El bo­tá­ni­co de Sta­lin

Ni­ko­lai Va­vi­lov re­co­lec­ta­ba se­mi­llas en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta con la idea de aca­bar con las ham­bru­nas en el mun­do. Pe­ro, iro­nías de la vi­da, ter­mi­nó sus días en una mí­se­ra pri­sión mu­rien­do de malnu­tri­ción. La vi­da de es­te cien­tí­fi­co vi­sio­na­rio qu

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: Ute Eber­le

T RES PRI­SIO­NE­ROS com­par­ten la cel­da, es­tre­cha, sin ven­ta­nas y con un le­cho y una me­sa. El hombre ten­di­do en el mu­grien­to jer­gón es Iván Fi­la­tov. ¿Qué de­li­to ha co­me­ti­do? Su tío re­gen­ta­ba un flo­re­cien­te co­mer­cio de ma­de­ras, lo que en la Unión So­vié­ti­ca de co­mien­zos de la dé­ca­da de 1940, bas­ta­ba pa­ra ser es­tig­ma­ti­za­do co­mo ex­plo­ta­dor. Jun­to a Fi­la­tov con­vi­ve en el cu­chi­tril Iván Lup­pol, un fi­ló­so­fo que es­can­da­li­za a los go­ber­nan­tes es­ta­li­nis­tas con sus ideas.

Los tres hom­bres se ha­ci­nan des­de ha­ce se­ma­nas en el calabozo de la pe­ni­ten­cia­ría nº 1 de la ca­lle As­tra­cán, en la ciu­dad de Sa­ra­tov. Están con­de­na­dos a muer­te. ¿Cuán­do eje­cu­ta­rán la pe­na los es­bi­rros de Sta­lin?

Los dos “Iva­nes” ha­brían su­cum­bi­do a la de­ses­pe­ra­ción de no ha­ber te­ni­do co­mo com­pa­ñe­ro de cel­da al ter­cer re­clu­so: Ni­ko­lai Va­vi­lov, que no clau­di­ca an­te la ad­ver­si­dad. Pa­ra ha­cer la es­tan­cia más llevadera pro­po­ne que ca­da cual di­ser­te so­bre al­gu­na cues­tión de in­te­rés. Fi­la­tov ha­bla so­bre el co­mer­cio de la ma­de­ra, Lup­pol so­bre his­to­ria. Pe­ro, de­bie­ron de ser los re­la­tos de Va­vi­lov los que per­mi­tie­ron a es­tos hom­bres so­ñar con que se en­con­tra­ban le­jos de la pri­sión.

Va­vi­lov es et­no­bo­tá­ni­co, qui­zá el me­jor del pla­ne­ta. Ha via­ja­do por los cin­co con­ti­nen­tes pa­ra re­co­lec­tar plan­tas: Af­ga­nis­tán, Eri­trea, Bra­sil... Y de to­dos los lu­ga­res se tra­jo se­mi­llas y ye­mas de bro­tes ve­ge­ta­les ca­pa­ces de pro­pa­gar­se. Cien­tos de mi­les, has­ta re­unir la ma­yor co­lec­ción de se­mi­llas de es­pe­cies bo­tá­ni­co-agro­nó­mi­cas del mun­do.

Es una em­pre­sa de di­men­sio­nes co­lo­sa­les con un ob­je­ti­vo pro­di­gio­so: li­be­rar pa­ra siem­pre al mun­do –y, so­bre to­do, a su ama­da pa­tria ru­sa– de las ham­bru­nas. En­tre las si­mien­tes re­co­gi­das en las ex­pe­di­cio­nes, eli­ge las que pue­dan pros­pe­rar en las yer­mas tie­rras de Ru­sia y pro­du­cir ri­cas co­se­chas.

