Mo­to­res de pro­tec­ción fo­res­tal

En la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma (Ja­pón), ca­si el 70% del te­rri­to­rio es­tá cu­bier­to de un bos­que que los ha­bi­tan­tes de la zo­na han apren­di­do a pro­te­ger a lo lar­go de los úl­ti­mos 50 años. Maz­da es una de las com­pa­ñías que es­tá in­vo­lu­cra­da en su cui­da­do. Tan­to

Geo - - HAINAN - Tex­to: Juan Ma­nuel Da­gan­zo Fo­tos: Maz­da

En la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, un bos­que es mu­cho más que un con­jun­to de ár­bo­les y se­res vi­vos. Se tra­ta de una uni­dad in­di­vi­si­ble y sa­gra­da que se ha de pro­te­ger. Las ma­sas bos­co­sas son la mo­ra­da de los dio­ses y los lu­ga­res des­de don­de en­vían sus ben­di­cio­nes a los se­res hu­ma­nos. Tam­bién son pun­tos de in­ter­ac­ción en­tre el mun­do de los vi­vos y el de los es­pí­ri­tus, lo que las con­vier­te en lu­ga­res bá­si­cos de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. De he­cho, exis­te la creen­cia de que quien de­rri­be un ár­bol en un bos­que se­rá ob­je­to de una te­rri­ble mal­di­ción. De ahí que la pro­tec­ción fo­res­tal en Ja­pón sea una cues­tión de Es­ta­do.

No en vano, se­gún da­tos de 2010 de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra (FAO), la pér­di­da de ma­sa bos­co­sa año tras año en Ja­pón se si­túa en cifras que se acer­can al ce­ro ab­so­lu­to. En­tre 1990 y 2010, Ja­pón per­dió una me­dia de 1.450 hec­tá­reas al año, lo que sig­ni­fi­ca que anual­men­te so­lo des­apa­re­ció el 0,01% de ex­ten­sión fo­res­tal del to­tal del país. Pe­ro en ese mis­mo pe­rio­do, Ja­pón ga­nó un 0,1% de su cu­bier­ta bos­co­sa (29.000 hec­tá­reas) gra­cias a la re­po­bla­ción. Re­sul­ta ló­gi­co pen­sar que el ob­je­ti­vo del Go­bierno ni­pón no so­lo es pro­te­ger y au­men­tar los ca­si 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas pa­ra que los dio­ses man­ten­gan su mo­ra­da, sino ga­ran­ti­zar que cer­ca de 50.000 ja­po­ne­ses pue­dan sub­sis­tir.

La si­tua­ción ac­tual de so­bre­abun­dan­cia de bos­ques –dos ter­cios del país están cu­bier­tos por ellos– es fru­to de una po­lí­ti­ca de­ci­di­da y el es­fuer­zo de va­rios si­glos. Por­que los ja­po­ne­ses no siem­pre pro­te­gie­ron los bos­ques co­mo han ve­ni­do ha­cien­do des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y, más con­cre­ta­men­te, des­de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do.

En el si­glo V de nues­tra era, Ja­pón te­nía un gra­ve pro­ble­ma de de­fo­res­ta­ción. Sus bos­ques ser­vían co­mo fuente pa­ra cons­truir nue­vas ciu­da­des o fa­bri­car ar­mas de gue­rra, y su so­bre­ex­plo­ta­ción lle­vó al país a una de­fo­res­ta­ción ca­si to­tal que de­jó a un ele­va­do por­cen­ta­je de la po­bla­ción sin me­dio de sub­sis­ten­cia. La si­tua­ción em­peo­ró a par­tir de 1570, cuan­do la po­bla­ción ja­po­ne­sa co­men­zó a cre­cer has­ta lle­gar a los diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, cifra que se tri­pli­có un si­glo más tar­de. Es­te he­cho au­men­tó la ne­ce­si­dad de ex­traer más ma­de­ra de sus bos­ques y abo­có al país asiá­ti­co a una si­tua­ción de ero­sión del sue­lo y otros fe­nó­me­nos que lo en­ca­mi­na­ban a una ca­tás­tro­fe me­dioam­bien­tal y eco­ló­gi­ca irre­me­dia­ble.

