Ban­cos­de­se­mi­llas

Guar­dia­nes de la di­ver­si­dad ve­ge­tal del pla­ne­ta.

Geo - - GEONOTICIAS -

DES­DE LOS TIEM­POS DE Ni­ko­lai Va­vi­lov mu­chos paí­ses han crea­do sus ban­cos de se­mi­llas. Hoy hay más de 1.400. En fe­bre­ro de 2008 se inau­gu­ró, ade­más, la Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas (Glo­bal Seed Vault) en la is­la de Spitz­ber­gen, don­de los ban­cos de ge­nes de to­do el mun­do en­vían du­pli­ca­dos de sus co­lec­cio­nes. Se­gún es­ti­ma­cio­nes, en es­ta “cá­ma­ra aco­ra­za­da”, que cons­ta de tres de­pó­si­tos ex­ca­va­dos den­tro de una mon­ta­ña, se guar­dan has­ta 2.250 mi­llo­nes de se­mi­llas de las es­pe­cies de cul­ti­vos que sir­ven co­mo ali­men­to. Un re­cu­bri­mien­to de hor­mi­gón y puer­tas de ace­ro pro­te­gen los al­ma­ce­nes, ac­ce­si­bles a tra­vés de un tú­nel de cien me­tros. Gra­cias al per­ma­frost (hie­lo per­ma­nen­te) del ex­te­rior, la tem­pe­ra­tu­ra nun­ca su­pera los 3,5 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo ce­ro. Así, el con­te­ni­do se con­ser­va du­ran­te si­glos. Los ban­cos de ge­nes son sus­cep­ti­bles de su­frir ca­tás­tro­fes y de­vas­ta­ción. Hoy se pre­ser­va en ellos el 70% de la di­ver­si­dad de es­pe­cies de cer­ca de 300 fa­mi­lias de plan­tas cul­ti­va­das, se­gún da­tos de las Na­cio­nes Uni­das, pe­ro las gue­rras, cri­sis pre­su­pues­ta­rias e in­clu­so ave­rías de las ins­ta­la­cio­nes fri­go­rí­fi­cas des­tru­yen las re­ser­vas de se­mi­llas al­ma­ce­na­das. Muy ame­na­za­da es­tá hoy la fi­lial del ban­co de ge­nes fun­da­do en San Pe­ters­bur­go por Va­vi­lov. Por dis­po­si­ción del Go­bierno ru­so, la es­ta­ción de Pa­vlovsk de­be­rá ce­der par­te de sus tie­rras a la cons­truc­ción de vi­vien­das. Tam­bién pe­li­gran te­rre­nos don­de se cul­ti­van plan­tas re­pre­sen­ta­ti­vas de la co­lec­ción de fru­tas y ba­yas del ins­ti­tu­to, úni­cas en su gé­ne­ro. Es­te mues­tra­rio de plan­tas cuen­ta con 5.700 es­pe­cies, en­tre ellas 893 va­rie­da­des de ca­sis (gro­se­lle­ro ne­gro) de 40 paí­ses, y 634 tipos de man­za­nos de 35 paí­ses. No se sa­be si los ra­ros ejem­pla­res sub­sis­ti­rían a un tras­plan­te. Tras fuer­tes pro­tes­tas en to­do el mun­do, el Go­bierno ru­so ha de­ci­di­do re­ca­pa­ci­tar. Pe­ro si se in­cli­na­ra por las vi­vien­das, la hu­ma­ni­dad su­fri­ría una gran pér­di­da. El 90% por cien­to de las va­rie­da­des de fru­tas y ba­yas de Pa­vlovsk ya no cre­ce en nin­gún otro lu­gar del mun­do. des­cen­den­cia desa­rro­lla­rá una ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia a las heladas. Pe­se a que los es­tu­dios que in­ten­tan de­mos­trar la va­li­dez de sus teo­rías fra­ca­san, el pseu­do­cien­tí­fi­co, un tai­ma­do de­ma­go­go, per­sua­de a Sta­lin, fal­sean­do da­tos, de que sus pro­ce­di­mien­tos po­drían in­cre­men­tar las co­se­chas en un 40%.