Es un pro­yec­to vi­sio­na­rio. Y el de­ve­nir his­tó­ri­co mos­tra­rá que Va­vi­lov no an­da­ba des­en­ca­mi­na­do. Aún ten­drán que trans­cu­rrir dé­ca­das has­ta que se acu­ñe el con­cep­to de

VA­VI­LOV ELI­GE LAS ES­PE­CIES MÁS AP­TAS PA­RA EL FRÍO RU­SO

“bio­di­ver­si­dad”, y al­go más tar­de se des­ci­fre el có­di­go ge­né­ti­co de las pri­me­ras plan­tas. Pe­ro el ru­so ya vis­lum­bra que a lar­go pla­zo la mul­ti­pli­ci­dad de es­pe­cies de flo­ra se­rá lo úni­co que pue­da ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de la hu­ma­ni­dad. So­lo así po­drán desa­rro­llar­se nue­vas plan­tas ca­pa­ces de cre­cer en las con­di­cio­nes más ad­ver­sas: sue­los po­bres o ca­si es­té­ri­les, lu­ga­res ex­pues­tos a la se­quía ex­tre­ma, al frío, a los pa­rá­si­tos y agen­tes no­ci­vos. Va­vi­lov cons­ta­ta que el tiem­po apre­mia. Por­que en sus ex­pe­di­cio­nes de prin­ci­pios del si­glo XX se per­ca­ta de que mu­chas es­pe­cies se están ex­tin­guien­do. Y se de­di­ca a re­co­lec­tar co­mo un po­se­so, si bien no vi­vi­rá pa­ra ver que en el fu­tu­ro su te­so­ro bo­tá­ni­co se­rá de gran ayu­da pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas.

El dic­ta­dor Jo­sef Sta­lin, por el con­tra­rio, no tie­ne fe en el sue­ño de Va­vi­lov. Sta­lin ne­ce­si­ta una ca­be­za de tur­co. En Ru­sia se desata de nue­vo una gran ham­bru­na con mi­les de muer­tos. Y el au­tó­cra­ta pre­ten­de des­viar la aten­ción de las ver­da­de­ras cau­sas de es­ta tra­ge­dia: su po­lí­ti­ca de co­lec­ti­vi­za­ción for­zo­sa y apre­su­ra­da. Por eso, se in­cli­na del la­do de los ri­va­les cien­tí­fi­cos de Va­vi­lov, en­tre ellos, Tro­fim Ly­sen­ko. Es­te in­ge­nie­ro agró­no­mo apun­ta­ba teo­rías y mé­to­dos –ex­plí­ci­ta­men­te con­tra­rios a la agri­cul­tu­ra ge­né­ti­ca– pa­ra el cre­ci­mien­to rá­pi­do de las plan­tas cul­ti­va­das. Así acu­san de trai­dor al cien­tí­fi­co ge­ne­tis­ta Va­vi­lov y le con­de­nan a pri­sión.

Al hombre que ves­tía de for­ma es­me­ra­da, con tra­jes y cor­ba­ta, in­clu­so en la sel­va, le dan pa­ra cu­brir­se un sa­yo de te­la de sa­co, con aber­tu­ras pa­ra bra­zos y ca­be­za, y unas san­da­lias fa­bri­ca­das con cor­te­zas de ár­bol. Co­mo ali­men­to so­lo re­ci­be a dia­rio dos cu­cha­ra­das de en­gru­do de ce­rea­les, so­pa de to­ma­tes podridos y al­go de pes­ca­do sa­la­do o col. Va­vi­lov es­tá en los hue­sos. Padece dia­rreas y en las pier­nas tie­ne ede­mas que le es­cue­cen mu­cho. Al hombre que que­ría lu­char

con­tra el ham­bre le ame­na­za la ina­ni­ción.

