"El Pro­tec­to­ra­do fue una zo­na rui­no­sa y de gran co­rrup­ción"

Ex­per­ta en nues­tra "aven­tu­ra co­lo­nial" en Ma­rrue­cos, la his­to­ria­do­ra Ma­ría Rosa de Ma­da­ria­ga con­fir­ma en su úl­ti­mo li­bro el os­cu­ro ba­lan­ce de aquel pe­rio­do.

Geo - - GEOENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

Na­ció en Ma­drid, sin nin­gún víncu­lo ni me­mo­ria fa­mi­liar que ras­trear en "tie­rras del mo­ro". Fue su tem­prano in­te­rés his­tó­ri­co por la fi­gu­ra de Abd-el-Krim, lí­der de la re­sis­ten­cia an­ti­co­lo­nial, lo que con­du­jo las pos­te­rio­res in­ves­ti­ga­cio­nes de Ma­ría Rosa de Ma­da­ria­ga ha­cia otras eta­pas del Pro­tec­to­ra­do es­pa­ñol en Ma­rrue­cos (1912-1956), te­ma de su úl­ti­mo li­bro.

Se­gún us­ted, el ba­lan­ce de aque­llos años de his­to­ria co­mún es dra­má­ti­co: pér­di­da de vi­das, rui­na eco­nó­mi­ca... pa­ra be­ne­fi­cio de unos po­cos. –El Pro­tec­to­ra­do es­pa­ñol es­ta­ba en la zo­na más po­bre de Ma­rrue­cos, nun­ca lle­gó a pro­du­cir su­fi­cien­te pa­ra equi­li­brar el pre­su­pues­to, que siem­pre fue de­fi­ci­ta­rio. La me­tró­po­li te­nía que po­ner di­ne­ro pa­ra man­te­ner aque­llo. Fue rui­no­so.

Co­rrup­ción, pre­ben­das, es­tra­per­lo fue­ron moneda co­rrien­te. Pe­ro us­ted ab­suel­ve a los Go­bier­nos de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, por sus in­ten­tos de "mo­ra­li­zar" aque­lla so­cie­dad. –La ma­yo­ría de la do­cu­men­ta­ción que nos ha lle­ga­do so­bre el Pro­tec­to­ra­do du­ran­te la Re­pú­bli­ca es de épo­ca fran­quis­ta, y muy crí­ti­ca. Pe­ro si in­ves­ti­gas en los do­cu­men­tos de la Re­pú­bli­ca, ves que sí hu­bo in­ten­tos de me­jo­rar la si­tua­ción: re­du­cir los efec­ti­vos mi­li­ta­res y sus gas­tos, que eran enor­mes y no se co­rres­pon­dían con el ta­ma­ño re­du­ci­do de un te­rri­to­rio ya pa­ci­fi­ca­do. Tam­bién re­du­je­ron la plan­ti­lla de fun­cio­na­rios, so­bre­di­men­sio­na­da pa­ra la zo­na. Ha­bía una se­rie de in­tere­ses crea­dos, redes de amis­ta­des, co­rrup­ción, en­chu­fis­mo y fue di­fí­cil, pe­ro se hi­cie­ron es­fuer­zos por “mo­ra­li­zar” la so­cie­dad. Tam­bién se crea­ron mu­chas es­cue­las, dis­pen­sa­rios mé­di­cos, se lu­chó con­tra el pa­lu­dis­mo...

Lue­go los in­tere­ses cam­bia­ron con el gol­pe de 1936. –Sí, en­ton­ces, la prio­ri­dad fue te­ner a la gen­te con­ten­ta: tan­to a los caí­des de las ca­bi­las, que re­clu­ta­ban sol­da­dos pa­ra el ejér­ci­to de Fran­co, co­mo a los na­cio­na­lis­tas de las ciu­da­des, pa­ra que no crea­ran pro­ble­mas. En­ton­ces vol­vie­ron los so­bor­nos, las dá­di­vas, los re­ga­los... Fue un pe­rio­do de gran co­rrup­ción pa­ra man­te­ner las tro­pas. Ya en 1939, to­do aque­llo es­ta­ba tan arrai­ga­do que si­guió igual. Por ejem­plo se di­ce de Va­re­la, al­to co­mi­sa­rio en­tre 1945 y 1951, que era hon­ra­do, no ro­ba­ba, pe­ro el pro­ble­ma es que to­do su en­torno sí lo ha­cía y él lo per­mi­tió. Eso no qui­ta que hu­bie­ra gen­te hon­ra­da que hi­zo su tra­ba­jo lo me­jor que su­po y cum­plió con su obli­ga­ción, pe­ro fue­ron una go­ta en el océano.

Lo que se co­ció en Ma­rrue­cos fue tris­te­men­te cru­cial pa­ra la his­to­ria de Es­pa­ña. –A mi mo­do de ver, to­do lo que su­ce­dió en Ma­rrue­cos re­per­cu­tió mu­cho en la vi­da po­lí­ti­ca de la na­ción y de ma­ne­ra ne­ga­ti­va: el desas­tre de An­nual (1921) con­du­jo a la dic­ta­du­ra de Pri­mo

de Ri­ve­ra, y la vic­to­ria de Al­hu­ce­mas so­bre Abd-el-Krim for­ta­le­ció a los ele­men­tos ul­tra­rreac­cio­na­rios de nues­tro ejér­ci­to.

