Ri­ta Le­vi-Mon­tal­ci­ni y el via­je por el ce­re­bro

Geo - - GEOICONO -

De­be­ría agra­de­cer a Mus­so­li­ni ha­ber­me de­cla­ra­do de ra­za in­fe­rior, ya que es­ta si­tua­ción de ex­tre­ma di­fi­cul­tad y su­fri­mien­to me em­pu­jó a es­for­zar­me to­da­vía más". En 1938, la pu­bli­ca­ción del Ma­ni­fes­to per la Di­fe­sa de­lla Raz­za im­pe­día a to­da per­so­na de ori­gen ju­dío el ac­ce­so a al­gu­na ca­rre­ra aca­dé­mi­ca o pro­fe­sio­nal, se­ña­lan­do el ini­cio de un an­gus­tio­so cal­va­rio pa­ra mu­chos in­ves­ti­ga­do­res de ori­gen he­breo. En­tre ellos, la jo­ven Ri­ta Le­vi-Mon­tal­ci­ni (1909-2012), quien dos años atrás, en 1936, se ha­bía gra­dua­do sum­ma cum lau­de en la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Tu­rín y co­la­bo­ra­ba con el cien­tí­fi­co Giu­sep­pe Le­vi. Es­ta, que ha­bía con­se­gui­do do­ble­gar las exi­gen­cias de un pa­dre em­pe­ci­na­do en con­ver­tir­la en una de­vo­ta ama de ca­sa, no es­ta­ba dis­pues­ta a de­jar­se ame­dren­tar por tan vul­gar e in­jus­to ma­ni­fies­to. Y así, en se­cre­to, pu­so en mar­cha un la­bo­ra­to­rio clan­des­tino en el dor­mi­to­rio de su pro­pia ca­sa y se de­di­có a es­tu­diar por su cuen­ta el cre­ci­mien­to de las fi­bras ner­vio­sas en em­brio­nes de po­llo. Aca­ba­da la gue­rra, en 1946, una in­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Was­hing­ton de Saint Louis la lle­vó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de re­si­dió los si­guien­tes 30 años. Allí se­rá don­de en 1952 iden­ti­fi­ca­rá el fac­tor de cre­ci­mien­to ner­vio­so (FCN), una pro­teí­na ne­ce­sa­ria pa­ra la su­per­vi­ven­cia y el de­sa­rro­llo de las neu­ro­nas. Por el ha­llaz­go –vi­tal pa­ra des­ci­frar en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo el Alz­hei­mer– re­ci­bió el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en 1986, y la Me­da­lla Na­cio­nal de la Cien­cia en Es­ta­dos Uni­dos en 1987. En 2001 fue de­sig­na­da se­na­do­ra vi­ta­li­cia de Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.