: una aven­tu­ra pa­ra ca­mi­nan­tes sin mie­do a las al­tu­ras. Aquí, la mu­ra­lla per­ma­ne­ce igual que ha­ce 300 años y ser­pen­tea ha­cia el ho­ri­zon­te por lo­mas y de­pre­sio­nes. No hay ven­de­do­res de re­cuer­dos ni gru­pos de tu­ris­tas, pe­ro se re­quie­re des­tre­za por par­te del ca­mi­nan­te: “es­ca­le­ras al cie­lo” es co­mo los lo­ca­les lla­man a los pun­tos más di­fí­ci­les, don­de co­lo­can cuer­das y es­ca­las por cu­yo uso co­bran un pe­que­ño pea­je. Por cier­to, en la sec­ción de Jian­kou na­die ha­bla in­glés y no es­tá abier­ta ofi­cial­men­te pa­ra gru­pos de tu­ris­tas. El pun­to de par­ti­da de to­dos los re­co­rri­dos es la pe­que­ña al­dea de Xiz­ha­zi, en el dis­tri­to de Huai­rou, mu­ni­ci­pio de Yan­qing. Des­de Pe­kín se lle­ga en el au­to­bús pú­bli­co nú­me­ro 916, que cir­cu­la en­tre la ter­mi­nal de autobuses de Dongz­hi­men y la ca­pi­tal del dis­tri­to, Huai­rou. Hay que ba­jar­se en la pa­ra­da de Yu­jia­yuan y to­mar el au­to­bús a Xiz­ha­zi: el via­je du­ra apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras y me­dia. En co­che, más o me­nos una ho­ra. En la al­dea hay alo­ja­mien­tos sen­ci­llos y lim­pios con vis­tas a la mu­ra­lla por un pre­cio equi­va­len­te a seis eu­ros por no­che: la ca­sa de la fa­mi­lia Lu (telf.: 0086137/16103861); la po­sa­da Blue Va­lley La­ven­der, con la se­ño­ra Niu (telf.: 0086139/01338160). En ca­si to­das par­tes, la co­ci­na es ex­ce­len­te, y no sue­le ser ne­ce­sa­rio re­ser­var. In­for­ma­cio­nes en len­gua in­gle­sa so­bre ca­mi­na­tas por la mu­ra­lla se en­cuen­tran en

www.great­wall­fo­rum.com/fo­rum/.

2. Hangz­hou, el la­go y los jar­di­nes de té

La me­tró­po­li de Hangz­hou, de va­rios mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, fi­gu­ra en­tre las ciu­da­des más prós­pe­ras y bu­lli­cio­sas de Chi­na orien­tal y me­re­ce una vi­si­ta du­ran­te cual­quier épo­ca del año, en­tre otras co­sas, por el fa­mo­so la­go del Oes­te con sus pin­to­res­cas is­li­tas, puen­tes re­don­dos, sau­ces llo­ro­nes y flo­res de lo­to. Es un des­tino pre­fe­ri­do por los chi­nos. En el bor­de oc­ci­den­tal de la ciu­dad, en me­dio de idí­li­cos bos­ques de bam­bú, hay otro pai­sa­je de en­sue­ño: los cul­ti­vos del té de Long­jing o dra­gon well

tea; ca­da uno de los cua­les tie­ne el ta­ma­ño apro­xi­ma­do de una vi­ña. Co­mo setas de boj, los ar­bus­tos de té cu­bren las co­li­nas crean­do un tran­qui­lo pai­sa­je de es­truc­tu­ra úni­ca. Pa­ra vi­si­tar­lo se to­ma un ta­xi al Mu­seo Na­cio­nal del Té (tam­bién digno de vi­si­ta:

www.tea­mu­seum.cn) y se bus­ca un ca­mino de pel­da­ños de pie­dra, si­tua­do ba­jo el mu­seo. El ca­mino, que con­du­ce a un bos­que de bam­bú y no su­po­ne un es­fuer­zo fí­si­co es­pe­cial, ter­mi­na des­pués de unos 45 mi­nu­tos; des­pués des­de aquí hay una ca­rre­te­ra que lle­va a la al­dea del Po­zo del Dra­gón. Allí los cam­pe­si­nos están sen­ta­dos de­lan­te de sus ca­sas, tos­tan­do sus ho­jas de té re­cién co­se­cha­das en gran­des sar­te­nes de ace­ro; bo­ni­tos ca­mi­nos re­co­rren los cul­ti­vos de té o suben ha­cia un pe­que­ño pa­be­llón des­de don­de se pue­de ob­ser­var la co­se­cha. Un buen té de Long­jing fi­gu­ra en­tre las va­rie­da­des más ca­ras del mun­do, la li­bra pue­de cos­tar has­ta 3.000 eu­ros. Pe­ro es­to so­lo es el ca­so de la pri­me­ra co­se­cha de mar­zo de los cul­ti­vos más famosos. Pe­ro tam­bién las co­se­chas más ase­qui­bles tie­nen un es­ti­mu­lan­te sa­bor a ho­jas y flo­res y un con­te­ni­do es­pe­cial­men­te al­to de vi­ta­mi­na C: quien quie­ra, pue­de dis­fru­tar del té re­cién co­se­cha­do con la co­mi­da en una de las po­sa­das de la al­dea. La ex­cur­sión a la al­dea del Po­zo del Dra­gón du­ra apro­xi­ma­da­men­te me­dia jor­na­da, se re­co­mien­da em­pe­zar a bue­na ho­ra.