El cam­bio co­men­zó al­re­de­dor de 1670, cuan­do se to­mó la de­ci­sión de re­cu­pe­rar

los bos­ques po­co a po­co. Tu­vie­ron que re­po­blar­se en un len­to es­fuer­zo que ha lle­ga­do has­ta hoy (con el pa­rén­te­sis que su­pu­so la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial). Ac­tual­men­te, el 40% de los bos­ques ja­po­ne­ses, unos diez mi­llo­nes de hec­tá­reas, es­tá for­ma­do por lo que se lla­man bos­ques re­po­bla­dos, cu­ya crea­ción fue ini­cia­ti­va de los di­fe­ren­tes Go­bier­nos y cu­ya edad po­cas ve­ces su­pera los 40 años.

De he­cho, la can­ti­dad de bos­que es más del do­ble que en los años cin­cuen­ta del si­glo XX –a pe­sar de que la de­fo­res­ta­ción tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial tam­bién fue im­por­tan­te de­bi­do al pro­ce­so de re­cons­truc­ción del país–, con ejem­pla­res co­mo el ce­dro ja­po­nés ( Cry­pto­me­ria ja­po­ni­ca) o el ci­prés ja­po­nés ( Cha­maecy­pa

ris ob­tu­se), un ár­bol de ho­jas aci­cu­la­res, co­mo las del pino o el enebro.

Pe­ro a par­tir de 1975, la de­man­da de ma­de­ra se cu­brió con im­por­ta­cio­nes y los bos­ques se de­di­ca­ron a otros me­nes-

El 53% del área fo­res­tal de Ja­pón es­tá for­ma­da por bos­ques na­tu­ra­les. Su pér­di­da de ma­sa ar­bó­rea es ca­si nu­la

te­res, co­mo la con­ser­va­ción de acuí­fe­ros y otros re­cur­sos hí­dri­cos, o la pre­ven­ción del ca­len­ta­mien­to glo­bal. CER­CA DEL 53% DEL ÁREA fo­res­tal en Ja­pón es­tá cons­ti­tui­da por bos­ques na­tu­ra­les, ca­si la mi­tad co­mo zo­nas bos­co­sas re­po­bla­das con me­nos de 50 años de vi­da, y el res­to con zo­nas na­tu­ra­les sin ár­bo­les o in­clu­so bos­ques de bam­bú. Por tan­to, ca­si el 95% de la ma­sa ar­bó­rea ja­po­ne­sa se pro­te­ge con es­pe­cial mi­mo, so­bre to­do por­que al­gu­na de ella es­tá en áreas muy re­mo­tas y man­tie­ne ca­si in­tac­to su eco­sis­te­ma na­tu­ral, así co­mo su fau­na y flo­ra, que con­tri­bu­yen, en­tre otras co­sas, a man­te­ner el ci­clo hi­dro­ló­gi­co na­tu­ral.

Ce­dros y ci­pre­ses son al­gu­nas de las es­pe­cies que la ini­cia­ti­va Maz­da-No-Mori (Bos­que Maz­da) pro­te­ge en la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma, lu­gar en el que la mar­ca de au­to­mó­vi­les tie­ne su fá­bri­ca y se­de cen­tral. La com­pa­ñía se ha re­ser­va­do una su­per­fi­cie de 5,85 hec­tá­reas de bos­que en los lí­mi­tes del Cen­tro de Fo­res­ta­ción Ryok­ka de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma, don­de co­men­zó a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de man­te­ni­mien­to y pro­tec­ción de la fau­na y flo­ra a tra­vés de sus em­plea­dos.

Esas ca­si seis hec­tá­reas su­po­nen una par­te muy pe­que­ña en re­la­ción a la su­per­fi­cie fo­res­tal to­tal de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma. Allí, el 94% del te­rreno (812.127 hec­tá­reas) es­tá cu­bier­to de bos­que, na­tu­ral o re­po­bla­do, lo que sig­ni­fi­ca que es­ta pre­fec­tu­ra es la dé­ci­ma de las 47 en las que se di­vi­de Ja­pón con ma­yor

área fo­res­tal en re­la­ción a su ex­ten­sión to­tal, se­gún los da­tos más re­cien­tes de la Agen­cia Fo­res­tal de Ja­pón.

De ese mo­do, Maz­da coope­ra con el mo­vi­mien­to pa­ra la pro­tec­ción y con­ser­va­ción fo­res­tal, per­si­guien­do ob­je­ti­vos co­mo la con­tri­bu­ción re­gio­nal o la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te.

