Tra­ta­mien­to quí­mi­co en en­tre­di­cho

Los in­sec­ti­ci­das re­du­cen las de­fen­sas na­tu­ra­les de las plan­tas que pro­te­gen.

Geo - - GEONOTICIAS -

Du­ran­te cin­co años, un equi­po de la Uni­ver­si­dad Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos), di­ri­gi­do por el pro­fe­sor Anu­rag Agra­wal, ha cul­ti­va­do 18 va­rie­da­des ge­né­ti­cas de ona­gra co­mún ( Oe­not­he­ra biennis) so­bre 16 par­ce­las, la mi­tad de las cua­les fue tra­ta­da regularmente con in­sec­ti­ci­da pa­ra evi­tar que las oru­gas de po­li­llas de la fa­mi­lia Momp­hi­dae se co­mie­ran las cáp­su­las de las se­mi­llas, co­mo sue­le ocurrir.

En las par­ce­las don­de no se apli­ca­ba el in­sec­ti­ci­da las va­rie­da­des desa­rro­lla­ron de­fen­sas na­tu­ra­les con­tra los pa­rá­si­tos; pe­ro las ona­gras tra­ta­das con sus­tan­cias quí­mi­cas no se au­to­pro­te­gie­ron: sus se­mi­llas con­te­nían me­nos ve­ne­nos de de­fen­sa pro­pios de la plan­ta (los lla­ma­dos "ela­gi­ta­ni- nos"). Ade­más, las plan­tas pro­te­gi­das por in­sec­ti­ci­das flo­re­cie­ron mu­cho an­tes y al­can­za­ron al­tu­ras su­pe­rio­res, lo que, al pa­re­cer, es una reacción an­te el re­cru­de­ci­mien­to de la com­pe­ten­cia. Pues tam­bién otros ve­ge­ta­les se be­ne­fi­cian de la pro­tec­ción que ofre­ce el in­sec­ti­ci­da, co­mo el dien­te de león ( Ta­ra­xa­cum), que com­pi­te con las ona­gras co­mu­nes por re­cur­sos co­mo luz y nu­trien­tes.

Un avión rie­ga con in­sec­ti­ci­da un cam­po de cul­ti­vo en Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.