Aún peor. Va­vi­lov ha es­cu­cha­do ru­mo­res en su cel­da: el ejér­ci­to ale­mán es­tá a las puer­tas de Le­nin­gra­do, don­de se en­cuen­tra el cuar­tel ge­ne­ral del ban­co de se­mi­llas de Va­vi­lov, la se­de prin­ci­pal de su co­lec­ción. La ame­na­za no po­ne en pe­li­gro so­lo su vi­da, sino tam­bién los fru­tos de su tra­ba­jo.

Va­vi­lov ig­no­ra las te­rri­bles con­di­cio­nes de la po­bla­ción de Le­nin­gra­do. Des­de el ocho de sep­tiem­bre de 1941, las tro­pas de Hitler si­tian la ciu­dad. Es im­po­si­ble in­tro­du­cir ali­men­tos, car­bón o me­di­ci­nas. Cae una llu­via de pro­yec­ti­les de ar­ti­lle­ría, mien­tras los ha­bi­tan­tes ago­tan la ha­ri­na y el azú­car, y que­man pa­ra ca­len­tar­se los po­cos tron­cos de le­ña que en­cuen­tran. El in­vierno es muy frío. Has­ta fe­bre­ro de 1942 se con­ta­bi­li­zan al me­nos 200.000 muer­tos en Le­nin­gra­do. Pe­re­cen de ham­bre o en­fer­me­da­des por­que sus or­ga­nis­mos están de­ma­sia­do de­bi­li­ta­dos.

En me­dio de es­te en­torno de mi­se­ria, en la bu­lli­cio­sa pla­za de Isaak se le­van­ta el Ins­ti­tu­to All-Union de Fi­to­ge­né­ti­ca, un ma­ci­zo edi­fi­cio don­de se al­ma­ce­nan cien­tos de mi­les de sa­qui­tos con se­mi­llas, raí­ces y fru­tos. En con­jun­to, po­drían pro­por­cio­nar va­rias to­ne­la­das de ali­men­to al pue­blo.

¿Cuán­to tiem­po se po­drá man­te­ner el se­cre­to an­tes de que se di­vul­gue por la ciu­dad?

Los co­la­bo­ra­do­res del ban­co de se­mi­llas han lo­gra­do sa­car al­gu­nas mues­tras y es­con­der­las en una gran­ja ex­pe­ri­men­tal en las afue­ras de Le­nin­gra­do. Des­de ha­ce unos dos años es­pe­cu­lan con el pa­ra­de­ro de su je­fe, Va­vi­lov: na­da se sa­be de él des­de que fue re­co­gi­do a la puer­ta del ins­ti­tu­to por una li­mu­si­na ne­gra que, al pa­re­cer, ha­bía de con­du­cir­le a Moscú, don­de se le ci­ta­ba a una “reunión im­por­tan­te”. Los in­ves­ti­ga­do­res si­guen tra­ba­jan­do con fer­vor en la mi­sión que él ha pues­to en mar­cha. Pro­cu­ran la bue­na con­ser­va­ción de las se­mi­llas, com­prue­ban su po­der ger­mi­na­ti­vo y las siem­bran regularmente pa­ra que se re­ge­ne­ren.

Per­ma­ne­cen las 24 ho­ras del día en el edi­fi­cio sin ca­le­fac­ción pa­ra im­pe­dir que la fa­mé­li­ca po­bla­ción de Le­nin­gra­do asal­te el la­bo­ra­to­rio y sa­quee las mues­tras, cu­ya pre­ser­va­ción ha de te­ner un des­tino su­pe­rior al de ali­men­tar hoy a unos po­cos: sal­var de la ina­ni­ción a mi­llo­nes de per­so­nas en el fu­tu­ro. Los cien­tí­fi­cos cuel­gan las ca­jas de me­tal del te­cho pa­ra que no las al­can­cen las ra­tas que in­va­den la ciu­dad des­de que los de­ses­pe­ra­dos ha­bi­tan­tes se de­di­ca­ron a ma­tar ga­tos pa­ra co­mér­se­los. En el só­tano que­man los tron­cos de ma­de­ra que en­cuen­tran pa­ra ca­len­tar los tu­bércu­los y evi­tar que se con­ge­len y que­den inservibles.