No en vano, “Me­dio am­bien­te y se­gu­ri­dad”, “For­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos” y “Con­tri­bu­ción re­gio­nal” son los tres pi­la­res en los que Maz­da ba­sa sus ini­cia­ti­vas pa­ra la coope­ra­ción so­cial y la pro­mo­ción de ac­ti­vi­da­des ra­di­ca­das en la re­gión, con el ob­je­ti­vo de le­gar unos bos­ques sa­nos y fuer­tes a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras.

“La con­ser­va­ción fo­res­tal es una ac­ti­vi­dad so­cial im­por­tan­te pa­ra Maz­da”, ase­gu­ra Kazuhiro Ka­do, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Me­dio Am­bien­te. “En sus ac­ti­vi­da­des so­cia­les, Maz­da tie­ne muy en cuen­ta las ne­ce­si­da­des de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. En vis­ta de que las prin­ci­pa­les plan­tas de Maz­da se en­cuen­tran ubi­ca­das en las pre­fec­tu­ras de Hi­ros­hi­ma y Ya­ma­gu­chi y que am­bas de­ben par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des, Maz­da pro­te­ge los bos­ques en am­bas pre­fec­tu­ras a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción vo­lun­ta­ria de los em­plea­dos y sus fa­mi­lia­res.” “Es­te pro­gra­ma es una de las vías que tie­ne Maz­da pa­ra ayu­dar a pro­te­ger el en­torno en la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma”, di­ce Yos­hi­ka Hon­go, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va (RSC) y Me­dio Am­bien­te en Maz­da. “Pe­ro tra­ba­ja­mos en más as­pec­tos, crean­do opor­tu­ni­da­des de apren­der so­bre el en­torno que ro­dea a la fá­bri­ca y ofi­ci­nas y apo­yan­do a la edu­ca­ción de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”. Por eso to­do es­fuer­zo es po­co pa­ra cui­dar el pa­tri­mo­nio fo­res­tal que se ex­tien­de des­de las mon­ta­ñas nor­te­ñas de Chu­go­ku has­ta el mar in­te­rior de Se­to en el sur, en un lu­gar don­de, so­bre to­do, ha­bi­ta el pino ro­jo ja­po­nés ( Pi­nus

den­si­flo­ra), pe­ro tam­bién otras es­pe­cies co­mo el ro­ble orien­tal ( Quer­cus va­ria­bi

lis), el ro­ble se­rra­ta ( Quer­cus se­rra­ta) y el ha­ya ja­po­ne­sa o bu­na ( Fa­gus cre­na­ta). Se­gún da­tos de la com­pa­ñía, des­de mar­zo de 2011 has­ta prin­ci­pios de 2012 ha­bían par­ti­ci­pa­do 120 per­so­nas en es­tas ac­ti­vi­da­des de con­ser­va­ción y pro­tec­ción de los bos­ques en Hi­ros­hi­ma.

Maz­da es una com­pa­ñía muy con­cien­cia­da con la pro­tec­ción de su en­torno, y sus ac­cio­nes en­ca­mi­na­das a la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te no sue­len que­dar en pa­pel mo­ja­do. De he­cho, la com­pa­ñía apo­yó en 2009 los ob­je­ti­vos de la De­cla

ra­ción so­bre la Bio­di­ver­si­dad, de­li­nea­dos y anun­cia­dos por Ni­pón Kei­dan­res (Fe­de­ra­ción Ja­po­ne­sa de Ne­go­cios). Así, los em­plea­dos de Maz­da en la plan­ta de Ho­fu, en la pre­fe­cu­ra de Ya­ma­gu­chi, al oes­te de Hi­ros­hi­ma, lle­van in­vo­lu­cra­dos des­de 2005 en un plan de con­ser­va­ción de bos­ques en el que apren­den la im­por­tan­cia de los bos­ques co­mo fuente de re­cur­sos hí­dri­cos y co­mo ar­ma pa­ra pre­ve­nir el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