Los cien­tí­fi­cos aca­dé­mi­cos, que ba­san su in­ves­ti­ga­ción y prác­ti­ca ex­pe­ri­men­tal en la he­ren­cia ge­né­ti­ca, no pue­den com­pe­tir con sus fa­la­cias. Y caen en des­gra­cia. El on­ce de mar­zo de 1930 la po­li­cía se­cre­ta de Sta­lin abre un ex­pe­dien­te a Va­vi­lov, que si­gue sien­do uno de los cien­tí­fi­cos más pres­ti­gio­sos del país. Los agen­tes bus­can prue­bas que com­pro­me­tan al bo­tá­ni­co en al­gún de­li­to de trai­ción a la pa­tria: por ejem­plo, sus nu­me­ro­sos via­jes por el mun­do pa­ra re­co­lec­tar se­mi­llas a cuen­ta del pre­su­pues­to del Es­ta­do. En los si­guien­tes años, po­co a po­co, van des­apa­re­cien­do de los ins­ti­tu­tos los cien­tí­fi­cos ge­ne­tis­tas: al­gu­nos son ajus­ti­cia­dos, po­cos son pues­tos de nue­vo en li­ber­tad, por la que pa­gan el pre­cio de acu­sar a Va­vi­lov de ac­ti­vi­da­des frau­du­len­tas con­tra el Es­ta­do. Sta­lin prohí­be al bo­tá­ni­co via­jar al ex­tran­je­ro y sus con­fi­den­tes le vi­gi­lan a to­das ho­ras.

El cien­tí­fi­co in­tu­ye el pe­li­gro, pe­ro de­ci­de ser fiel a su pa­tria, aun­que pu­do huir al ex­tran­je­ro, don­de con­ta­ba con ami­gos dis- pues­tos a ayu­dar­le y su tra­ba­jo era muy re­co­no­ci­do. “Qui­zá pe­rez­ca­mos en la ho­gue­ra, pe­ro nun­ca re­ne­ga­re­mos de nues­tras con­vic­cio­nes”, de­cla­ra a sus co­le­gas en 1939.

El seis de agos­to de 1940, la po­li­cía se­cre­ta de­tie­ne a Va­vi­lov acu­sán­do­lo de al­ta trai­ción. En los si­guien­tes on­ce me­ses se le so­me­te a cer­ca de 400 in­te­rro­ga­to­rios, a me­nu­do de no­che y a ve­ces has­ta de tre­ce ho­ras en las que per­ma­ne­ce to­do el tiem­po de pie. Al fi­nal Va­vi­lov re­co­no­ce ha­ber per­te­ne­ci­do a una or­ga­ni­za­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria.

¿LE ARRAN­CA­RON LA CON­FE­SIÓN ba­jo tor­tu­ra? ¿Fue un ac­to cal­cu­la­do, por­que pen­só que la po­li­cía se con­for­ma­ría con es­ta fal­sa de­cla­ra­ción y le tra­ta­rían con in­dul­gen­cia?

Si pen­só lo se­gun­do, sus pre­vi­sio­nes fa­lla­ron. El nue­ve de ju­lio de 1941 un con­se­jo de gue­rra con­de­na a muer­te a Va­vi­lov. Un año des­pués se le con­mu­ta la pe­na por 20 años en un cam­po de tra­ba­jos for­za­dos ( gu­lag). Su sa­lud es­tá muy de­te­rio­ra­da por una nu­tri­ción de­fec­tuo­sa y el 24 de enero de 1943 se le tras­la­da en es­ta­do fe­bril gra­ve al hos­pi­tal de la pe­ni­ten­cia­ría. “Des­de la pers­pec­ti­va del pa­sa­do, los acu­sa­do­res ven en mí al aca­dé­mi­co Va­vi­lov, pe­ro tie­nen hoy an­te sus ojos a un pu­ro desecho hu­mano”, afir­ma en su pre­sen­ta­ción. Dos días más tar­de, el hom-

bre que que­ría aca­bar con el ham­bre en el mun­do, mue­re co­mo con­se­cuen­cia de una ali­men­ta­ción in­su­fi­cien­te cró­ni­ca.

Sin em­bar­go, el ban­co de se­mi­llas que creó so­bre­vi­vió. Cuan­do se le­van­tó el si­tio de Le­nin­gra­do, me­dio mi­llón de ciu­da­da­nos, en­tre ellos nue­ve em­plea­dos del Ins­ti­tu­to, ha­bían muer­to. Pe­ro el aco­pio de se­mi­llas se man­te­nía ca­si ín­te­gro. Jun­to con aquel ma­te­rial sal­va­guar­da­do en otros ins­ti­tu­tos, los co­la­bo­ra­do­res de Va­vi­lov que han so­bre­vi­vi­do con­ti­núan con su mi­sión. Un cuar­to de si­glo des­pués de su muer­te aún se cul­ti­van 400 nue­vas va­rie­da­des sur­gi­das a par­tir de la co­lec­ción ini­cial, en­tre ellas, gar­ban­zos re­sis­ten­tes a la se­quía per­ti­naz y a cier­tas en­fer­me­da­des, y tri­go con un pe­rio­do de ma­du­ra­ción tem­pra­na. Gra­cias al su­pe­rior ren­di­mien­to de es­tos gra­nos, dis­mi­nu­ye de for­ma drás­ti­ca el nú­me­ro de ham­bru­nas que azo­tan a las re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas.