LA SA­LUD DE LOS BO­TÁ­NI­COS va mi­nán­do­se po­co a po­co. Ale­xan­der Sh­chu­kin fa­lle­ce so­bre su me­sa de tra­ba­jo mien­tras ma­ni­pu­la unos ca­cahue­tes pa­ra sem­brar. La ex­per­ta en ave­na, Li­li­ja Ro­di­na, mue­re de ina­ni­ción, co­mo su co­le­ga Di­mi­tri Iva­nov, que aca­ba sus días tras­la­dan­do al de­pó­si­to mi­les de re­ci­pien­tes con arroz. Sus com­pa­ñe­ros ha­cen due­lo y si­guen tra­ba­jan­do. Con la muer­te tan cer­ca­na, nin­guno ro­ba si­mien­tes.

¿Có­mo se ex­pli­ca tan­to au­to­con­trol? So­lo pue­de com­pren­der­se co­no­cien­do bien el es­pí­ri­tu ru­so. Y a Ni­ko­lai Va­vi­lov.

La Ru­sia en la que Va­vi­lov vie­ne al mun­do el 25 de no­viem­bre de 1887 es un país con pro­fun­das de­sigual­da­des. El lu­jo y la opu­len­cia dis­tin­guen a la Cor­te za­ris­ta: du­ran­te días se ce­le­bran fas­tuo­sos ban­que­tes con man­ja­res, pier­nas de ter­ne­ra y venados asa­dos.

En el otro ex­tre­mo so­cial, el amplio cam­pe­si­na­do lan­gui­de­ce de pe­nu­ria. Los la­brie­gos tra­ba­jan las pe­que­ñas par­ce­las de tie­rra que les ce­den los gran­des pro­pie­ta­rios. Usan ara­dos de ma­de­ra me­die­va­les, cu­yas re­jas abren sur­cos que ape­nas pe­ne­tran en el sue­lo. Las va­rie­da­des de ce­rea­les que siem­bran son las tra­di­cio­na­les, que ge­ne­ran es­ca­sos ren­di­mien­tos. Ade­más, no dis­po­nen de abo­nos, por lo que so­lo co­se­chan por hec­tá­rea un ter­cio de lo que ob­tie­ne un cam­pe­sino ale­mán, y me­nos de la mi­tad que un fran­cés. Pa­ra col­mo de ma­les, las en­fer­me­da­des y los pa­rá­si­tos des­tru­yen gran par­te de las exi­guas co­se­chas. In­clu­so en los bue­nos tiem­pos se ago­tan las pro­vi­sio­nes de los cam­pe­si­nos an­tes de con­cluir la si­guien­te re­co­lec­ción.

Los pe­rio­dos de bo­nan­za es­ca­sean. En el si­glo an­te­rior al na­ci­mien­to de Va­vi­lov, en

Ru­sia las ham­bru­nas se pro­du­cían co­mo pro­me­dio ca­da ocho años. La pri­me­ra que vi­vió Va­vi­lov co­mien­za en el ri­gu­ro­so in­vierno de 1890-91. A la pau­pé­rri­ma co­se­cha le si­gue un ve­rano, el de 1892, sin llu­via en cin­co me­ses. En la re­gión del Vol­ga se agos­tan los ce­rea­les, las hor­ta­li­zas y los pas­tos pa­ra el ga­na­do. Mien­tras, los fun­cio­na­rios del zar con­ti­núan exi­gien­do el pa­go de los im­pues­tos y, si es pre­ci­so, se los sa­can a los cam­pe­si­nos a la­ti­ga­zos. Las re­ser­vas ali­men­ti­cias se ago­tan en un es­pa­cio geo­grá­fi­co equi­va­len­te a seis ve­ces y me­dio Ale­ma­nia, ha­bi­ta­do por mi­llo­nes de per­so­nas. Mu­chos sa­cian el ham­bre con un “pan sim­bó­li­co”, ela­bo­ra­do de una re­pug­nan­te pas­ta de pa­ja, hier­bas, cor­te­za de ár­bol, are­na o in­clu­so es­tiér­col se­co.