“Ha re­sul­ta­do di­fí­cil con­ser­var mu­chos de los bos­ques de Ja­pón de­bi­do al uso de la ma­de­ra na­cio­nal pa­ra cons­truir vi­vien­das y co­mo com­bus­ti­ble o a la es­ca­sez de guar­da­bos­ques”, afir­ma Kazuhiro Ka­do. “Pa­ra que los ár­bo­les crez­can de ma­ne­ra sa­lu­da­ble es ne­ce­sa­rio con­ser­var de ma­ne­ra cui­da­do­sa los bos­ques. El he­cho de no ha­cer­lo pue­de pro­vo­car gra­ves

da­ños en la vi­da de las po­bla­cio­nes, co­mo des­pren­di­mien­tos de tie­rras y ba­rro pro­vo­ca­dos por fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes. Man­te­ner un bos­que sa­lu­da­ble tam­bién es im­por­tan­te pa­ra con­ser­var su fun­ción de re­ten­ción hí­dri­ca y dis­po­ner así de unos ríos ri­cos”.

El afán de Maz­da por la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal tam­bién ha lle­va­do a la com­pa­ñía a ani­mar a sus em­plea­dos a for­mar par­te del pro­gra­ma EcoWalk

Com­mu­ting, una prác­ti­ca in­cen­ti­va­do­ra me­dian­te la cual se re­com­pen­sa con 1.500 ye­nes al mes (al­re­de­dor de tre­ce eu­ros) a los tra­ba­ja­do­res que acu­dan al tra­ba­jo en trans­por­te pú­bli­co y que, ade­más, ca­mi­nen dos ki­ló­me­tros o más ca­da ma­ña­na. Es­ta me­di­da, se­gún la com­pa­ñía, au­men­ta la con­cien­cia me­dioam­bien­tal de los em­plea­dos de la fac­to­ría. Del mis­mo mo­do va ca­lan­do en el per­so­nal el he­cho de que, du­ran­te las pa­ra­das pa­ra co­mer, la in­ten­si­dad de las lu­ces de las plan­tas de pro­duc­ción y de las ofi­ci­nas se re­du­ce a la mi­tad.

Si­guien­do es­ta lí­nea, du­ran­te el mes de ju­nio –mes de­di­ca­do al me­dio am­bien­te en to­do Ja­pón–, los em­plea­dos apa­gan las lu­ces du­ran­te el tiem­po de la co­mi­da, una ini­cia­ti­va se­gui­da por el 84% de los de­par­ta­men­tos. Tam­bién du­ran­te los me­ses de ju­nio se lle­van a ca­bo con­cur­sos en­tre los em­plea­dos. En ellos se les so­li­ci­tan ideas pa­ra pre­ser­var el me­dio am­bien­te. La res­pues­ta de los tra­ba­ja­do­res es­tá sien­do in­me­dia­ta, y ca­da año cre­ce el nú­me­ro de em­plea­dos y fa­mi­lia­res que se su­man a la me­di­da pa­ra apor­tar su gra­ni­to de are­na par­ti­cu­lar.

El com­pro­mi­so me­dioam­bien­tal de la em­pre­sa ni­po­na no ter­mi­na en Ja­pón, sino que tam­bién se ex­tien­de al ex­tran­je­ro. Así, en un país co­mo Nue­va Ze­lan­da, la Fun­da­ción Maz­da ofre­ce su apo­yo en la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad en el Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción de Aves Na­ti­vas de Whan­ga­rei (ca­pi­tal re­gio­nal de North­land). Allí se tra­tan y reha­bi­li­tan di­fe­ren­tes es­pe­cies ani­ma­les an­tes de ser de­vuel­tas a su há­bi­tat na­tu­ral. Ca­da año, unas 1.200 aves re­ci­ben cui­da­dos en sus mo­der­nas ins­ta­la­cio­nes.

En abril de 2011, un gru­po de em­plea­dos de la com­pa­ñía se pu­so en mar­cha y, acom­pa­ña­dos de al­gu­nos fa­mi­lia­res, se pre­sen­ta­ron en el Cen­tro de Re­fo­res­ta­ción de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma dis­pues­tos a echar una mano. Tras una char­la orien­ta­ti­va so­bre la zo­na, las ca­rac­te­rís­ti­cas del bos­que y las la­bo­res de man­te­ni­mien­to que se de­bían rea­li­zar en él, el gru­po for­ma­do por 72 per­so­nas se ar­mó con sie­rras y otras he­rra­mien­tas y se aden­tró en el Maz­da-No-Mori pa­ra cor­tar y amon­to­nar ma­de­ra, un tra­ba­jo esen­cial pa­ra de­vol­ver al bos­que su vi­gor ori­gi­nal. Se tra­ta de una la­bor si­mi­lar a la po­da, que per­mi­te que la plan­ta pue­da re­na­cer con más fuer­za en pri­ma­ve­ra.

