¿Con­vul­sio­nes le­ta­les?

La vi­da de Tu­tan­ka­món fue cor­ta, pe­ro la dis­cu­sión so­bre su muer­te no ter­mi­na.

Geo - - GEONOTICIAS -

So­lo cons­ta que mu­rió an­tes de cum­plir 20 años. ¿Pe­ro có­mo y de qué? ¿Fue un ase­si­na­to, le­pra, tu­bercu­losis, ma­la­ria, anemia, la mor­de­du­ra de una ser­pien­te o un ac­ci­den­te con el ca­rro de com­ba­te?

Na­da de eso es ver­dad, afir­ma aho­ra el mé­di­co Hu­tan Ash­ra­fian, del Im­pe­rial Co­lle­ge of Lon­don: se­gún él, Tu­tan­ka­món fue víc­ti­ma de un ata­que de epi­lep­sia. Ash­ra­fian es­tu­dió sus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, en lu­gar de con­cen­trar­se en el ca­so in­di­vi­dual. Y des­cu­brió que mu­chos de los pa­rien­tes más es­tre­chos de Tu­tan­ka­món tu­vie­ron tam­bién una vi­da cor­ta. Es más: se­gún Ash­ra­fian, el fa­mo­so fa­raón y sus pa­rien­tes tu­vie­ron ade­más de un cuer­po al­go afe­mi­na­do, mu­chas vi­sio­nes re­li­gio­sas.

Las alu­ci­na­cio­nes son tí­pi­cas de los epi­lép­ti­cos, cu­yos ata­ques es­ti­mu­lan la zo­na del ha­bla en el ló­bu­lo tem­po­ral iz­quier­do del ce­re­bro, cau­san­do una ac­ti­vi­dad ex­ce­si­va. Ade­más, la epi­lep­sia del ló­bu­lo tem­po­ral sue­le cau­sar cam­bios hor­mo­na­les, de mo­do que un hombre pue­de desa­rro­llar se­nos. Se­gún el mé­di­co, esos ras­gos se re­co­no­cen en pin­tu­ras y efi­gies de Tu­tan­ka­món, su tío o her­mano Smenkh­ka­re, su pre­sun­to pa­dre Ake­na­tón y los an­te­ce­so­res Amen­ho­tep III y Tut­mo­sis IV. Eso sí: el pa­ren­tes­co no es­tá cla­ro. Ni exis­te un exa­men pa­leo­ge­né­ti­co que per­mi­ta diag­nos­ti­car una epi­lep­sia, se­gún Ho­ward Mar­kel, de la Uni­ver­si­dad de Ann Ar­bor (EE UU).

Pe­cho mar­ca­do del fa­raón: ¿in­di­cio de epi­lep­sia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.