3. Cru­ce­ro flu­vial por el Yangt­sé

Una tra­ve­sía por el río más lar­go de Chi­na pa­re­ce es­pe­cial­men­te atrac­ti­va en el tra­mo en­tre Chong­qing y Yi­chang, don­de el Yangt­sé se abre un ca­mino pai­sa­jís­ti­ca­men­te im­pre­sio­nan­te por las “Tres Gar­gan­tas”, en cu­yo fi­nal, re­mon­tan­do el río 40 ki­ló­me­tros des­de Yi­chang, se cons­tru­yó la gi­gan­tes­ca y po­lé­mi­ca pre­sa del mis­mo nom­bre. El cru­ce­ro du­ra tres días. Po­co des­pués de la ciu­dad de Chong­qing, de va­rios mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el en­torno tras­la­da al via­je­ro al pa­sa­do: pue­den ob­ser­var­se pes­ca­do­res sa­can­do sus redes y fa­mi­lias de cam­pe­si­nos aran­do el sue­lo. Los bar­cos pa­ran pa­ra que el pa­sa­je ha­ga ex­cur­sio­nes te­rres­tres. Lo que hay

que con­tra­tar es una ex­cur­sión a la Ciu­dad de los Fan­tas­mas de Feng­du. Se­gún vie­jas creen­cias chi­nas, en ella re­si­de el Rey del In­fierno an­te el que, al es­ti­lo del Jui­cio Fi­nal, de­ben pre­sen­tar­se las al­mas de to­dos los di­fun­tos. Tam­bién me­re­ce la pe­na ha­cer el via­je en bar­co por las Tres Gar­gan­tas Pe­que­ñas de Wus­han y una vi­si­ta a la pre­sa de las Tres Gar­gan­tas. Es me­jor con­tra­tar el cru­ce­ro en el país de ori­gen, pues du­ran­te la tem­po­ra­da, las pla­zas se aca­ban en­se­gui­da. Bue­nas com­pa­ñías son Vic­to­ria Crui­ses ( www.vic­to­ria­crui­ses.com), y Pre­si­dent Crui­ses ( www. yz­pre­si­dent­crui­se.com).

4. La vie­ja Chi­na en Ping­yao

Co­mo si la mo­der­ni­dad se hu­bie­ra ol­vi­da­do de ella, la ciu­dad de Ping­yao, Pa­tri­mo­nio Mun­dial, pa­re­ce ha­ber con­ser­va­do un pe­da­zo gran­de del pa­sa­do: ya sea en el tem­plo de Kuan Yin, dio­sa bu­dis­ta de la mi­se­ri­cor­dia –de bra­zos múl­ti­ples–, al pa­sar por la cén­tri­ca to­rre mu­ni­ci­pal o ba­jo los te­ja­dos a cua­tro aguas de una ca­lle co­mer­cial: nin­gu­na ciu­dad de las épo­cas Ming y Qing (1368-1911) se ha con­ser­va­do de for­ma más com­ple­ta que ese lu­gar pin­to­res­co en la pro­vin­cia de Shan­xi. En la épo­ca de su má­xi­mo es­plen­dor, Ping­yao fue el cen­tro fi­nan­cie­ro de Chi­na con sus

piaohao, an­te­ce­so­res de los ban­cos mo­der­nos. A fi­na­les del si­glo XIX per­dió im­por­tan­cia con el au­ge de Shang­hái y Hong Kong.

5. Sua­ves co­li­nas de Gui­lin

Los chi­nos lo apren­den ya en la es­cue­la: el mun­do mon­ta­ñés de la pro­vin­cia de Guang­xi es “el pai­sa­je más bo­ni­to ba­jo el cie­lo”. De he­cho, el en­torno de Gui­lin pa­re­ce di­se­ña­do por un maes­tro de la tin­ta chi­na: un pai­sa­je ver­de, sur­ca­do por ser­pen­tean­tes ríos cu­yas aguas re­fle­jan co­mo un es­pe­jo la ima­gen de in­con­ta­bles mon­ta­ñas de karst sem­bra­das de cue­vas. No me­nos es­pec­ta­cu­lar es el pai­sa­je que la et­nia de los dong ha crea­do y cul­ti­va­do des­de ha­ce si­glos a lo lar­go de las co­li­nas: sus te­rra­zas cu­bier­tas de arro­za­les tam­bién se co­no­cen co­mo el “es­pi­na­zo del dra­gón”, pues la gra­mí­nea blan­ca es el ali­men­to prin­ci­pal de es­ta re­gión. Quien quie­ra dis­fru­tar de la im­pre­sio­nan­te vis­ta que la des­pen­sa de Chi­na ofre­ce des­de las al­tu­ras, a me­nu­do tie­ne que so­me­ter­se a ago­ta­do­ras ca­mi­na­tas a tra­vés de em­pi­na­dos sen­de­ros.

