FAL­SAS ME­DI­CI­NAS

Geo - - GEONOTICIAS -

Inun­dan el mun­do. Nin­gún país es­tá a sal­vo. Ha­ce tiem­po que el cri­men or­ga­ni­za­do se ha in­tro­du­ci­do en es­te sec­tor y se ha apo­de­ra­do de un ne­go­cio lu­cra­ti­vo que ame­na­za la vi­da de quie­nes en­fer­man y ne­ce­si­tan tra­ta­mien­to.

Es co­mo la pes­te: en oto­ño de 2006, 115 per­so­nas –en­tre ellas, nu­me­ro­sos ni­ños– mu­rie­ron en Pa­na­má des­pués de in­ge­rir un ja­ra­be pa­ra la tos. Es­ta­ba en­ve­ne­na­do con die­ti­len­gli­col, una sus­tan­cia de sa­bor dul­ce que sue­le em­plear­se co­mo an­ti­con­ge­lan­te. 2007: en Gran Bre­ta­ña lle­gan al mer­ca­do 72.000 pa­que­tes de tres me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos: fár­ma­cos con­tra el cán­cer de prós­ta­ta, el in­far­to de mio­car­dio y la psi­co­sis. Con­tie­nen can­ti­da­des de­ma­sia­do pe­que­ñas del prin­ci­pio ac­ti­vo, en­tre el 50% y el 80% de los va­lo­res in­di­ca­dos en las ca­jas. 2011: al exa­mi­nar mues­tras de me­di­ca­men­tos con­tra la ma­la­ria to­ma­das en on­ce paí­ses afri­ca­nos, unos in­ves­ti­ga­do­res des­cu­bren que en lu­gar de las sus­tan­cias que sal­van la vi­da, con­tie­nen el anal­gé­si­co Paracetamol y Sil­de­na­fil, la sus­tan­cia ac­ti­va del Via­gra.

¿Hay al­go más in­fa­me que fal­si­fi­car me­di­ca­men­tos? ¿Qué ac­to pue­de en­tra­ñar más vi­le­za que fa­bri­car co­pias in­efi­ca­ces, o in­clu­so ve­ne­no­sas, de re­me­dios de los que la gen­te es­pe­ra cu­ra­ción? Ma­las co­pias de bol­sos de Guc­ci o re­lo­jes Ro­lex per­ju­di­can el ne­go­cio del pro­duc­tor del ori­gi­nal. Pe­ro un an­ti­bió­ti­co que no con­tie­ne más que ti­za, o un me­di­ca­men­to con­tra el cán­cer mez­cla­do con in­gre­dien­tes du­do­sos son bru­ta­les aten­ta­dos con­tra la vi­da de aque­llos que ya están su­frien­do.

La glo­ba­li­za­ción de la pro­duc­ción far­ma­céu­ti­ca ha fo­men­ta­do la pro­pa­ga­ción de es­ta pes­te; no hay país que pue­da afir­mar es­tar li­bre de ella. Se des­co­no­cen las di­men­sio­nes to­ta­les de las fal­si­fi­ca­cio­nes, pe­ro al­gu­nos es­tu­dios in­di­vi­dua­les arro­jan re­sul­ta­dos que asus­tan. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (WHO) es­ti­ma que en el sur de Áfri­ca, Amé­ri­ca La­ti­na y el Su­res­te de Asia, el 30% de los me­di­ca­men­tos no es au­tén­ti­co o bien por­que se ha pla­gia­do con in­ten­cio­nes cri­mi­na­les o bien por­que es de ma­la ca­li­dad por ne­gli­gen­cia de los es­tán­da­res de pro­duc­ción. En los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos con so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de su­per­vi­sión, me­nos del 1% de los me­di­ca­men­tos que se ven­den en las far­ma­cias no cum­ple lo que pro­me­te el pa­que­te. Tam­bién en Eu­ro­pa la si­tua­ción es­tá mu­cho peor de lo que se pien­sa cuan­do se tra­ta de re­me­dios pe­di­dos por in­ter­net.