Hor­das de men­di­gos se des­pla­zan sin rum­bo por el país pro­pa­gan­do el ti­fus, la di­sen­te­ría y el có­le­ra. Al­re­de­dor de 400.000 per­so­nas mue­ren por fal­ta de ví­ve­res.

Va­vi­lov tie­ne en­ton­ces cin­co años. Aun­que ha cre­ci­do en Moscú, don­de su pa­dre es un in­dus­trial prós­pe­ro, a Va­vi­lov so­lo le se­pa­ra una ge­ne­ra­ción del pro­le­ta­ria­do. Su abue­lo era un sier­vo de la gle­ba en una al­dea. Por eso, el bo­tá­ni­co se sen­ti­rá siem­pre com­pro­me­ti­do con la cla­se so­cial del pro­le­ta­ria­do y con­sa­gra­rá to­da su vi­da “a tra­ba­jar por el bie­nes­tar de los po­bres y a im­pul­sar su edu­ca­ción”, es­cri­be de jo­ven en su dia­rio.

Aun­que su pa­dre quie­re que se de­di­que a los ne­go­cios, el hi­jo eli­ge la in­ves­ti­ga­ción

DE NI­ÑO CRE­CIÓ EN UN PAÍS AZO­TA­DO POR EL HAM­BRE

cien­tí­fi­ca. Aca­ri­cia la idea de es­tu­diar me­di­ci­na, pe­ro al fi­nal de­ci­de in­gre­sar en la Aca­de­mia Pe­trovs­ki de Moscú, la úni­ca es­cue­la agrí­co­la y fo­res­tal en el im­pe­rio de los za­res.

Son tiem­pos tur­bu­len­tos pa­ra los bió­lo­gos. En 1865 Gre­gor Men­del de­mos­tró que los gui­san­tes y las ju­días –y, en con­se­cuen­cia, to­das las plan­tas– trans­mi­ten a su des­cen­den­cia unas ca­rac­te­rís­ti­cas se­gún de­ter­mi­na­das re­glas: la he­ren­cia ge­né­ti­ca. Ha­brá que es­pe­rar 35 años has­ta que sus teo­rías se con­fir­men con ex­pe­ri­men­tos. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, los agró­no­mos pue­den crear nue­vas va­rie­da­des de for­ma con­tro­la­da, en vez de con­fiar en la in­tui­ción co­mo ha­bía si­do has­ta en­ton­ces. Cuan­do dis­po­nen de una plan­ta muy re­sis­ten­te al frío o muy pro­duc­ti­va, por ejem­plo, pue­den ais­lar y com­bi­nar es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas me­dian­te cru­ces se­lec­ti­vos.

Va­vi­lov se da cuen­ta de que la apli­ca­ción de la nue­va teo­ría le per­mi­ti­rá crear plan­tas cul­ti­va­das ca­pa­ces de re­sis­tir in­clu­so el ri­gu­ro­so cli­ma de Ru­sia. El cien­tí­fi­co tie­ne un op­ti­mis­mo ca­si in­que­bran­ta­ble y un gran en­can­to per­so­nal. “Tan pron­to en­tra en una es­tan­cia, pa­re­ce lle­nar­la con su pre­sen­cia y se con­vier­te en el cen­tro de aten­ción”, afir­ma un co­no­ci­do.