6. No­che en la ca­sa cir­cu­lar de los hak­ka

El gan­so ale­tea con fuer­za. El in­vi­ta­do, sen­ta­do en el pa­tio, no pue­de evi­tar ver có­mo dos mu­je­res lo de­ca­pi­tan con unas ti­je­ras. Un ha­bi­tan­te to­ca la flau­ta, otros la­van la va­ji­lla, ven­den té o se­can flo­res, arroz y bro­tes de bam­bú. Así es la vi­da co­ti­dia­na en una de las ca­sas más inusi­ta­das que el ser hu­mano ja­más ha cons­trui­do: un edi­fi­cio hak­ka cir­cu­lar de ba­rro pi­sa­do, lo bas­tan­te amplio pa­ra aco­ger a la po­bla­ción de una al­dea en­te­ra. Fue cons­trui­do por los hak­ka, pue­blo que an­ta­ño mi­gró des­de el la­go Bai­kal al sur de Chi­na. Con su len­gua, su cul­to a los an­ces­tros y los edi­fi­cios cir­cu­la­res, que son ver­da­de­ras for­ta­le­zas, los hak­ka se ais­la­ron del res­to de Chi­na du­ran­te lar­go tiem­po. En la pro­vin­cia de Fu­jian (en con­cre­to, en la mon­ta­ño­sa re­gión de Yong­ding), to­da­vía que­dan al­re­de­dor de 40.000 edi­fi­cios cir­cu­la­res, al­gu­nos de va­rios si­glos de an­ti­güe­dad. Ca­si 50 de los asen­ta­mien­tos re­no­va­dos son Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co y atraen a autobuses en­te­ros de tu­ris­tas. Otros están me­dio aban­do­na­dos. En al­gu­nos se pue­de per­noc­tar: por ejem­plo, en la ma­ra­vi­llo­sa­men­te res­tau­ra­da ca­sa cir­cu­lar de Zhen­chen­glou, con 222 ha­bi­ta­cio­nes. Co­mo en cual­quier edi­fi­cio hak­ka, la plan­ta ba­ja al­ber­ga los es­ta­blos, las co­ci­nas y sa­las de es­tar; en­ci­ma se en­cuen­tran los gra­ne­ros y arri­ba del to­do, los dor­mi­to­rios. Por el equi­va­len­te a sie­te eu­ros, los tu­ris­tas duer­men en pe­que­ñas y lim­pias ha­bi­ta­cio­nes del pi­so su­pe­rior. No es­pe­re co­mo­di­da­des: los re­tre­tes están al bor­de del cam­po, y uno se du­cha en la co­ci­na. A la ca­sa cir­cu­lar de Zhen­chen­glou se lle­ga des­de la ciu­dad cos­te­ra de Xia­men: en la ter­mi­nal de autobuses de Hu­bin­glou, ca­da ho­ra sa­le un trans­por­te a Yong­ding, lo­ca­li­dad en la re­gión de las ca­sas cir­cu­la­res; el via­je, de cua­tro ho­ras, es du­ro. Hay que ba­jar­se en la pa­ra­da de Liu­lian. Chi­na Cul­tu­re Cen­ter ofre­ce via­jes or­ga­ni­za­dos a to­da la zo­na ( www.chi­na­cul­tu­re­cen­ter.org).

7. Dar de co­mer a los pan­das en Cheng­du

No hay lu­gar don­de uno pue­da acer­car­se más al gran pan­da: cer­ca de 80 ejem­pla­res vi­ven en la es­ta­ción cien­tí­fi­ca de Cheng­du. Co­mo“be­ca­rios del pan­da”, los vi­si­tan­tes pue­den pa­sar una jor­na­da en­te­ra con los osos por 70 eu­ros: en­tre las ta­reas de es­tos “be­ca­rios” fi­gu­ra la­var y dar­les bam­bú, lim­piar su re­cin­to, y ofre­cer­les de­li­cio­sos pe­da­zos de man­za­na en la pun­ta de una va­ra de ma­de­ra. Cuan­do los ani­ma­les quie­ren se les pue­de in­clu­so ofre­cer co­mi­da con la mano. La Cheng­du Pan­da Ba­se es­tá diez ki­ló­me­tros al nor­te de la ciu­dad de Cheng­du, pro­vin­cia de Si­chuan. La en­tra­da nor­mal es de sie­te eu­ros ( www.pan­da.org.cn/en­glish). En­tre agos­to y oc­tu­bre hay po­si­bi­li­da­des de ver osez­nos re­cién na­ci­dos. Los pan­das son más ac­ti­vos a las 9.30 ho­ras al re­ci­bir su co­mi­da ma­ti­nal.

Arro­za­les es­ca­lo­na­dos en te­rra­zas, en la pro­vin­cia de Guang­xi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.