Mis­te­rio mé­di­co: re­cu­pe­ra­ción de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble

Geo - - GEONOTICIAS -

CA­DA AÑO SE PU­BLI­CAN, en re­vis­tas mé­di­cas es­pe­cia­li­za­das, en­tre 20 y 30 ca­so de cu­ra­cio­nes re­pen­ti­nas inex­pli­ca­bles se­gún los con­cep­tos de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. Los mé­di­cos ha­blan de “re­mi­sión es­pon­tá­nea” cuan­do una en­fer­me­dad in­vo­lu­cio­na sin la apli­ca­ción de nin­gún tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, o me­dian­te una te­ra­pia que ha­bi­tual­men­te no sur­te nin­gún efec­to pa­ra esa do­len­cia. Ta­les cu­ra­cio­nes se han cons­ta­ta­do en va­rios tipos de en­fer­me­da­des can­ce­rí­ge­nas, co­mo tu­mo­res ma­lig­nos de ri­ñón y sis­te­ma uri­na­rio, me­la­no­mas cutáneos, neu­ro­blas­to­mas y al­gu­nas for­mas de lin­fo­ma. Cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do se con­sa­gran al es­tu­dio de un fe­nó­meno tan in­só­li­to. “Cuan­do los pa­cien­tes su­pe­ran un tu­mor can­ce­rí­geno sin tra­ta­mien­to mé­di­co”, afir­ma el oncólogo Her­bert Kap­pauf de Starn­berg (Ale­ma­nia), “de­be­ría­mos ana­li­zar ese pro­ce­so de for­ma mi­nu­cio­sa pa­ra apro­ve­char su uti­li­dad des­de el pun­to de vis­ta te­ra­péu­ti­co”.

EN CO­LA­BO­RA­CIÓN CON WAL­TER GALLMEIER, fa­lle­ci­do ha­ce al­gu­nos años, Kap­pauf, mé­di­co je­fe del Hos­pi­tal Clí­ni­co de Nu­rem­berg (Ale­ma­nia), de­di­có mu­cho tiem­po al es­tu­dio de los his­to­ria­les clí­ni­cos de pa­cien­tes de cán­cer. Más de una vez, am­bos mé­di­cos ob­ser­va­ron extasiados có­mo in­vo­lu­cio­na­ban de for­ma ma­ni­fies­ta tu­mo­res de has­ta dos ki­lo­gra­mos de pe­so en pa­cien­tes que no re­ci­bían tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal. Es­tas re­mi­sio­nes ca­si nun­ca se pro­du­cen “de la no­che a la ma­ña­na”, al con­tra­rio: los tu­mo­res tar­dan en des­apa­re­cer se­ma­nas e in­clu­so me­ses. Por eso, mu­chos ca­sos de re­mi­sión es­pon­tá­nea pa­san des­aper­ci­bi­dos y no se re­gis­tran en nin­gún archivo clí­ni­co, da­do que los pa­cien­tes re­cu­pe­ra­dos rom­pen el con­tac­to con los mé­di­cos que les tra­ta­ban. El ca­so del ju­bi­la­do del ser­vi­cio de fe­rro­ca­rril Gün­ter K., de Ale­ma­nia, es dis­tin­to. Él sí ha man­te­ni­do la re­la­ción con su mé­di­co y aho­ra ofre­ce in­for­ma­ción de­ta­lla­da so­bre su ex­pe­rien­cia a GEO.

¡DIAG­NÓS­TI­CO: CÁN­CER DE PUL­MÓN! PE­RO LUE­GO DES­APA­RE­CIE­RON RE­PEN­TI­NA­MEN­TE LAS ME­TÁS­TA­SIS...

Fue un mi­la­gro. No hay otra for­ma de lla­mar­lo. Fui al mé­di­co por­que su­fría do­lo­res en la nu­ca. Des­pués de ha­cer­me ra­dio­gra­fías y to­mo­gra­fías, me di­je­ron: tie­ne un tu­mor en el pul­món. Arri­ba a la iz­quier­da. No es im­por­tan­te, lo he­mos des­cu­bier­to a tiem­po. No hay me­tás­ta­sis. Lue­go di­je­ron, va­mos a ope­rar, se­rá un pe­que­ño cor­te, pe­ro fue una ci­ca­triz de 45 cen­tí­me­tros, des­de el pe­cho has­ta el dor­so. So­lo ten­go me­dio pul­món.

Tres me­ses más tar­de fui a re­vi­sión a Bad Rei­chen­hall, al sur de Ale­ma­nia. A los cua­tro días sen­tí pin­cha­zos en la in­gle. Me vol­vie­ron a ope­rar. Lue­go di­je­ron: her­nia in­gui­nal re­suel­ta. De­cían que so­lo era una her­nia in­gui­nal, pe­ro no me da­ban el al­ta. Me fui a ca­sa a pe­ti­ción pro­pia, con mi her­nia in­gui­nal. En el tren, leí el in­for­me que me die­ron: se men­cio­na­ba la exis­ten­cia de gran­des tu­mo­res en la pa­red ab­do­mi­nal y el hí­ga­do.

Me sen­tí aba­ti­do. Me pa­re­cía in­com­pren­si­ble. En tres me­ses es­ta­ba in­va­di­do por el cán­cer. Y pa­ra mí la pa­la­bra cán­cer sig­ni­fi­ca­ba muer­te. Fue­ron los mi­nu­tos más ate­rra­do­res de mi vi­da. ¿Có­mo se lo iba a de­cir a mi mu­jer? El via­je en tren fue el co­mien­zo de una pe­lí­cu­la men­tal que ve­ría du­ran­te me­ses. Ex­pe­rien­cias pa­sa­das se en­tre­mez­cla­ban con el pre­sen­te. Re­bo­bi­na­ba el re­cuer­do de la no­che del bom­bar­deo de Dres­de en 1945. Yo vi­ví la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial de mu­cha­cho. Así que ya ha­bía pa­sa­do por el in­fierno, el mis­mo del tra­yec­to en fe­rro­ca­rril de Rei­chen­hall a Nu­rem­berg. ¿Me es­tá su­ce­dien­do es­to a mí? ¿Por qué? Si no he he­cho na­da ma­lo.