Ya en su épo­ca de es­tu­dian­te, Va­vi­lov ha­ce nu­me­ro­sas ex­cur­sio­nes pa­ra re­co­lec­tar plan­tas, y tras ser nom­bra­do pro­fe­sor en Sa-

ra­tov con 30 años, in­ten­si­fi­ca la fre­cuen­cia de sus via­jes. En las dos dé­ca­das si­guien­tes vi­si­ta 52 paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña. Lue­go si­gue en­vian­do al ex­tran­je­ro a sus co­la­bo­ra­do­res du­ran­te otros dos lus­tros. El prin­ci­pal cen­tro de in­te­rés de Va­vi­lov es el mun­do al­pino. Es­tá con­ven­ci­do de que en las re­gio­nes mon­ta­ño­sas se en­cuen­tran los há­bi­tats con ma­yor bio­di­ver­si­dad ve­ge­tal del pla­ne­ta. Y pa­ra con­se­guir sus se­mi­llas es ca­paz de arries­gar su pro­pia vi­da.

A ca­ba­llo por un des­fi­la­de­ro en Asia cen­tral, el ani­mal tro­pie­za y ca­si se pre­ci­pi­tan am­bos al abis­mo. Pe­ro allí des­cu­bre una va­rie­dad de cen­teno que pros­pe­ra a gran al­ti­tud y re­sis­te tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas. En Irán so­por­ta ca­mi­na­tas in­fer­na­les a 50 gra­dos a la som­bra y con­si­gue un ti­po de tri­go que ger­mi­na in­clu­so en sue­los cu­bier­tos por una cos­tra de sal. En la pro­vin­cia af­ga­na de Nu­ris­tán el trán­si­to por las sen­das mon­ta­ño­sas re­vis­te tal di­fi­cul­tad que los ca­ba­llos de car­ga tie­nen el cuer­po pla­ga­do de he­ri­das san­gran­tes, por­que pier­den el equi­li­brio y rue­dan por las la­de­ras. Pe­ro Va­vi­lov reúne en Af­ga­nis­tán se­mi­llas de unas 7.000 plan­tas, des­de si­mien­tes de len­te­jas ne­gras a gra­nos

LA AL­TA MON­TA­ÑA LE OFRE­CE LA MA­YOR VA­RIE­DAD VE­GE­TAL

de ce­ba­da vio­le­ta. En Ar­ge­lia des­cu­bre ce­bo­llas que pe­san cua­tro li­bras; en Ka­zajs­tán, bos­ques de man­za­nos sil­ves­tres; en Ja­pón, rá­ba­nos de 16 ki­los. “De le­jos se po­dían con­fun­dir con co­chi­ni­llos”, ano­ta en su dia­rio.

Du­ran­te sus via­jes es de­te­ni­do mu­chas ve­ces al to­mar­le por un es­pía. Al­gu­nos na­ti­vos le dis­pa­ran o le lan­zan pie­dras. Es­tá a pun­to de pe­re­cer aho­ga­do al cru­zar un río en Chi­na, en­fer­ma de ma­la­ria y ti­fus, y en una tien­da de cam­pa­ña en Áfri­ca no­ro­rien­tal, la luz de su linterna atrae a tan­tas ara­ñas y es­cor­pio­nes ve­ne­no­sos que “to­do el sue­lo era un her­vi­de­ro de ali­ma­ñas”. En esa ex­cur­sión rea­li­za tan­tos ha­llaz­gos que pa­sa cua­tro días eti­que­tan­do los ob­je­tos que en­vía a Ru­sia por co­rreo: “Te­nía ador­me­ci­dos los múscu­los de las ma­nos de re­lle­nar do­cu­men­tos pa­ra la adua­na. Man­dé 59 pa­que­tes, y an­tes de es­tos 61 des­de Ad­dis Abe­ba, Yi­bu­ti y Di­re Da­wa, en to­tal 120 pa­que­tes des­de Áfri­ca orien­tal”.