Ha­ce tiem­po que el cri­men or­ga­ni­za­do se ha apo­de­ra­do de es­te ne­go­cio. Ban­das de fal­si­fi­ca­do­res con­si­guen pro­duc­tos du­do­sos en Chi­na e In­dia, por ejem­plo, y los lle­van a los paí­ses de des­tino a tra­vés de zo­nas de li­bre co­mer­cio en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos o Pa­na­má. Pa­ra en­cu­brir el ori­gen, tra­fi­can la mer­can­cía a tra­vés de di­ver­sos in­ter­me­dia­rios. “Las ban­das co­rren un ries­go muy pe­que­ño de ser des­cu­bier­tas. Las pe­nas son ba­jas y la ren­ta­bi­li­dad es muy al­ta”, ex­pli­ca Ali­ne Pla­nçon.

Tra­ba­ja en In­ter­pol, don­de es res­pon­sa­ble pa­ra ca­sos de cri­mi­na­li­dad re­la­cio­na­da con fár­ma­cos, y coope­ra con IM­PACT, la In­ter­na­tio­nal Me­di­cal Pro­ducts An­ti-Coun­ter­fei­ting Task­for­ce, una ini­cia­ti­va fun­da­da en 2006 por la WHO y otras or­ga­ni­za­cio­nes, en­tre ellas, aso­cia­cio­nes de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, mé­di­cos y far­ma­céu­ti­cos.

“Al­gu­nas de las ban­das de fal­si­fi­ca­do­res se de­di­ca­ban an­tes al nar­co­trá­fi­co”, di­ce Pla­nçon. “Co­mo se pue­de ga­nar mu­cho di­ne­ro con los me­di­ca­men­tos, aho­ra están ha­cien­do in­cur­sio­nes en es­te nue­vo ne­go­cio.” Des­de el pun­to de vis­ta de un de­lin­cuen­te se­ría ca­si un cri­men ig­no­rar el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co mun­dial (en 2012 su­mó pre­vi­si­ble­men­te unos 755.000 mi­llo­nes de eu­ros); un mer­ca­do que se ca­rac­te­ri­za por una de­man­da que nun­ca des­apa­re­ce. Los már­ge­nes de be­ne­fi­cio de los fal­si­fi­ca­do­res son fan­tás­ti­cos: in­vir­tien­do mil eu­ros pue­den ob­te­ner be­ne­fi­cios de 500.000 eu­ros, mu­cho más de lo que se pue­de ga­nar con soft­wa­res fal­si­fi­ca­dos, moneda fal­sa o dro­gas clá­si­cas.

Pla­nçon vue­la in­fa­ti­ga­ble­men­te al­re­de­dor del glo­bo pa­ra sen­si­bi­li­zar a los Go­bier­nos y los con­su­mi­do­res, pa­ra ca­pa­ci­tar a po­li­cías y fun­cio­na­rios de adua­na pa­ra la lu­cha con­tra los fal­si­fi­ca­do­res, pa­ra apo­yar­los en la pre­pa­ra­ción de re­da­das (ver reportaje pá­gi­na

84). Sus mi­sio­nes lle­van a sus agen­tes so­bre to­do a Asia y Áfri­ca, don­de la co­rrup­ción y la fal­ta de con­tro­les sue­len fa­ci­li­tar el ne­go­cio mor­tal de los es­ta­fa­do­res. Una cifra re­ve­la lo fá­cil que los cri­mi­na­les lo tie­nen en mu­chos lu­ga­res: el 30% de los 193 Es­ta­dos miem­bros de la WHO no tie­ne au­to­ri­da­des efi­cien­tes pa­ra el mer­ca­do de me­di­ca­men­tos; la fa­bri­ca­ción, la im­por­ta­ción y el con­trol de ca­li­dad ca­re­cen de re­gu­la­ción o so­lo están re­gla­men­ta­dos de for­ma ru­di­men­ta­ria.

Una gran preo­cu­pa­ción pa­ra cri­mi­na­lis­tas y po­lí­ti­cos que se de­di­can a te­mas de sa­lud es el flu­jo de me­di­ca­men­tos que lle­ga a Eu­ro­pa a tra­vés de “far­ma­cias” de in­ter­net.

Cen­tro de Co­rreo In­ter­na­cio­nal del ae­ro­puer­to de Frank­furt, jus­to al la­do de la pis­ta de ate­rri­za­je: ca­si to­do pa­que­te que lle­ga a Ale­ma­nia por co­rreo aé­reo ha de pa­sar por aquí y por el con­trol de adua­na. Son en­tre 10.000 y 15.000 en­víos al día.

