Ali­gá­to­res ame­ri­ca­nos en Flo­ri­da

Sus fau­ces de­vo­ra­do­ras tam­bién pue­den ser de­li­ca­das.

Geo - - GEO VISIÓN -

Aun­que pa­re­cen in­sen­si­bles, las apa­rien­cias en­ga­ñan: el cuer­po de los co­co­dri­los es­tá cu­bier­to de sen­so­res en for­ma de cú­pu­la, pun­tos don­de ter­mi­nan nu­me­ro­sos ha­ces de ner­vios. Una can­ti­dad muy gran­de se en­cuen­tra en el la­do ex­te­rior de las man­dí­bu­las y en la bo­ca, áreas que son diez ve­ces más sen­si­bles a los es­tí­mu­los de pre­sión que las ye­mas de los de­dos hu­ma­nos, se­gún de­mues­tra un nue­vo es­tu­dio. Es­to per­mi­te que los co­co­dri­los reac­cio­nen rá­pi­da­men­te a cual­quier mo­vi­mien­to del agua cau­sa­do por una po­si­ble pre­sa, in­clu­so en la os­cu­ri­dad. Ade­más, las hem­bras tam­bién uti­li­zan las fau­ces pa­ra ac­cio­nes de­li­ca­das, co­mo trans­por­tar la pro­le re­cién sa­li­da del hue­vo. En el ca­so de los ali­gá­to­res, los dien­tes de la man­dí­bu­la in­fe­rior no muer­den con­tra los de la su­pe­rior: están in­cli­na­dos ha­cia aden­tro, al con­tra­rio que ocu­rre con los co­co­dri­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.