Los re­sul­ta­dos de aquel tra­ba­jo no se hi­cie­ron es­pe­rar. En so­lo una ho­ra el bos­que co­men­zó a inun­dar­se de luz y los ra­yos del sol lle­ga­ron has­ta un sue­lo que, has­ta aquel mo­men­to, es­ta­ba cu­bier­to por las som­bras de la ve­ge­ta­ción al­ta im­pi­dien­do cual­quier ras­tro de vi­da.

A la vis­ta de los ex­ce­len­tes lo­gros, los em­plea­dos de Maz­da de­ci­die­ron con­ti­nuar has­ta el pun­to que aún hoy si­guen con su la­bor de pro­tec­ción y man­te­ni­mien­to del bos­que. “El tra­ba­jo de Maz­da aquí no ha he­cho más que em­pe­zar”, di­ce Yos­hi­ka Hon­go. “Ob­ser­van­do la va­rie­dad de es­pe­cies vi­vas que ha­bi­tan en es­tas tie­rras, los vo­lun­ta­rios se con­cien­cian so­bre la im­por­tan­cia de la bio­di­ver­si­dad, y apren­den lo que es el ci­clo del agua sien­do tes­ti­gos de có­mo la mon­ta­ña re­ga­la agua a los ríos que van a pa­rar al mar”. Por su par­te, fuen­tes de la em­pre­sa apun­tan que “los par­ti­ci­pan­tes se po­nen al día en ma­te­ria fo­res­tal y am­plían sus

Maz­da ha si­do el pri­mer fa­bri­can­te que ha em­plea­do, sin ries­gos, bio­plás­ti­cos en sus vehícu­los

co­no­ci­mien­tos so­bre con­ser­va­ción de los bos­ques. Ade­más, están muy mo­ti­va­dos por­que rea­li­zan ac­ti­vi­da­des que ha­cen fe­liz a la po­bla­ción lo­cal”.

Es­ta zo­na, ade­más, es­tá re­ga­da por aguas ri­cas en mi­ne­ra­les y en sus ríos mo­ran abun­dan­tes es­pe­cies ani­ma­les. En es­te sen­ti­do, Ja­pón tie­ne 919 es­pe­cies co­no­ci­das de an­fi­bios, aves, ma­mí­fe­ros y rep­ti­les, se­gún el World Con­ser­va­tion Mo­ni­to­ring Cen­tre. De ellas, el 19,3% son en­dé­mi­cas y el 13,2% están ame­na­za­das. Por eso, cual­quier es­fuer­zo es po­co pa­ra pro­te­ger es­tos lu­ga­res que “pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión son la ba­se de su mo­do de sub­sis­ten­cia, un po­zo de vi­da pa­ra to­dos ellos”, ex­pli­ca Yos­hi­fu­mi To­mi­na­ga, di­rec­tor ge­ne­ral de la Ofi­ci­na de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Bos­ques de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma. So­bre to­do por­que, se­gún Ta­kas­hi Ip­pon­gi, di­rec­tor ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción de Coope­ra­ti­vas Fo­res­ta­les de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma, hay pro­ble­mas de pla­gas. “Uno de los pro­ble­mas que azo­tan a los bos­ques de es­ta re­gión son las pla­gas de los ne­ma­to­dos de la ma­de­ra del pino ( Bur­sap­he­len­chus

xy­lop­hi­lus) que afec­tan a los pi­nos ro­jos”.

ES­TE IN­TE­RÉS DE MAZ­DA por la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal no es al­go nue­vo. Ya en 2010, y co­mo par­te de los ac­tos de con­me­mo­ra­ción del 90 aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la com­pa­ñía, la em­pre­sa fir­mó con el Go­bierno de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma el Pac­to pa­ra la Pro­tec­ción, Con­ser­va­ción y Ges­tión Fo­res­tal. El do-

La preo­cu­pa­ción de Maz­da por el me­dio am­bien­te se tras­la­da a la ca­de­na de pro­duc­ción, que ha si­do op­ti­mi­za­da: se con­su­me un 10% me­nos de agua.

cu­men­to con­te­nía una se­rie de ac­cio­nes en las que Maz­da pres­ta­ría su apo­yo a las au­to­ri­da­des pa­ra pre­ser­var los re­cur­sos fo­res­ta­les del en­torno.