Se es­ti­ma que en 1979 cua­tro quin­tas par­tes de las plan­tas cu­ti­va­das en los cam­pos so­vié­ti­cos cre­cían a par­tir de se­mi­llas pro­ce­den­tes de los cen­tros im­pul­sa­dos por Va­vi­lov. Las co­se­chas pro­duc­to de es­tos cru­ces pro­por­cio­na­ban al Es­ta­do al año cin­co mi­llo­nes de to­ne­la­das adi­cio­na­les de ali­men­tos. Pa­ra esa fe­cha ya ha­cía tiem­po que la fi­gu­ra del in­ves­ti­ga­dor ha­bía si­do reha­bi­li­ta­da.

Tam­bién el res­to del mun­do se be­ne­fi­cia de la ex­tra­or­di­na­ria la­bor del bo­tá­ni­co. Hoy exis­ten mu­chos ban­cos de se­mi­llas, en­tre otros, la Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas (en in­glés Glo­bal Seed Vault), si­tua­do en la is­la ár­ti­ca no­rue­ga de Spitz­ber­gen, en el ar­chi­pié­la­go Sval­bard. Pe­ro allí so­lo se pue­de con­ser­var lo que fue re­co­lec­ta­do en el mo­men­to pro­pi­cio.

CAE EN DES­GRA­CIA CON STA­LIN, QUE LO EN­CAR­CE­LA EN 1940

Des­de los tiem­pos de Va­vi­lov el mun­do ha per­di­do cer­ca del 75% de to­das las plan­tas de cul­ti­vo, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la FAO. En­tre 1903 y 1983 des­apa­re­cie­ron so­lo en Es­ta­dos Uni­dos 660 de las 688 va­rie­da­des de ju­días ver­des an­tes exis­ten­tes; ade­más, 516 de los 544 tipos di­fe­ren­tes de re­po­llo o col, y 742 de las 798 cla­ses de maíz. En Mé­xi­co se ha ex­tin­gui­do el 80% de las es­pe­cies de maíz an­tes co­no­ci­das. Y en Fi­li­pi­nas, don­de los cam­pe­si­nos sem­bra­ban an­ta­ño mi­les de va­rie­da­des de arroz, hoy so­lo cre­cen dos es­pe­cies en el 98% de las tie­rras de la­bor. Esos mo­no­cul­ti­vos son pro­pen­sos a su­frir la pér­di­da de co- se­chas en ex­ten­sas su­per­fi­cies, por ejem­plo, de­bi­do a en­fer­me­da­des cau­sa­das por nue­vos pa­rá­si­tos que con el cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­can gran­des pla­gas en las plan­ta­cio­nes.

EN EL BAN­CO DE SE­MI­LLAS crea­do por Va­vi­lov, que si­gue sien­do de pro­pie­dad es­ta­tal, están al­ma­ce­na­das si­mien­tes de plan­tas que ya no exis­ten en su pa­tria. Tal vez sus ge­nes po­drían pre­ser­var al­gún día a la hu­ma­ni­dad de una ca­tás­tro­fe. El pla­ne­ta so­lo con­tie­ne pro­vi­sio­nes de ce­rea­les pa­ra que la po­bla­ción mun­dial sub­sis­ta unas se­ma­nas.

La ex­pe­rien­cia de las úl­ti­mas dé­ca­das ha de­mos­tra­do que la sal­va­ción de los cam­pe­si­nos sue­le de­pen­der de la ma­sa he­re­di­ta­ria de plan­tas sil­ves­tres em­pa­ren­ta­das con otras cul­ti­va­das hoy. Por ejem­plo, los bo­tá­ni­cos uti­li­zan ge­nes de tri­go sil­ves­tre pa­ra in­mu­ni­zar a cier­tas va­rie­da­des de tri­go cul­ti­va­do hoy con­tra el ata­que de un hon­go. Y en la In­dia, una mues­tra de un ti­po de arroz sil­ves­tre bas­tó pa­ra crear va­rie­da­des re­sis­ten­tes a dos tipos de pa­rá­si­tos del arroz en Asia. Jus­to lo que pro­po­nía Va­vi­lov.

La periodista cien­tí­fi­ca Ute Eber­le se ha ba­sa­do, en­tre otras fuen­tes, en la obra de Pe­ter Prin­gle, The Mur­der of Ni­ko­lai Va­vi­lov (Si­mon & Schus­ter, 2008) pa­ra re­cons­truir la bio­gra­fía del bo­tá­ni­co ru­so y su con­tex­to his­tó­ri­co.

Las fal­sas pro­me­sas de Tro­fim Ly­sen­ko (dcha) com­pi­ten con la es­for­za­da la­bor de Va­vi­lov.

1927: Va­vi­lov (con el abri­go en el bra­zo) vi­si­ta el cen­tro fi­to­ge­né­ti­co fun­da­do por él. Hoy es uno de los gran­des ban­cos de ge­nes ve­ge­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.