Lla­ma­da de emer­gen­cia al pez ex­ter­mi­na­dor

Pa­ra pro­te­ger­se con­tra las al­gas ve­ne­no­sas, los co­ra­les pé­treos atraen a pe­ces go­bio.

Geo - - GEO VISIÓN -

La po­bla­ción de co­ra­les de nu­me­ro­sos arre­ci­fes del pla­ne­ta ha dis­mi­nui­do en so­lo 30 años. La cau­sa hay que bus­car­la en una se­rie de fac­to­res, prin­ci­pal­men­te re­la­cio­na­dos con el ca­len­ta­mien­to del agua. Tam­bién sal­ta a la vis­ta la ex­pan­sión de ma­cro­al­gas que cre­cen en mu­chos lu­ga­res so­bre am­plias zo­nas de los ban­cos de co­ral. Al­gu­nas es­pe­cies de al­gas ma­ri­nas, co­mo la Ch­lo­ro­des­mis fas­ti­gia­ta, in­clu­so se­gre­gan ve­ne­nos que ma­tan a los co­ra­les. O me­jor di­cho: los ma­ta­rían.

Por­que tam­bién en los arre­ci­fes la evo­lu­ción ha da­do ori­gen a las es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia más asom­bro­sas. Pa­ra pro­te­ger­se con­tra la Ch­lo­ro­des­mis fas­ti­gia­ta, un co­ral pé­treo, el Acro­po­ra na­su­ta, cuen­ta con la ayu­da de unos alia­dos, se­gún des­cu­brió el ecó­lo­go ma­rino Mark Hay, del Geor­gia Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, en Atlan­ta (Es­ta­dos Uni­dos). Di­cho co­ral emi­te se­ña­les ol­fa­ti­vas que son tan irre­sis­ti­bles pa­ra el go­bio de co­ral de man­chas azu­les ( Go­bio­don his­trio) que es­te pez es ca­paz de per­ci­bir­las y acu­dir a su lla­ma­da al ca­bo de en­tre cin­co y quin­ce mi­nu­tos. El pez go­bio vi­ve en la ma­ra­ña de ra­mas de Acro­po­ra na­su­ta y co­me la es­pe­cie de al­gas ve­ne­no­sas que la ma­yo­ría de los de­más pe­ces evi­ta.

Co­mo es na­tu­ral, tam­bién el go­bio sa­ca pro­ve­cho de la ayu­da que pres­ta a sus ve­ci­nos: el pez tie­ne un mo­co pro­tec­tor que atur­de a sus de­pre­da­do­res. Su efi­ca­cia se du­pli­ca gra­cias a la to­xi­na in­ge­ri­da con las al­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.