EL GUE­TO EN AR­MAS

"Ha­bía mu­chos po­la­cos de de­re­chas y de ex­tre­ma de­re­cha que ne­ce­si­ta­ban po­cos es­tí­mu­los pa­ra li­brar­se de los ju­díos. No po­dían com­pe­tir con ellos"

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

no pa­sa­rá aquí” y los na­zis ex­plo­ta­ron es­ta de­bi­li­dad hu­ma­na.

Los na­zis tam­bién se sir­vie­ron ma­gis­tral­men­te de las di­fe­ren­cias ét­ni­cas. ¿Có­mo fue en el ca­so po­la­co?

–Ha­bía mu­chos po­la­cos de de­re­chas y de ex­tre­ma de­re­cha que ne­ce­si­ta­ban po­co es­tí­mu­lo pa­ra que­rer li­brar­se de los ju­díos. No po­dían com­pe­tir con ellos: te­nían me­jor edu­ca­ción y te­nían más éxi­to eco­nó­mi­co, lo que fo­men­ta­ba el re­sen­ti­mien­to, so­bre to­do en­tre los que cul­pa­ban a otros de sus fra­ca­sos.

Eso no im­pi­dió que ju­díos y gen­ti­les lu­cha­ran co­do con co­do en los pri­me­ros mo­men­tos de la in­va­sión. Lue­go to­do cam­bió. ¿Por qué?

–La ma­qui­na­ria de pro­pa­gan­da ale­ma­na tu­vo mu­cho éxi­to fo- men­tan­do la di­vi­sión en­tre las dos co­mu­ni­da­des. El ju­dío fue re­tra­ta­do co­mo un agen­te co­mu­nis­ta, y ha­bía un seg­men­to de la so­cie­dad po­la­ca pre­pa­ra­da pa­ra creer esas men­ti­ras.

Y sin em­bar­go los ju­díos no se re­be­la­ron con­tra eso.

–No es del to­do cier­to. Se re­be­la­ron de mu­chas for­mas, pe­ro los mo­dos en que la ma­yo­ría lo hi­zo no atraen la ima­gi­na­ción del pú­bli­co. Los ju­díos ha­brían muer­to de ham­bre mu­cho an­tes de que Tre­blin­ka abrie­ra sus cá­ma­ras de gas de no ha­ber si­do por la economía su­mer­gi­da del gue­to. Es­ta for­ma de re­sis­ten­cia pa­si­va, sin em­bar­go, no es apro­pia­da pa­ra las pe­lí­cu­las.

La his­to­ria mues­tra que la re­sis­ten­cia ju­día en el gue­to se ba­só más en ac­cio­nes in­di­vi- dua­les que en la lu­cha or­ga­ni­za­da. ¿Fue así?

–Las di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas im­pi­die­ron un frente de re­sis­ten­cia uni­do du­ran­te mu­chos años. Ade­más, la ex­tra­or­di­na­ria con­cen­tra­ción hu­ma­na en un área muy re­du­ci­da hi­zo di­fí­cil or­ga­ni­zar­se a gran es­ca­la y con dis­cre­ción. La Ges­ta­po te­nía mu­chos co­la­bo­ra­do­res y agen­tes en Var­so­via, por eso era más se­gu­ro ope­rar en gru­pos pe­que­ños.

¿Por qué los sio­nis­tas y los na­cio­na­lis­tas po­la­cos fue­ron in­ca­pa­ces de agru­par­se ba­jo una mis­ma ban­de­ra?

–La res­pues­ta bre­ve es por­que los po­la­cos no les que­rían. La lar­ga es que los pro­pios po­la­cos es­ta­ban de­ma­sia­do ocu­pa­dos dis­cu­tien­do y pe­lean­do sus lí­neas po­lí­ti­cas. Y si no se fia­ban de sí mis­mos, me­nos iban a ha­cer­lo de in­tru­sos ét­ni­cos.

Den­tro de las fi­las ju­días tam­po­co se creó un frente co­mún. ¿Por qué?

–Por mie­do. Ha­bía una lap­so ge­ne­ra­cio­nal en­tre los lí­de­res jó­ve­nes y los ma­yo­res. Es­tos úl­ti­mos pen­sa­ban que era me­jor pa­ci­fi­car a los ale­ma­nes apa­ren­tan­do coope­rar con ellos. Sin em­bar­go ani­ma­ron ac­ti­va­men­te a la re­sis­ten­cia eco­nó­mi­ca.

¿Qué pa­pel ju­gó la pren­sa clan­des­ti­na en el gue­to?

–El mis­mo que el de otras pren­sas sub­te­rrá­neas en la Eu­ro­pa ocu­pa­da: di­se­mi­nar in­for­ma­ción pre­ci­sa de lo que ocu­rría. Ade­más, tu­vo tam­bién el pa­pel de man­te­ner al­to el es­pí­ri­tu y la es­pe­ran­za de la gen­te.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.