El es­fuer­zo de la mar­ca ha he­cho que Maz­da-No-Mori sea un pun­to de in­te­rés pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na. “Fa­mi­lias en­te­ras acu­den a vi­si­tar el Bos­que Maz­da. Eso per­mi­te que el co­no­ci­mien­to so­bre és­te y otros bos­ques ja­po­ne­ses pa­se de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción”, ex­pli­ca Yos­hi­ta­da Ma­sa­mo­to, di­rec­tor ge­ne­ral del Cen­tro de Re­fo­res­ta­ción de la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma. “Gra­cias al em­pu­je y al li­de­raz­go de Maz­da otras com­pa­ñías se están con­cien­cian­do ca­da vez más en adop­tar otros bos­ques y ha­cer­los su­yos”, di­ce To­mi­na­ga.

EL AFÁN DEL FA­BRI­CAN­TE JA­PO­NÉS

de au­to­mó­vi­les por la sos­te­ni­bi­li­dad y la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal le ha lle­va­do a bus­car fór­mu­las eco­ló­gi­cas pa­ra in­tro­du­cir­las tam­bién en sus vehícu­los. Una de ellas es el de­sa­rro­llo de bio­plás­ti­cos pro­ce­den­tes de ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les que re­duz­can la de­pen­den­cia del pe- tró­leo. Aun­que Maz­da co­men­zó a desa­rro­llar es­te ti­po de plás­ti­cos a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 2000 pa­ra fa­bri­car los te­ji­dos de los asien­tos del Pre­macy Hy­dro­gen RE Hy­brid Con­cept Car, la his­to­ria co­mien­za en 2008. En ju­lio de aquel año se dio a co­no­cer que Maz­da ha­bía fir­ma­do un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de Hi­ros­hi­ma pa­ra in­ves­ti­gar y desa­rro­llar bio­po­li­pro­pi­leno que no tu­vie­ra su ori­gen en plan­ta­cio­nes que fue­ran pa­ra con­su­mo hu­mano.

Maz­da lo de­no­mi­nó “bio­plás­ti­co de se­gun­da ge­ne­ra­ción”, y en el pro­yec­to tam­bién es­ta­ba in­vo­lu­cra­do el Ins­ti­tu­to Ja­po­nés de Tec­no­lo­gía y Cien­cia In­dus­trial Avan­za­da (AIST).

Ya en­ton­ces, Sei­ta Ka­nai, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de I+D de Maz­da, afir­ma­ba que “el de­sa­rro­llo de bio­plás­ti­cos pro­ce­den­tes de plan­ta­cio­nes sos­te­ni­bles tie­ne un gran po­ten­cial en la lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal y pue­de ayu­dar a ali­viar la pro­ble­má­ti­ca mun­dial del ham­bre”. Era y es bueno me­dioam­bien­tal­men­te ha­blan­do, pe­ro tam­bién lo es pa­ra la in­dus­tria del au­to­mó­vil.

El re­to con­se­gui­do por Maz­da ha si­do el de crear una bio­rre­si­na de po­li­pro­pi­leno con la re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad de los plás­ti­cos con­ven­cio­na­les que se en­cuen­tran en los pa­ra­gol­pes o en el sal­pi­ca­de­ro. Pe­ro, ade­más, la for­mu­la­ción es­pe­cial de esos plás­ti­cos a ba­se de adi­ti­vos re­du­ce su pe­so y, por con­si­guien­te el del vehícu­lo, lo que ayu­da a un me­nor con­su­mo de com­bus­ti­ble. So­bre to­do pa­ra una mar­ca co­mo Maz­da que, con su tec­no­lo­gía SKY

AC­TIV, apues­ta por una me­jo­ra de la efi­cien­cia en sus mo­to­res de com­bus­tión de has­ta un 30%. En es­te sen­ti­do, Maz­da fue el pri­mer fa­bri­can­te en con­se­guir en 2009 el pri­mer bio­plás­ti­co que po­día ser em­plea­do sin ries­go en la fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les gra­cias a téc­ni­cas quí­mi­cas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Sin ries­go no so­lo des­de el pun­to de vis­ta de la se­gu­ri­dad (los bio­plás­ti­cos tra­di­cio­na­les no re­sis­ten im­pac­tos ni al­tas tem­pe­ra­tu­ras) y la sa­lud, sino en el as­pec­to del di­se­ño.

