"No es cier­to que los ju­díos no lu­cha­ran con­tra los na­zis"

En­tre enero y ma­yo de 1943, ha­ce aho­ra 70 años, los ju­díos del gue­to de Var­so­via se le­van­ta­ron con­tra las tro­pas na­zis. Un re­la­to de va­len­tía y ho­rror.

Geo - - GEO ENTREVISTA -

Por qué no lu­cha­ron por sus vi­das? ¿Por qué mi­llo­nes de ju­díos eu­ro­peos se re­sig­na­ron a su suer­te sin ofre­cer re­sis­ten­cia? Pue­de que no exis­ta una res­pues­ta con­vin­cen­te a es­tas pre­gun­tas, pue­de que in­clu­so ni tan si­quie­ra de­bié­ra­mos plan­tear­las, por­que, en­tre otras co­sas, las po­si­bles res­pues­tas ja­más mos­tra­rían to­da la ver­dad de es­te epi­so­dio de la his­to­ria. Matt­hew Br­ze­zins­ki, periodista y es­cri­tor, ex­co­rres­pon­sal de The New York Ti­mes en Var­so­via y The Wall Street Journal en Moscú, in­da­ga en su nue­vo li­bro en la ver­dad del le­van­ta­mien­to ju­dío del gue­to de Var­so­via, la pri­me­ra re­vuel­ta ma­si­va con­tra la ocu­pa­ción na­zi. Que­ría en­ten­der por qué el pue­blo ju­dío se de­jó ma­sa­crar im­pu­ne­men­te. Él, que an­tes de co­men­zar su in­ves­ti­ga­ción se ima­gi­na­ba lu­chan­do con­tra las fuer­zas na­zis, lle­gó a la con­clu­sión de que en oca­sio­nes lo inex­pli­ca­ble es­con­de mo­ti­va­cio­nes más po­de­ro­sas que el or­gu­llo o la pro­pia vi­da. Br­ze­zins­ki con­tes­ta a GEO vía email.

Us­ted es­cri­bió es­te li­bro, en­tre otras co­sas, pa­ra res­pon­der­se a la pregunta de qué ha­bría he­cho de ha­ber es­ta­do

allí. ¿A qué con­clu­sión lle­gó?

–A la de que no soy tan va­lien­te co­mo pen­sa­ba. Al in­ves­ti­gar pa­ra el li­bro en­ten­dí que unir­se a un mo­vi­mien­to de re­sis­ten­cia su­po­nía aban­do­nar a la fa­mi­lia a una muer­te ca­si se­gu­ra. Co­mo pa­dre de tres ni­ños he te­ni­do que re­eva­luar mi pro­pio pen­sa­mien­to so­bre el te­ma. Al prin­ci­pio siem­pre me ima­gi­né a mí mis­mo co­mo un va­lien­te com­ba­tien­te, pe­ro aho­ra sé que me ha­bría que­da­do con mi mu­jer y mis hi­jos. Creo que esa mis­ma de­ci­sión fue la que adop­ta­ron cien­tos de mi­les de per­so­nas du­ran­te el ho­lo­caus­to. En cier­tos as­pec­tos, su de­ci­sión re­que­ría mu­cho más va­lor.

Du­ran­te si­glos, ju­díos y gen­ti­les vi­vie­ron se­pa­ra­dos en Po­lo­nia. ¿Pue­de es­to ex­pli­car el an­ti­se­mi­tis­mo po­la­co pre­vio a la in­va­sión na­zi?

–En Po­lo­nia, a pe­sar de com­par­tir la mis­ma área geo­grá­fi­ca, am­bas co­mu­ni­da­des vi­vían se­pa­ra­das. Cuan­do es­ta­lló la gue­rra el pue­blo po­la­co no se sin­tió res­pon­sa­ble de la suer­te de los ju­díos, o al me­nos no más de lo que po­drían ha­cer­lo ita­lia­nos o es­pa­ño­les. Lo trá­gi­co y de­plo­ra­ble fue que mu­chos gen­ti­les po­la­cos, preo­cu­pa­dos por su pro­pia su­per­vi­ven­cia, y an­ti­se­mi­tas de la ex­tre­ma de­re­cha ayu­da­ron a los na­zis en sus ase­si­na­tos. Eso pe­sa hoy mu­cho más en la con­cien­cia co­lec­ti­va po­la­ca que la pro­pia in­di­fe­ren­cia.

Las ma­sa­cres de ju­díos en Li­tua­nia y Ucra­nia oc­ci­den­tal no sir­vie­ron de avi­so pa­ra los ju­díos po­la­cos. ¿Có­mo es po­si­ble?

–Es­to es una cues­tión que ape­la más a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na que a una na­ción o gru­po hu­mano en par­ti­cu­lar. Siem­pre hay una ten­den­cia hu­ma­na a de­cir: “Es­to no pue­de pa­sar­me a mí” o “Es­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.