¿Có­mo fue la con­vi­ven­cia en­tre las co­mu­ni­da­des ma­rro­quí y es­pa­ño­la? –De­pen­de. Hu­bo va­rios tipos de emi­gra­ción es­pa­ño­la allí. Los fun­cio­na­rios, mé­di­cos, abo­ga­dos... for­ma­ban una cla­se me­dia-al­ta más se­lec­ti­va en su tra­to con la po­bla­ción au­tóc­to­na. Pe­ro des­de Es­pa­ña, y so­bre to­do des­de An­da­lu­cía, tam­bién lle­ga­ron obre­ros, car­pin­te­ros, ar­te­sa­nos, pe­que­ños co­mer­cian­tes... a bus­car­se el pan. Vi­vían muy cer­ca de la po­bla­ción au­tóc­to­na y te­nían mu­chí­si­mo tra­to y bue­nas re­la­cio­nes.

El re­clu­ta­mien­to de tro­pas "mo­ras" por par­te de Fran- co pa­ra la Gue­rra Ci­vil, ¿ha te­ni­do se­cue­las en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les pos­te­rio­res? –A ni­vel po­pu­lar, la gen­te mi­ra a los ma­rro­quíes con re­ce­lo. Hay quien re­cuer­da su bru­tal con­duc­ta den­tro del ejér­ci­to. Era la mis­ma que ha­bían te­ni­do en Ma­rrue­cos con­tra sus con­ciu­da­da­nos, ha­bían si­do tro­pas de cho­que en una gue­rra co­lo­nial y apli­ca­ron aquí los mé­to­dos de allí. Eso de­jó muy ma­la ima­gen. Aun­que Fran­co di­fun­dió una re­tó­ri­ca de la her­man­dad his­pa­no­ma­rro­quí, crea­da en la lu­cha con la san­gre mez­cla­da de am­bos pue­blos, lo cier­to es que la ma­yo­ría de la gen­te que se en­ro­ló fue por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas. Era un mo­men­to de ham­bru­nas y ma­las co­se­chas. Los caí­des re­ci­bían de la ad­mi­nis­tra­ción

"La ma­yo­ría de los ma­rro­quíes que se en­ro­la­ron con Fran­co lo hi­cie­ron por cau­sas eco­nó­mi­cas. Era un mo­men­to de ham­bru­nas y ma­las co­se­chas"

fran­quis­ta gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro por re­clu­tar sol­da­dos.

Se di­ce que, com­pa­ra­do con el Pro­tec­to­ra­do fran­cés, el nues­tro fue más to­le­ran­te con la cul­tu­ra y la len­gua ára­bes. –Es cier­to, pe­ro hay que ana­li­zar las cau­sas. Du­ran­te los años de gue­rra, Fran­co ne­ce­si­ta­ba re­clu­tar mi­les de sol­da­dos y te­nía que ser to­le­ran­te. Se ga­nó a ba­se de dá­di­vas, pre­ben­das y pri­vi­le­gios a to­dos los na­cio­na­lis­tas ma­rro­quíes, a quie­nes les per­mi­tía has­ta un lí­mi­te cier­ta li­ber­tad pa­ra sus pu­bli­ca­cio­nes y dia­rios en ára­be. En 1945, Es­pa­ña se que­dó ais­la­da in­ter­na­cio­nal­men­te y ne­ce­si­ta­ba apo­yos en las Na­cio­nes Uni­das y de­más or­ga­nis­mos. En­ton­ces se orien­tó ha­cia la Li­ga Ára­be pa­ra rom­per el ais­la­mien­to. A cam­bio, te­nía que dar a los na­cio­na­lis­tas ma­rro­quíes una se­rie de li­ber­ta­des, aun­que do­si­fi­ca­das y res­trin­gi­das, pues si cru­za­ban una lí­nea ro­ja, les sus­pen­dían la pu­bli­ca­ción, les mul­ta­ban o cas­ti­ga­ban.

Mu­chos es­pa­ño­les que vi­vie­ron en Ma­rrue­cos du­ran­te aque­llos años tie­nen muy buen re­cuer­do y gran nos­tal­gia. ¿Có­mo lo ex­pli­ca? –Así es y de he­cho exis­te una Aso­cia­ción, La Me­di­na, de an­ti­guos re­si­den­tes. Un ami­go mío que vi­vió allí de ni­ño y ado­les­cen­te, por­que su pa­dre era in­ter­ven­tor mi­li­tar, me di­jo que to­da esa nos­tal­gia de Ma­rrue­cos en reali­dad es nos­tal­gia de la ju­ven­tud. Ade­más, allí los suel­dos eran más al­tos y ha­bía bue­nas con­di­cio­nes de vi­da.

MA­RÍA ROSA DE MA­DA­RIA­GA es doc­to­ra en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Pa­rís. En­tre sus li­bros des­ta­can Los mo­ros que tra­jo Fran­co y Abd-el-Krim, la lu­cha por la in­de­pen­den­cia.

LA­ZOS AL MÁS AL­TO NI­VEL En ma­yo de 1942, el ja­li­fa Mu­ley Ha­sán, acom­pa­ña­do del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, vi­si­ta el ins­ti­tu­to ma­dri­le­ño Ra­mi­ro de Maez­tu, don­de es­tu­dia su hi­jo ma­yor (iz­da). Aba­jo: el cua­tro de abril de 1956 lle­ga a Ba­ra­jas Moha­med V, en vi­si­ta ofi­cial pa­ra fir­mar los acuer­dos de in­de­pen­den­cia de Ma­rrue­cos. Es re­ci­bi­do por Fran­co.

FAS­CIS­MO CON MAN­TI­LLA

An­tes del co­mien­zo de una co­rri­da de to­ros, ce­le­bra­da en

La­ra­che el on­ce de fe­bre­ro de 1940, un

gru­po de mu­je­res con man­ti­lla ha­ce el sa­lu­do

fas­cis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.