El pro­fe­sor y su equi­po re­co­lec­tan en su con­jun­to más de 250.000 se­mi­llas y es­que­jes o mues­tras de plan­tas de Asia, Amé­ri­ca La­ti­na, Áfri­ca y Nor­tea­mé­ri­ca. Con la in-

for­ma­ción de sus es­tu­dios de­mues­tra que al­gu­nos lu­ga­res del mun­do po­seen una bio­di­ver­si­dad ve­ge­tal ex­cep­cio­nal. En Ana­to­lia, lla­ma su aten­ción una enor­me can­ti­dad de va­rie­da­des de tri­go; en los An­des, las pa­ta­tas; en el Sud­es­te Asiá­ti­co, los mu­chos tipos de arroz y de ca­ña de azú­car. Va­vi­lov apun­ta que los “cen­tros de ori­gen” de la ma­yo­ría de las plan­tas cul­ti­va­das se en­cuen­tran en esas áreas, don­de cree de­bió de co­men­zar la agri­cul­tu­ra. En es­te pun­to se equi­vo­ca, pe­ro mu­chas de sus pro­pues­tas si­guen desem­pe­ñan­do un pa­pel im­por­tan­te en los es­tu­dios de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca en nues­tro pla­ne­ta.

Tra­ba­ja a un rit­mo fre­né­ti­co, no se per­mi­te un des­can­so. Di­cen que ha­bla­ba quin­ce idio­mas y va­rios dia­lec­tos, has­ta un to­tal de 22. En cier­ta oca­sión en Per­sia, cuan­do du­ran­te una ex­pe­di­ción su in­tér­pre­te per­sa dio prue­bas de in­com­pe­ten­cia y de tra­ba­jar bo­rra­cho, lo des­pi­dió y co­men­zó a le­van­tar­se una ho­ra an­tes ca­da día pa­ra “em­po­llar la te­dio­sa gra­má­ti­ca de es­ta len­gua”, y el res­to del via­je se co­mu­ni­có sin ne­ce­si­dad de ayu­da.

Se­gún ano­ta en sus es­cri­tos, con ca­da des­cu­bri­mien­to se pregunta: “¿Pa­ra qué pue­de ser­vir en la prác­ti­ca dia­ria?”. “¿Có­mo se pue­de sa­car par­ti­do pa­ra ayu­dar a mi país y a la gen­te que se ma­ta a tra­ba­jar en el pla­ne­ta?”

VA­VI­LOV ES­TÁ TAN ABS­TRAÍ­DO con su tra­ba­jo que no se preo­cu­pa por la po­lí­ti­ca, un de­sin­te­rés que pue­de ser pe­li­gro­so. En 1917 cae el ré­gi­men za­ris­ta y en oc­tu­bre de ese año Le­nin lle­ga al po­der con los bol­che­vi­ques, que des­con­fían de los cien­tí­fi­cos, pues sue­len pro­ce­der de la al­ta so­cie­dad. Aun así, Le­nin sa­be que son im­pres­cin­di­bles pa­ra la su­per­vi­ven­cia de Ru­sia co­mo Es­ta­do. Así, nom­bra a Va­vi­lov di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Le­nin­gra­do (en­ton­ces Pe­tro­gra­do), or­ga­nis­mo que el bió­lo­go con­ver­ti­rá en el cen­tro neu­rál­gi­co de una red for­ma­da por 400 ins­ti­tu­cio­nes y es­ta­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción en to­da la na­ción.

Des­de Mur­mansk, en el nor­te, has­ta Turk­me­nis­tán, en el sur, de Kau­nas al oes­te, a Vla­di­vos­tok en el ex­tre­mo orien­tal, una plan­ti­lla de has­ta 20.000 co­la­bo­ra­do­res se ocu­pa de ma­ni­pu­lar las plan­tas re­co­gi­das por to­do el glo­bo. Es­par­cen las si­mien­tes en cam­pos de prue­ba en di­fe­ren­tes zo­nas cli­má­ti­cas y cla­si­fi­can las plan­tas que arrai­gan se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas útiles, lue­go tra­tan de ob­te­ner di­fe­ren­tes va­rie­da­des a tra­vés del ma­yor nú­me­ro de cru­ces po­si­bles. Es­te pro­ce­so re­quie­re mu­cho tiem­po. Cuan­do Le­nin fa­lle­ce en 1924, pa­ra Va­vi­lov em­pie­za la cuen­ta atrás.

