Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

Si ha­ce al­gu­nos años me hu­bie­ra pre­gun­ta­do us­ted si creo en los mi­la­gros, es muy po­si­ble que mi res­pues­ta fue­ra cuan­do me­nos am­bi­gua. Qui­zá lo más ló­gi­co hu­bie­ra si­do dar­le una res­pues­ta afir­ma­ti­va, ya fue­ra por las in­fluen­cias de una edu­ca­ción cris­tia­na que ter­mi­na por con­ver­tir la in­ter­ven­ción di­vi­na en cos­tum­bre, ya por el sim­ple con­ven­ci­mien­to per­so­nal de que exis­ten he­chos ex­tra­or­di­na­rios que las le­yes na­tu­ra­les y la cien­cia ac­tual no acier­tan a ex­pli­car. Pe­ro tam­po­co hu­bie­ra de­bi­do des­car­tar una res­pues­ta ne­ga­ti­va, te­nien­do en cuen­ta el cre­cien­te ra­cio­na­lis­mo y el des­cré­di­to re­li­gio­so que in­va­de nues­tra so­cie­dad y al que re­sul­ta di­fí­cil per­ma­ne­cer ajeno. Sea cual fue­re mi res­pues­ta, lo cier­to es que ha­bría si­do to­do me­nos ori­gi­nal a te­nor de los re­sul­ta­dos que se des­pren­den del Pro­gra­ma In­ter­na­cio­nal de En­cues­tas So­cia­les (In­ter­na­tio­nal So­cial Sur­vey Pro­gram­me, ISSP en sus si­glas en in­glés), la ma­yor encuesta rea­li­za­da a es­ca­la mun­dial so­bre creen­cias re­li­gio­sas y cu­yos re­sul­ta­dos re­se­ña­mos con más de­ta­lle en el in­te­rior del nú­me­ro. Se­gún el ISSP, el 55% (el 41,3% en Es­pa­ña) de las per­so­nas en­cues­ta­das en 40 paí­ses de to­dos los con­ti­nen­tes cree o es­tá fir­me­men­te con­ven­ci­da de la exis­ten­cia de los mi­la­gros y la in­ter­ven­ción di­vi­na, mien­tras que el res­tan­te 45% con­si­de­ra que es im­po­si­ble o po­co pro­ba­ble. Si la pregunta con la que arran­ca­ba es­te edi­to­rial me fue­ra for­mu­la­da hoy, en mi res­pues­ta no ha­bría un atis­bo de du­da: sí, por su­pues­to que creo en los mi­la­gros. Es más, es­pe­ro y de­seo con to­das mis fuer­zas que al me­nos uno se pro­duz­ca. Aque­llos que com­par­tan la pe­no­sa ex­pe­rien­cia de con­tar con un fa­mi­liar, con un ami­go o con una per­so­na que­ri­da atra­ve­san­do una si­tua­ción clí­ni­ca com­pli­ca­da coin­ci­di­rán con­mi­go. Cuan­do la cien­cia se mues­tra im­po­ten­te an­te un pro­ble­ma, cuan­do año tras año la úni­ca al­ter­na­ti­va que ofre­ce es la re­sig­na­ción y los cui­da­dos pa­lia­ti­vos, cuan­do uno ve có­mo esa per­so­na que quie­re y ad­mi­ra se en­cie­rra en la pe­que­ña ur­na de cris­tal a la que se ha re­du­ci­do su mun­do, sin po­der mo­ver­se, sin ca­si po­der hablar, nues­tra al­ma de­ja de ator­men­tar­se con pre­gun­tas sin res­pues­ta y se re­be­la con to­das sus fuer­zas y bus­ca allí don­de cree que pue­de en­con­trar el au­xi­lio que ne­ce­si­ta: el mi­la­gro. La for­ma en que es­te se ma­ni­fies­te, pa­ra ser­le sin­ce­ro, me tie­ne sin cui­da­do. Pa­ra mí tan mi­la­gro­sa es la in­ter­ven­ción di­vi­na que pro­pi­cia una cu­ra­ción es­pon­tá­nea co­mo la apa­ri­ción de un nue­vo y efec­ti­vo me­di­ca­men­to pro­duc­to de años de in­ves­ti­ga­ción. Ce­le­bra­ré am­bas con igual de­vo­ción e in­ten­si­dad. Creer o no creer en mi­la­gros no es pues una cues­tión de edu­ca­ción ni de cul­tu­ra ni mu­cho me­nos de fe, por­que en ver­dad la fe po­co tie­ne que ver con ellos. La fe, co­mo afir­mó en su día el ya di­mi­ti­do Pa­pa Jo­seph Rat­zin­ger, no pre­ci­sa del mi­la­gro pa­ra exis­tir. Por eso, lo im­por­tan­te no es tan­to si cree­mos o no en su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios, sino si so­mos ca­pa­ces de ad­mi­tir que lo que hoy nos pa­re­ce im­po­si­ble ma­ña­na pue­da de­jar de ser­lo, si acep­ta­mos que nues­tro des­tino de­pen­de de no­so­tros mis­mos y que po­de­mos cam­biar­lo. Ese es y no otro, ami­go mío, el ver­da­de­ro mi­la­gro.

Cuan­do la cien­cia se mues­tra im­po­ten­te an­te un pro­ble­ma, cuan­do uno ve có­mo la per­so­na que quie­re y ad­mi­ra se en­cie­rra en la pe­que­ña ur­na de cris­tal a la que se ha re­du­ci­do su mun­do, se re­be­la con to­das sus fuer­zas y bus­ca au­xi­lio allí don­de cree que pue­de en­con­trar­lo: en el mi­la­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.