Un hombre en la ca­be­za

El ADN mas­cu­lino de un fe­to pue­de ins­ta­lar­se de for­ma per­ma­nen­te en el ce­re­bro de la ma­dre.

Geo - - GEONOTICIAS -

Du­ran­te el em­ba­ra­zo se pro­du­ce un in­ter­cam­bio de cé­lu­las in­di­vi­dua­les en am­bas di­rec­cio­nes: de la cir­cu­la­ción de la ma­dre al fe­to y al re­vés. Lo que no se sa­bía es que las cé­lu­las fe­ta­les su­pe­ran la ba­rre­ra he­ma­to­en­ce­fá­li­ca de la ma­dre. Por lo tan­to, in­clu­so el ADN mas­cu­lino pue­de per­ma­ne­cer en el ce­re­bro de la mu­jer pa­ra el res­to de su vi­da. Así lo de­mues­tra un es­tu­dio del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer de Seattle (Es­ta­dos Uni­dos), rea­li­za­do en los ce­re­bros de adul­tos fa­lle­ci­dos. Los re­sul­ta­dos con­fir­man una sos­pe­cha que los in­ves­ti­ga- do­res te­nían des­de ha­ce tiem­po: el ma­te­rial ge­né­ti­co mas­cu­lino po­dría te­ner in­fluen­cia so­bre la sa­lud de la ma­dre: por ejem­plo, so­bre la ten­den­cia a su­frir en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes o a desa­rro­llar cán­cer. Pe­ro el lla­ma­do mi­cro­qui­me­ris­mo tam­bién po­dría te­ner efec­tos pro­tec­to­res, lo que al me­nos se pue­de de­du­cir de for­ma in­di­rec­ta: en­tre los ce­re­bros exa­mi­na­dos ha­bía 33 de mu­je­res que su­frían Alz­hei­mer cuan­do mu­rie­ron. Tal vez les fal­ta­ba al­go. Pues en ellas, los in­di­cios de ADN de fe­tos mas­cu­li­nos se en­con­tra­ron con me­nos fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.