Sta­lin, su­ce­sor de Le­nin, exi­ge re­sul­ta­dos rá­pi­dos, pues el ham­bre azo­ta el país des­de 1928-1929, cuan­do co­mien­zan las de­por­ta­cio­nes a Si­be­ria de los gran­des te­rra­te­nien­tes con ex­pe­rien­cia agrí­co­la, y pue­blos com­ple­tos se ven for­za­dos a trans­for­mar sus ex­plo- ta­cio­nes agra­rias pri­va­das en kol­jós o gran­jas co­lec­ti­vas. Pa­ra des­viar la ira po­pu­lar, Sta­lin pro­me­te ren­di­mien­tos cre­cien­tes de las co­se­chas gra­cias a nue­vos mé­to­dos con­ce­bi­dos por los in­ves­ti­ga­do­res so­vié­ti­cos. Va­vi­lov dis­po­ne de tres años pa­ra crear su­per­va­rie­da­des in­no­va­do­ras de ce­rea­les. El bió­lo­go es cons­cien­te de que es im­po­si­ble.

Pe­ro un hombre no du­da en ga­ran­ti­zar a Sta­lin que el pro­yec­to es fac­ti­ble: Tro­fim Ly­sen­ko, un fun­cio­na­rio me­dio­cre de un cen­tro fi­to­ge­né­ti­co en la Re­pú­bli­ca de Azer­bai­yán. Es un ti­po pro­ce­den­te de una fa­mi­lia cam­pe­si­na, que no su­po leer has­ta los tre­ce años. Su perfil bio­grá­fi­co en­ca­ja­ba con el gus­to so­cia­lis­ta: la en­car­na­ción del mí­ti­co ge­nio cam­pe­sino so­vié­ti­co. El plan con el que pre­ten­de au­men­tar el ren­di­mien­to de las co­se­chas se ajus­ta tam­bién a la cos­mo­vi­sión mar­xis­ta. Ba­sán­do­se en una te­sis del si­glo XIX, Ly­sen­ko for­mu­la un sor­pren­den­te mé­to­do pa­ra “criar” plan­tas. Si se fuer­za, por ejem­plo, a un ce­real a cre­cer en con­di­cio­nes de frío in­ten­so, se­gún Ly­sen­ko, su

El le­ga­do de Va­vi­lov so­bre­vi­ve. Las va­lio­sas mues­tras ve­ge­ta­les (unas 6.000) que él y sus co­la­bo­ra­do­res re­co­lec­ta­ron se con­ser­van en el ban­co de se­mi­llas de San Pe­ter­bur­go.

Quien qui­zá ha­ya si­do el et­no­bo­tá­ni­co más gran­de de la his­to­ria aca­bó sus días en una cel­da de la pe­ni­ten­cia­ría nº 1 de Sa­ra­tov.

Va­vi­lov re­co­rre 52 paí­ses bus­can­do plan­tas con ca­rac­te­rís­ti­cas útiles pa­ra la agri­cul­tu­ra. El cien­tí­fi­co se in­ter­na en las sel­vas de Bo­li­via (iz­quier­da), don­de des­cu­bre va­rie­da­des de ce­rea­les; en los mer­ca­dos cam­pe­si­nos ve­ne­zo­la­nos (cen­tro) y se­lec­cio­na pa­ra su archivo se­mi­llas, ho­jas y fru­tos de cien­tos de mi­les de plan­tas, co­mo fre­sas (dcha).

En 1987, cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, Co­rreos de la Unión So­vié­ti­ca emi­te un se­llo en su ho­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.