Va­rias cin­tas de trans­por­te ser­pen­tean por el amplio pri­mer pi­so del edi­fi­cio nú­me­ro 190, por do­quier hay con­te­ne­do­res so­bre rue­das re­ple­tos de ca­jas de plás­ti­co co­lor “ama­ri­llo co­rreo”. La adua­na y Co­rreos tra­ba­jan co­do con co­do. Un adua­ne­ro cla­si­fi­ca el ma­te­rial y co­lo­ca en­víos lla­ma­ti­vos so­bre una cin­ta de trans­por­te. Al fi­nal de la mis­ma se en­cuen­tran Mar­kus Re­danz, de la adua­na, y un em­plea­do de Co­rreos.

Ha lle­ga­do el turno de un pa­que­te en­vuel­to con un arru­ga­do pa­pel co­lor na­ran­ja. El al­ba­rán de en­tre­ga iden­ti­fi­ca el con­te­ni­do co­mo Sup­ple­ments Me­di­ci­nes; ori­gen: In­dia; re­mi­ten­te: ile­gi­ble. “Co­no­ce­mos a nues­tros ha­bi­tua­les”, di­ce Re­danz, aña­dien­do que In­dia es uno de los paí­ses des­de don­de lle­gan mu­chos me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos.

El em­plea­do de Co­rreos pa­sa el cu­chi­llo por el car­tón y abre la tapa: el pa­que­te es­tá re­ple­to de am­po­llas. 580 ta­ble­tas de “Vi­la­gra 100”, azu­les, róm­bi­cos co­mo Via­gra; su­pues­ta­men­te con la mis­ma sus­tan­cia ac­ti­va que el ori­gi­nal. Ade­más, 200 ta­ble­tas ama­ri­llas, “Vi­da­lis­ta 20”, con un in­gre­dien­te igual­men­te des­ti­na­do a au­men­tar la po­ten­cia se­xual. Na­da de ca­jas, na­da de pros­pec­tos.

“Los me­di­ca­men­tos pa­ra la po­ten­cia se­xual son la mer­can­cía más ven­di­da”, di­ce el adua­ne­ro. “A ellos les co­rres­pon­de el 75% de lo que sa­ca­mos.” Unas ho­ras an­tes, sus co­le­gas han qui­ta­do de la cir­cu­la­ción un so­bre acol­cha­do que con­te­nía píl­do­ras ro­jas que su­pues­ta­men­te au­men­tan la po­ten­cia se­xual. “Mu­cha gen­te no tie­ne ni idea de que la im­por­ta­ción de me­di­ca­men­tos por co­rreo es­tá prohi­bi­da”. Ca­da día, lle­na­mos de pro­duc­tos du­do­sos un con­te­ne­dor so­bre rue­das.

Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias ad­vier­ten con in­sis­ten­cia del pe­li­gro que su­po­ne rea­li­zar pe­di­dos a tra­vés de “far­ma­cias” du­do­sas en in­ter­net. Y los re­sul­ta­dos de di­ver­sos es­tu­dios asus­tan: la Alian­za Eu­ro­pea pa­ra el Ac­ce­so a Me­di­ca­men­tos Se­gu­ros ana­li­zó 18 re­me­dios de pres­crip­ción obli­ga­to­ria com­pra­dos on li­ne, des­de pro­duc­tos con- tra la dis­fun­ción eréc­til, pa­san­do por re­me­dios car­dio­vas­cu­la­res has­ta me­di­ca­men­tos con­tra la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. El 62% re­sul­tó ser fal­so.

Ana­li­zan­do píl­do­ras in­cau­ta­das, el ins­ti­tu­to far­ma­céu­ti­co sui­zo Swiss­me­dic hi­zo des­cu­bri­mien­tos es­pe­luz­nan­tes: mu­chos pro­duc­tos des­ti­na­dos a au­men­tar la po­ten­cia no con­te­nían una can­ti­dad su­fi­cien­te de la sus­tan­cia ac­ti­va; otros –en­tre ellos, los pro­duc­tos Black Su­per­man y Feel good li­ke in a Hea­ven– con­te­nían una pe­li­gro­sa so­bre­do­sis. Nu­me­ro­sos adel­ga­zan­tes te­nían una sus­tan­cia ac­ti­va que ha­ce tiem­po se des­te­rró del mer­ca­do mun­dial por­que pue­de cau­sar com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res.