Los bio­plás­ti­cos con­se­gui­dos por Maz­da tie­nen aca­ba­dos óp­ti­mos pa­ra ser uti­li­za­dos en el in­te­rior, pe­ro ade­más tie­nen la re­sis­ten­cia ade­cua­da pa­ra ser em­plea­dos en el ex­te­rior. No en vano, las me­jo­ras in­cre­men­ta­ron en un 25% su re­sis­ten­cia a los im­pac­tos y al ca­lor. Y to­do ello re­du­cien­do el con­su­mo de ma­te­ria pri­mas y emi­sio­nes de CO2. La ra­zón de ello es que los bio­plás­ti­cos son neu­tra­les (ni au­men­tan ni ha­cen de­cre­cer el CO2 en la at­mós­fe­ra) y re­du­cen la de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les. Ade­más, se re­du­ce el con­su­mo de ener­gía un 30%, ya que

el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción im­pli­ca la fer­men­ta­ción de los azú­ca­res y al­mi­do­nes que con­tie­nen las plan­tas, y eso re­quie­re me­nos ne­ce­si­dad ener­gé­ti­ca.

Asi­mis­mo, al ser un plás­ti­co más re­sis­ten­te, se ne­ce­si­ta me­nos can­ti­dad de plás­ti­co pa­ra mo­du­lar las pie­zas, lo cual tam­bién ge­ne­ra aho­rro.

Aho­rro me­dioam­bien­tal que Maz­da con­si­gue de otras mu­chas for­mas. Así, la em­pre­sa ni­po­na ase­gu­ra que ha re­du­ci­do sus desechos has­ta ca­si ce­ro par­tien­do del prin­ci­pio de que es más fá­cil re­du­cir la ba­su­ra que des­pil­fa­rrar y des­pués re­ci­clar. O re­du­cien­do el vo­lu­men de em­ba­la­jes. No en vano, en es­te ca­pí­tu­lo han al­can­za­do un re­cor­te del 40% res­pec­to a las cifras de 1990 y es­pe­ran al­can­zar pron­to un 43%. Tam­bién están re­du­cien­do la can­ti­dad de agua que uti­li­zan en sus fá­bri­cas: ya han dis­mi­nui­do un 5% su uso res­pec­to a 1990, y pa­ra 2015 es­pe­ran in­cre­men­tar has­ta un 10% la re­duc­ción.

La com­pa­ñía tam­bién es­tá in­vo­lu­cra­da en tec­no­lo­gías pa­ra ra­cio­na­li­zar el flu­jo del trá­fi­co. El pro­yec­to Smart Traf­fic Flow Con­trol uti­li­za vehícu­los in­te­li­gen­tes pa­ra au­men­tar la se­gu­ri­dad de los pa­sa­je­ros al tiem­po que se ga­ran­ti­za una flui­dez ade­cua­da del trá­fi­co, lo cual aho­rra tiem­po a los con­duc­to­res y emi­sio­nes de CO2 y otros ga­ses con­ta­mi­nan­tes a la at­mós­fe­ra. Ade­más, Maz­da ase­gu­ra que re­du­ci­rá el con­su­mo de sus mo­to­res de com­bus­tión en un 30% pa­ra 2015 y ya ha pre­sen­ta­do mo­to­res ro­ta­ti­vos que fun­cio­nan con hi­dró­geno, co­mo el del RX-8 Hy­dro­gen RE o el del Pre­macy Hi­dro­gen RE Hy­brid.

La par­ti­cu­la­ri­dad de am­bos no so­lo es que uti­li­zan el mo­tor in­ven­ta­do por Fe-

Va­mos a una so­cie­dad de ba­jas emi­sio­nes, vol­ca­da en el re­ci­cla­do y en la ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za

lix Wan­kel en 1924 y ex­ten­di­do du­ran­te los años se­sen­ta, sino que desa­rro­lla sus vehícu­los te­nien­do en cuen­ta que de­ben po­der re­ci­clar­se ca­si en su to­ta­li­dad. Y en es­te as­pec­to, los bio­plás­ti­cos –que se con­ver­ti­rán en al­go ha­bi­tual a par­tir de 2015– jue­gan un pa­pel esen­cial.

