El pre­cio de la glo­ba­li­za­ción

Hoy la ma­yo­ría de los fár­ma­cos es­tá pro­du­ci­do en Asia. El con­trol de las fá­bri­cas es, a to­das lu­ces, in­su­fi­cien­te.

Geo - - GEONOTICIAS -

DES­DE EL PUN­TO DE VIS­TA eco­nó­mi­co, las me­di­ci­nas so­lo son mer­can­cías, igual que una ma­qui­ni­lla de afei­tar o un te­lé­fono mó­vil. Co­mo la ma­yo­ría de los pro­duc­tos, los me­di­ca­men­tos han ex­pe­ri­men­ta­do una ola de glo­ba­li­za­ción que ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do far­ma­céu­ti­co sin que los pa­cien­tes lo no­ta­ran: has­ta fi­na­les de los años ochen­ta, los fa­bri­can­tes eu­ro­peos pro­du­cían el 80% de las sus­tan­cias ac­ti­vas en sus pro­pios paí­ses. Aho­ra, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las sus­tan­cias cu­ra­ti­vas del pla­ne­ta pro­ce­de de la­bo­ra­to­rios que se en­cuen­tran en Asia. Tan­to los eu­ro­peos co­mo los ame­ri­ca­nos com­pran más del 80% de las sus­tan­cias far­ma­céu­ti­cas prin­ci­pal­men­te en la In­dia y Chi­na. Lo más im­por­tan­te pa­ra los com­pra­do­res es que la mer­can­cía es­té a buen pre­cio.

El anal­gé­si­co Paracetamol, por ejem­plo, se ha de­ja­do de pro­du­cir en el con­ti­nen­te eu­ro­peo; en el ca­so de los an­ti­bió­ti­cos, los ciu­da­da­nos de­pen­den al­ta­men­te de Asia. Con la glo­ba­li­za­ción ha cre­ci­do el ries­go de fal­si­fi­ca­cio­nes y me­di­ca­men­tos de ma­la ca­li­dad. De la mis­ma ma­ne­ra ha au­men­ta­do el desafío que su­po­ne ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes. Una ta­rea que co­rres­pon­de en pri­mer lu­gar a las em­pre­sas ba­jo cu­yo nom­bre los pro­duc­tos se dis­tri­bu­yen, llá­men­se Ba­yer, Merck, Gla­xoS­mit­hK­li­ne o Pfi­zer. Me­dian­te apa­ra­to­sos aná­li­sis, di­chas em­pre­sas tra­tan de ga­ran­ti­zar que los ba­rri­les con la ma­te­ria pri­ma realmente con­tie­nen lo que afir­ma la eti­que­ta y que no hay con­ta­mi­na­cio­nes. Una y otra vez apa­re­cen en­víos que no su­pe­ran es­tos exá­me­nes y que son de­vuel­tos al fa­bri­can­te. Ade­más, la ley de me­di­ca­men­tos exi­ge que tam­bién las em­pre­sas fue­ra de la Unión Eu­ro­pea sean ins­pec­cio­na­das regularmente y que unos ins­pec­to­res con­tro­len las má­qui­nas, los al­ma­ce­nes, los la­bo­ra­to­rios y la do­cu­men­ta­ción de los pro­ce­sos de pro­duc­ción.

Así se es­pe­ra ga­ran­ti­zar la lla­ma­da good

ma­nu­fac­tu­ring prac­ti­ce, las “bue­nas prác­ti­cas de pro­duc­ción.”

Una mi­sión ca­si im­po­si­ble. La Di­rec­ción Eu­ro­pea pa­ra la Ca­li­dad de los Me­di­ca­men­tos (EDQM, se­gún sus si­glas en in­glés) ha con­ce­di­do un to­tal de 3.500 cer­ti­fi­ca­dos que aprue­ban la pro­duc­ción de sus­tan­cias me­di­ci­na­les a em­pre­sas de 50 paí­ses. Di­chos cer­ti­fi­ca­dos se con­ce­die­ron en pri­mer lu­gar ba­sán­do­se en la do­cu­men­ta­ción en­tre­ga­da por las em­pre­sas. De es­ta ma­ne­ra, la au­to­ri­dad eu­ro­pea cer­ti­fi­ca que las em­pre­sas man­tie­nen de­ter­mi­na­dos es­tán­da­res de ca­li­dad. Sin em­bar­go, los ins­pec­to­res de la EDQM so­lo lo­gran exa­mi­nar per­so­nal­men­te unas 30 em­pre­sas al año.

Con cier­ta fre­cuen­cia su­ce­de que du­ran­te las re­vi­sio­nes los fa­bri­can­tes no se to­man muy al pie de la le­tra las nor­mas de ca­li­dad. O que in­clu­so tra­tan de en­ga­ñar a los ins­pec­to­res. En 2011, la EDQM sus­pen­dió pro­vi­sio­nal­men­te 18 cer­ti­fi­ca­dos y re­ti­ró com­ple­ta­men­te 14 cer­ti­fi­ca­dos por esos de­fec­tos o por la fal­si­fi­ca­ción in­ten­cio­na­da de los da­tos de pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.