Ra­pa­ces de la no­che

Su po­bla­ción se ha re­du­ci­do un 40%

Geo - - GEONOTICIAS -

El cen­tro de re­cu­pe­ra­ción

de Brin­zal, en la Ca­sa de Cam­po ma­dri­le­ña, es el úni­co en Es­pa­ña es­pe­cia­li­za­do en ra­pa­ces noc­tur­nas: atien­de

ca­da año a unas 1.200 aves, más de la mi­tad son mo­chue­los, búhos (en

la ima­gen), le­chu­zas, cá­ra­bos y au­ti­llos. En los

pro­gra­mas de cría en cau­ti­vi­dad han na­ci­do una vein­te­na de mo­chue­los

en dos años.

El re­fra­ne­ro lo de­ja cla­ro: ca­da mo­chue­lo a su oli­vo. Pe­ro, des­de que la sa­bi­du­ría po­pu­lar acu­ñó la sen­ten­cia, mu­chas de es­tas pe­que­ñas ra­pa­ces noc­tur­nas se han que­da­do sin oleá­cea en que ani­dar. Y su po­bla­ción se ha re­sen­ti­do gra­ve­men­te. De­ma­sia­do. En nues­tro país, el mo­chue­lo eu­ro­peo ( At­he­ne noc­tua vi­da­lii) ha per­di­do un 40% de sus efec­ti­vos en tan sólo quin­ce años, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a los cam­bios en el pai­sa­je im­pues­tos por la mo­der­na agri­cul­tu­ra tec­ni­fi­ca­da.

El pe­que­ño de­pre­da­dor –de unos 25 cm de lon­gi­tud y 50 cm de en­ver­ga­du­ra, un pe­so apro­xi­ma­do de 150 gra­mos y enor­mes ojos ama­ri­llos– se sien­te a gus­to en es­pa­cios abier­tos, co­mo los cul­ti­vos de se­cano y, de for­ma muy par­ti­cu­lar, en los oli­va­res. Los hue­cos de los re­tor­ci­dos tron­cos le ofre­cen re­fu­gio –ya que no cons­tru­ye ni­dos: se alo­ja en oque­da­des na­tu­ra­les o de cons­truc­cio­nes hu­ma­nas– y sus ra­mas le sir­ven de po­sa­de­ros des­de don­de ace­char a los roe­do­res e in­ver­te­bra­dos de que se ali­men­ta.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, la eli­mi­na­ción de lin­de­ros, ár­bo­les muer­tos y se­tos, mo­ra­da tan­to de los mo­chue­los co­mo de sus pre­sas, ha acom­pa­ña­do a la im­pa­ra­ble sus­ti­tu­ción de los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les. El so­bre­pas­to­reo tam­po­co ha ayu­da­do. Y el uso de pro­duc­tos tó­xi­cos con­tra las pla­gas (que las ra­pa­ces con­tro­la­ban de for­ma na­tu­ral), los atro­pe­llos y la ca­za ile­gal han aca­ba­do de diez­mar a es­tas aves.

Pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción, Brin­zal ( www.brin­zal.org), aso­cia­ción de­di­ca­da a la pro­tec­ción de las ra­pa­ces noc­tur­nas, ha pues­to en mar­cha el pro­yec­to “Un mo­chue­lo en ca­da oli­vo”, cu­yo ob­je­ti­vo es re­cu­pe­rar há­bi­tats agrí­co­las pa­ra que la es­pe­cie vuel­va a pros­pe­rar en ellos. En el parque ma­dri­le­ño de la Ca­sa de Cam­po, es­ta or­ga­ni­za­ción dis­po­ne del úni­co cen­tro es­pe­cia­li­za­do en re­cu­pe­ra­ción de mo­chue­los en Es­pa­ña, por el que pa­san ca­da año más de 600 ejem­pla­res.

La ini­cia­ti­va, que cuen­ta con el apo­yo de la Fun­da­ción Bio­di­ver­si­dad del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te, se desa­rro­lla des­de el año pa­sa­do en tie­rras del su­res­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, so­bre una su­per­fi­cie de unas 300 hec­tá­reas de la ve­ga del Ta­ju­ña, un afluen­te del Ja­ra­ma, que lo es a su vez del Ta­jo.

EL PRO­GRA­MA HA LO­GRA­DO

im­pli­car a los ayun­ta­mien­tos de Mo­ra­ta de Ta­ju­ña y Pe­ra­les de Ta­ju­ña, en cu­yos tér­mi­nos se eje­cu­ta. En fe­bre­ro, Brin­zal sus­cri­bió un acuer­do con el pri­me­ro in­te­gran­do 250 hec­tá­reas de te­rre­nos mu­ni­ci­pa­les en di­cho plan.

El ob­je­ti­vo es sen­si­bi­li­zar a los agri­cul­to­res pa­ra que ayu­den a so­bre­vi­vir a la ra­paz y a sus pre­sas con ac­cio­nes tan sen­ci­llas co­mo man­te­ner is­las de ve­ge­ta­ción al­re­de­dor de los ár­bo­les, evi­tar el ara­do ex­ce­si­vo y su­pri­mir el uso de her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das y otros ve­ne­nos.

Has­ta el mo­men­to se han su­ma­do al pro­yec­to do­ce pro­pie­ta­rios de

fin­cas ex­plo­ta­das co­mer­cial­men­te o pa­ra el au­to­con­su­mo y las tie­rras de seis coope­ra­ti­vas que abas­te­cen de ver­du­ras y hor­ta­li­zas a unas 230 fa­mi­lias de la re­gión. Apli­car las me­di­das que pro­te­gen al mo­chue­lo no so­lo no per­ju­di­ca “ni go­ta” su la­bor, sino que la fa­vo­re­ce: “Cuan­tos más de­pre­da­do­res ten­ga­mos, me­jor”, ase­gu­ra Do­min­go Gar­cía, pro­duc­tor del acei­te de oli­va Oleo­llano.