To­das es­tas me­di­das no ha­cen sino re­fle­jar la preo­cu­pa­ción que la com­pa­ñía tie­ne por el ca­len­ta­mien­to glo­bal, tal y co­mo se re­co­ge en su in­for­me de sos­te­ni­bi­li­dad de 2011. Preo­cu­pa­ción que la ha lle­va­do a am­pliar su Green Plan has­ta 2020. En él se re­co­ge el con­cep­to de so­cie­dad del fu­tu­ro que Maz­da per­si­gue: se­gún su vi­sión, nos en­ca­mi­na­mos a una so­cie­dad de ba­jas emi­sio­nes, vol­ca­da en el re­ci­cla­do y en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. Por ello, pre­ten­de con­ti­nuar me­jo­ran­do el en­torno con tra­ba­jo de cam­po jun­to a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

Pa­ra Maz­da, en 2020 se ex­ten­de­rán las tec­no­lo­gías que re­duz­can las emi­sio­nes de CO2 y en 2050 vi­vi­re­mos en una so­cie­dad que ha­brá avan­za­do mu­cho res­pec­to a los re­cor­tes de emi­sio­nes y don­de la de­fen­sa de la bio­di­ver­si­dad se­rá obli­ga­da. Y to­do con unos con­cep­tos tec­no­ló­gi­cos que co­men­za­ron a apli­car­se en 2007 gra­cias a la es­tra­te­gia Sus­tai­na­ble Zoom Zoom y que tie­ne su re­fle­jo real en el cui­da­do de los bos­ques. No so­lo en los de Hi­ros­hi­ma, sino en to­dos los que inun­dan el te­rri­to­rio ja­po­nés.

Vis­to des­de el cie­lo, y al con­tra­rio de lo que po­dría ima­gi­nar­se, Ja­pón es un país ex­tre­ma­da­men­te ver­de, don­de po­co más del 30% del sue­lo es­tá li­bre de bos­ques. Des­pués de si­glos en los que fue­ron es­quil­ma­dos en nom­bre de la gue­rra y el pro­gre­so, Ja­pón cuen­ta aho­ra con mi­llo­nes de hec­tá­reas don­de cre­cen es­pe­cies pro­te­gi­das y en­dé­mi­cas. Que em­pre­sas co­mo Maz­da se im­pli­quen en pro­te­ger­los es un he­cho que nos in­vi­ta a pen­sar en la reali­dad de un fu­tu­ro sos­te­ni­ble.

La lim­pie­za de bos­ques co­mo el Maz­daNo-Mori ase­gu­ra el há­bi­tat de es­pe­cies au­tóc­to­nas y los ci­clos hí­dri­cos na­tu­ra­les.

Maz­da ha desa­rro­lla­do una tec­no­lo­gía úni­ca ca­paz de re­du­cir el con­su­mo has­ta un 30% en mo­to­res de com­bus­tión tra­di­cio­na­les, lo que re­dun­da en un re­cor­te de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes al me­dio am­bien­te del 23%.

La tec­no­lo­gía SK­YAC­TIV ya se ha in­clui­do en el nue­vo Maz­da 6, que in­cor­po­ra me­jo­ras de se­gu­ri­dad.

Los em­plea­dos de Maz­da y sus fa­mi­lias frente al bos­que Maz­da-No-Mori, en la Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma, don­de el 70% del te­rri­to­rio es ma­sa fo­res­tal.

Los co­ches de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de la com­pa­ñía ni­po­na uti­li­zan ace­ro de al­ta re­sis­ten­cia, que re­du­ce el pe­so to­tal del co­che y cum­ple con las más es­tric­tas nor­ma­ti­vas de se­gu­ri­dad.

Maz­da uti­li­za ma­te­ria­les bio­tec­no­ló­gi­cos

en al­gu­nos com­po­nen­tes y es­tá desa­rro­llan­do bio­plás­ti­cos pro­ce­den­tes

de ma­te­rias pri­mas de plan­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.