Me en­cuen­tro de nue­vo en el hos­pi­tal y el pro­fe­sor di­ce: ni si­quie­ra po­de­mos apli­car qui­mio­te­ra­pia. Me pres­cri­bie­ron go­tas pa­ra el do­lor. Y con eso me des­pa­cha­ron. Pa­sa­ba las ho­ras en ca­sa hun­di­do en el si­llón de­lan­te del te­le­vi­sor, co­mo pe­tri­fi­ca­do, vien­do cen­te­llear la pantalla. Por mi men­te so­lo pa­sa­ban imá­ge­nes de la pe­lí­cu­la que yo te­nía gra­ba­da en lo más pro­fun­do. Mi mu­jer di­ce que ella san­gra­ba en su in­te­rior, me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, cla­ro, pe­ro ha­cia fue­ra se mos­tra­ba so­lí­ci­ta pa­ra con­so­lar mi pe­na. Yo so­lo pen­sa­ba: “¡No me pue­den de­jar así, sin más, has­ta que re­vien­te!“

Nos sen­ta­mos en una me­sa, mi mu­jer y yo pa­ra re­dac­tar el tes­ta­men­to. Te­ne­mos una ca­sa, ella tie­ne ga­ran­ti­za­do un lu­gar don­de re­si­dir. Tam­bién te­ne­mos un se­gu­ro de vi­da. Que su­ce­da lo que ten­ga que ser. Cuan­do fir­ma­mos el do­cu­men­to, al­go se li­be­ró en mi in­te­rior, co­mo si se hu­bie­ra des­he­cho un nu­do, des­apa­re­ció una pre­sión aquí en el pe­cho, don­de es­ta­ba alo­ja­do ese tu­mor. Al fin ha­bía po­di­do de­ci­dir al­go. No es­ta­ba a mer­ced de quien sa­be qué. Ha­bía ma­ne­ja­do yo mis­mo el cam­bio de agu­jas.

Ca­sual­men­te por la mis­ma épo­ca mi mu­jer es­cu­chó un con­se­jo de nues­tro den­tis­ta, cu­yo her­mano es in­ves­ti­ga­dor del cán­cer: hay que co­mer ca­da día en­sa­la­das fres­cas, zu­mos de na­ran­ja na­tu­ra­les, ver­du­ras y ca­da no­che una man­za­na. “Pu­ra vi­ta­mi­na”, di­ce aún hoy. Po­co a po­co fui re­cu­pe­ran­do el ape­ti­to y pu­de ves­tir­me por mí mis­mo. “Lo va­mos a con­se­guir”, cuán­tas ve­ces re­pe­tía mi mu­jer esa fra­se. “No hay que fla­quear nun­ca.”

Me­dio año más tar­de, du­ran­te una re­vi­sión ru­ti­na­ria, el mé­di­co pre­gun­tó si me ha­bían ope­ra­do del hí­ga­do. No. Era in­creí­ble. Ya no ha­bía me­tás­ta­sis he­pá­ti­ca. Sí exis­ten los mi­la­gros, al me­nos pa­ra mi mu­jer y pa­ra mí.

LOS MÉ­DI­COS DE­BA­TEN QUÉ PRO­CE­SOS pue­den ocul­tar­se de­trás de ta­les evo­lu­cio­nes “mi­la­gro­sas”. ¿Cuál pue­de ser el ori­gen de una re­mi­sión es­pon­tá­nea? Pri­me­ro tra­tan de ex­pli­car­lo me­dian­te la teo­ría de la reacción del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio a las in­fec­cio­nes. Así, en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas que cur­san con fie­bre po­drían im­pul­sar esa cu­ra­ción a tra­vés de los pro­pios vi­rus y bac­te­rias que in­va­den el cuer­po del en­fer­mo: los me­ca­nis­mos de de­fen­sa del or­ga­nis­mo con­tra los agen­tes pa­tó­ge­nos tam­bién ata­can de al­gu­na ma­ne­ra al tu­mor. En es­ta ac­ción po­drían es­tar in­vo­lu­cra­dos an­ti­cuer­pos del pro­pio pa­cien­te, co­mo son las ci­to­ci­nas, que tal vez de­tie­nen el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas. Otra for­ma de “en­cen­di­do ini­cial” que ac­ti­va el me­ca­nis­mo de neu­tra­li­za­ción de un tu­mor pa­re­cen ser las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas: el “trau­ma de la ope­ra­ción” po­dría mo­vi­li­zar las de­fen­sas la­ten­tes del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Otros fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes son las trans­fu­sio­nes de san­gre o el in­flu­jo hor­mo­nal. Otro ar­gu­men­to que apor­tan otros in­ves­ti­ga­do­res es la re­la­ción en­tre cier­tas die­tas ali­men­ti­cias y los me­ca­nis­mos fi­sio­ló­gi­cos. Pe­ro has­ta aho­ra, nin­gu­na de es­ta con­je­tu­ras ha da­do re­sul­ta­dos cla­ros. Mien­tras tan­to, ha­brá que con­si­de­rar es­tas cu­ra­cio­nes co­mo enig­mas mi­la­gro­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.