Pe­se a to­das las ad­ver­ten­cias, ca­da vez más per­so­nas ha­cen clic so­bre pro­duc­tos de “far­ma­cias” de in­ter­net que a ve­ces se pre­sen­tan co­mo ofer­tas se­rias pe­ro que tie­nen su se­de en el ex­tran­je­ro o ni si­quie­ra tie­nen una di­rec­ción fi­ja y, ni mu­cho me­nos, un bo­ti­ca­rio. El ne­go­cio flo­re­ce por­que los clien­tes quie­ren aho­rrar, por­que re­ci­ben me­di­ca­men­tos de pres­crip­ción obli­ga­to­ria sin re­ce­ta y por­que pue­den pe­dir píl­do­ras pa­ra la po­ten­cia sin que na­die les mi­re ra­ro; por eso, la “pes­te” tam­bién si­gue pro­pa­gán­do­se por Eu­ro­pa, in­clu­so por Aus­tria, don­de el co­mer­cio de me­di­ca­men­tos por co­rreo es­tá prohi­bi­do ba­jo pe­na.

El boom se re­fle­ja en el cre­cien­te nú­me­ro de en­víos pos­ta­les de­co­mi­sa­dos: en 2005, la adua­na se in­cau­tó en la Unión Eu­ro­pea de un to­tal de 560.000 pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos; en 2011 fue­ron más de 27 mi­llo­nes. Es­ta­dos Uni­dos re­gis­tra un de­sa­rro­llo se­me­jan­te: allí, las au­to­ri­da­des fron­te­ri­zas con­fis­ca­ron en 2011 me­di­ca­men­tos por va­lor de 16,8 mi­llo­nes de dó­la­res, el tri­ple que en 2010.

El ca­so que la fis­ca­lía de Pots­dam, cer­ca de Ber­lín, in­ves­ti­ga ba­jo el nú­me­ro de re­gis­tro 430 Js 30907/09 Wi arro­ja luz so­bre los mé­to­dos de la “ma­fia de las pas­ti­llas”: en

Pro­du­ce pa­vor ima­gi­nar­se me­di­ca­men­tos pro­ce­den­tes de la­bo­ra­to­rios de fal­si­fi­ca­do­res co­mo es­tos en Chi­na (arri­ba) y Co­lom­bia (iz­da). A las ban­das cri­mi­na­les les re­sul­ta fá­cil con­se­guir las má­qui­nas ne­ce­sa­rias pa­ra la pro­duc­ción y el em­pa­que­ta­do de me­di­ci­nas: ejem­pla­res usa­dos se pue­den com­prar a buen pre­cio por in­ter­net. Las ban­das no so­lo co­pian las pas­ti­llas, tam­bién per­fec­cio­nan las imi­ta­cio­nes del em­pa­que­ta­do. In­clu­so co­pian los ho­lo­gra­mas que cer­ti­fi­can la au­ten­ti­ci­dad (de­re­cha arri­ba: ori­gi­nal de la ca­ja de Hal­fan; aba­jo: fal­si­fi­ca­ción). Las pas­ti­llas de es­te me­di­ca­men­to con­tra la ma­la­ria que se en­con­tra­ron en la ca­ja del ho­lo­gra­ma fal­si­fi­ca­do con­te­nían so­lo Paracetamol.

¿Quién pue­de dis­tin­guir el ori­gi­nal de una pas­ti­lla de Via­gra

(arri­ba) de la co­pia (aba­jo)?

En los úl­ti­mos tiem­pos, la adua­na ale­ma­na vie­ne con­fis­can­do ca­da año va­rios mi­llo­nes de pas­ti­llas, co­mo es­tas píl­do­ras pa­ra adel­ga­zar pro­ce­den­tes de Asia y co­no­ci­das co­mo Li­Da. En teo­ría se ela­bo­ran so­lo con in­gre­dien­tes ve­ge­ta­les, pe­ro en reali­dad con­tie­nen una sus­tan­cia ac­ti­va sin­té­ti­ca en una do­sis pe­li­gro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.