Un ti­ra y afloja a gran al­ti­tud

El con­flic­to te­rri­to­rial en­tre la In­dia y Pa­kis­tán por la re­gión de Ca­che­mi­ra lle­va años en­quis­ta­do. La vi­da dia­ria en La­dakh, sin em­bar­go, es pa­cí­fi­ca.

Geo - - GEONOTICIAS -

Los al­ti­pla­nos de La­dakh per­te­ne­cen al Es­ta­do in­dio de Jam­mu y Ca­che­mi­ra, es de­cir a la re­gión a la que el ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Bill Clin­ton se re­fi­rió co­mo “el lu­gar más pe­li­gro­so del mun­do”.

Des­de su in­de­pen­den­cia en 1947, In­dia y Pa­kis­tán se han de­cla­ra­do cua­tro ve­ces la gue­rra en es­ta re­gión del Hi­ma­la­ya. Ac­tual­men­te In­dia con­tro­la dos ter­cios del te­rri­to­rio en cues­tión. Pe­ro am­bos paí­ses re­cla­man la to­ta­li­dad del te­rri­to­rio del an­ti­guo Prin­ci­pa­do de Ca­che­mi­ra: el Go­bierno in­dio lo ha­ce ba­sán­do­se en que, en el mo­men­to de la di­vi­sión del sub­con­ti­nen­te, el maha­ra­já en fun­cio­nes se pro­nun­ció a fa­vor de la ad­he­sión a la In­dia. Los pa­quis­ta­níes, por su par­te, lo reivin­di­can por­que Ca­che­mi­ra es­tá po­bla­da por una ma­yo­ría de mu­sul­ma­nes y por­que la In­dia no reali­zó nin­gu­na con­sul­ta po­pu­lar ha­cien­do ca­so omi­so a los dic­ta­dos de las Na­cio­nes Uni­das.

Tam­bién Chi­na se ha apro­pia­do de par­tes del an­ti­guo Prin­ci­pa­do. En 1962, el Ejér­ci­to Ro­jo ocu­pó la me­se­ta de Ak­sai Chin. Hoy los Go­bier­nos de Del­hi y Pe­kín in­ten­tan me­jo­rar sus re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les, abren nue­vos pa­sos por la mon­ta­ña y al­can­zan acuer­dos co­mer­cia­les. Tam­bién el Go­bierno de Islamabad apues­ta por la di­plo­ma­cia en la cues­tión de La­dakh. No obs­tan­te, en el gla­ciar de Sia­chen to­da­vía se en­fren­tan sol­da­dos pa­quis­ta­níes e in­dios ar­ma­dos.

Más pe­li­gro­sos pa­ra la paz que los ejér­ci­tos re­gu­la­res, no obs­tan­te, son los

mu­yahi­di­nes ex­tran­je­ros, a me­nu­do ve­te­ra­nos de las gue­rras de Af­ga­nis­tán o Chechenia que han si­do in­tro­du­ci­dos en Ca­che­mi­ra por el ser­vi­cio se­cre­to pa­quis­ta­ní des­de 1999 pa­ra co­me­ter ata­ques te­rro­ris­tas en la par­te in­dia. El Go­bierno pa­quis­ta­ní pa­re­ce ha­ber per­di­do el con­trol so­bre es­tos gru­pos a los que se atri­bu­ye, en­tre otros, el aten­ta­do con­tra el Par­la­men­to in­dio y el se­cues­tro en el ho­tel Taj Ma­jal en Mum­bai. Cual­quier aten­ta­do po­dría pro­vo­car una es­ca­la­da bé­li­ca en­tre es­tos dos paí­ses con ar­mas nu­clea­res.

No obs­tan­te, en la vi­da dia­ria en la me­se­ta de La­dakh no se sien­te na­da de es­te odio re­li­gio­so. Allí los 150.000 bu­dis­tas con­vi­ven pa­cí­fi­ca­men­te con los mu­sul­ma­nes, que su­man ca­si el mis­mo nú­me­ro. In­clu­so se con­traen ma­tri­mo­nios mix­tos en los que las mu­je­res bu­dis­tas pue­den man­te­ner su re­li­gión, un he­cho ex­cep­cio­nal en el mun­do is­lá­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.