Pa­ra po­nér­se­lo más fá­cil al ave, se han ins­ta­la­do 300 es­ta­cas de ma­de­ra de 1,5 me­tros de al­tu­ra y 5 cen­tí­me­tros de diá­me­tro en lu­ga­res con po­cos po­sa­de­ros na­tu­ra­les. Tam­bién se han ins­ta­la­do 43 ca­jas-ni­do y se han plan­ta­do 180 al­men­dros que, ade­más de pro­por­cio­nar otra fuente de re­cur­sos al agri­cul­tor, re­sul­ta­rán idó­neos pa­ra la ni­di­fi­ca­ción del ave.

Pe­ro la me­jor ma­ne­ra de sal­va­guar­dar es­tos es­pa­cios es ha­cer­los ren­ta­bles. Su di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca de­pen­de de la ri­que­za eco­nó­mi­ca que pue­dan ge­ne­rar. Si sus pro­pie­ta­rios no pue­den man­te­ner­los, no ha­brá fu­tu­ro pa­ra el mo­chue­lo. Brin­zal ha crea­do un dis­tin­ti­vo que les iden­ti­fi­ca co­mo co­la­bo­ra­do­res, con el fin de que ofrez­can al con­su­mi­dor con­cien­cia­do la pro­tec­ción de las ra­pa­ces co­mo un va­lor aña­di­do.

Dos pro­duc­to­res de acei­te, vino y vi­na­gre eco­ló­gi­cos y cin­co coope­ra­ti­vas de con­su­mo os­ten­tan ya el lo­go­ti­po con la si­lue­ta ne­gra de la ra­paz so­bre una ra­ma blan­ca, que ates­ti­gua que los mo­chue­los son bien­ve­ni­dos en sus par­ce­las. Ade­más de la eti­que­ta, los en­va­ses van acom­pa­ña­dos de un fo­lle­to que ex­pli­ca el pro­yec­to.

La ini­cia­ti­va de Brin­zal bus­ca me­jo­rar los há­bi­tats de las po­bla­cio­nes ya exis­ten­tes de mo­chue­los, pe­ro las mis­mas han si­do ade­más re­for­za­das con ejem­pla­res li­be­ra­dos. A fi­na­les de enero se sol­ta­ron 25 in­di­vi­duos en Mo­ra­ta de Ta­ju­ña. Y a prin­ci­pios de mar­zo re­co­bra­ron la li­ber­tad otros 13 ani­ma­les.

EN TO­TAL 38 MO­CHUE­LOS más, de los que 11 na­cie­ron en pro­gra­mas de cría en cau­ti­vi­dad. “El res­to pro­ce­den de di­ver­sos pun­tos de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, y nos lle­ga­ron pa­ra que los aten­dié­ra­mos de di­ver­sos pro­ble­mas, prin­ci­pal­men­te trau­ma­tis­mos”, ex­pli­ca Pa­tri­cia Ore­jas, bió­lo­ga y coor­di­na­do­ra del cen­tro, don­de se apli­can téc­ni­cas tan sor­pren­den­tes co­mo la acu­pun­tu­ra, se en­tre­na a las aves jó­ve­nes a es­ca­par de los de­pre­da­do­res y se han idea­do avia­rios cir­cu­la­res pa­ra po­ten­ciar su mus­cu­la­tu­ra con vue­los con­ti­nuos.

“El mo­chue­lo no es­tá ca­ta­lo­ga­do to­da­vía co­mo es­pe­cie ame­na­za­da, pe­ro es di­fí­cil cuan­ti­fi­car su de­cli­ve. Re­sis­te la cli­ma­to­lo­gía me­jor que la le­chu­za pe­ro, co­mo ella, de­pen­de al cien por cien de la con­ser­va­ción del há­bi­tat. Cuan­do es­te se al­te­ra, se aca­bó: nun­ca más vuel­ve a ha­ber mo­chue­los”, ad­vier­te Íñigo Zu­be­ro­goi­tia, ex­per­to en ra­pa­ces noc­tur­nas. En la ve­ga del Ta­ju­ña se tra­ba­ja pa­ra que el agu­do mau­lli­do del mo­chue­lo si­ga re­so­nan­do en la no­che.

Los ve­te­ri­na­rios ad­mi­nis­tran un anal­gé­si­co a un mo­chue­lo

con una pa­ta le­sio­na­da (arri­ba). Dcha: li­be­ra­ción en

Mo­ra­ta de Ta­ju­ña (Ma­drid) de ejem­pla­res re­cu­pe­ra­dos o

cria­dos en cau­ti­vi­dad.

Al fo­tó­gra­fo Paul Alan Put­nam, 47 años, la vi­si­ta al cen­tro de re­cu­pe­ra­ción de Brin­zal le de­pa­ró una cu­rio­sa sor­pre­sa: na­da más en­trar en la jau­la de las aves, uno de los pe­que­ños mo­chue­los (irre­cu­pe­ra­ble pa­ra la vi­da en li­ber­tad) se lan­zó so­bre él pi­co­teán­do­le con in­sis­ten­cia tan­to en las bo­tas co­mo en la ca­be­za. Alan Put­nam, ha­bi­tua­do a es­te ti­po de si­tua­cio­nes, se lo to­mó con fi­lo­so­fía y fo­to­gra­fió la es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.