DE­BI­DO AL PE­SO DE LA DEU­DA,

Geo - - GEO VISIÓN -

ropa de hoy cre­cen en un mun­do don­de los adul­tos sue­len cons­ti­tuir la ma­yo­ría. Eu­ro­pa se con­vier­te en el con­ti­nen­te del ca­be­llo gris; 23 de los 25 Es­ta­dos más “vie­jos” del mun­do se en­cuen­tran en Eu­ro­pa.

El en­ve­je­ci­mien­to eu­ro­peo ha ori­gi­na­do una paz so­cial du­ra­de­ra, pues las so­cie­da­des que en­ve­je­cen tie­nen me­nos ten­den­cia a los cam­bios re­vo­lu­cio­na­rios. Sin em­bar­go, aho­ra que­da cla­ro que en mu­chos paí­ses eu­ro­peos la cla­se me­dia es ca­da vez me­nos ca­paz de echar una mano a la ge­ne­ra­ción si­guien­te. En otras pa­la­bras: mien­tras los ma­yo­res se las arre­glan re­la­ti­va­men­te bien con la cri­sis fi­nan­cie­ra, en los paí­ses del eu­ro ca­si uno de ca­da cua­tro me­no­res de 25 años es­tá sin tra­ba­jo. El des­em­pleo en los años ju­ve­ni­les es co­mo un trau­ma con se­cue­las a lar­go pla­zo: sue­le afec­tar al suel­do y las opor­tu­ni­da­des de as­cen­so in­clu­so dé­ca­das des­pués.

Cuan­do el pro­yec­to de Eu­ro­pa es­ta­ba en cons­truc­ción, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el con­ti­nen­te pa­re­cía vi­vir una épo­ca do­ra­da, con un boom de na­ci­mien­tos, un cons­tan­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y mu­chos con­su­mi­do­res jó­ve­nes. Fue en aque­lla épo­ca op­ti­mis­ta cuan­do los Es­ta­dos co­men­za­ron a acu­mu­lar aque­llas deu­das que aho­ra quie­ren de­jar co­mo he­ren­cia a los jó­ve­nes, una ge­ne­ra­ción me­nos nu­me­ro­sa: tan so­lo en los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, las deu­das as­cien­den a cer­ca de on­ce bi­llo­nes de eu­ros.

Si Ita­lia qui­sie­ra pa­gar sus deu­das es­ta­ta­les, una fa­mi­lia ita­lia­na de cua­tro per­so­nas, por ejem­plo, ten­dría que pa­gar ca­da mes 540 eu­ros en im­pues­tos adi­cio­na­les... con una ta­sa de in­te­rés del 5%. Y pa­ga­ría des­de aho­ra du­ran­te cien años. O Ale­ma­nia, que se en­cuen­tra en una si­tua­ción re­la­ti­va­men­te bue­na: si qui­sie­ra con­ce­der, sin aho­gar­se en más deu­das, no so­lo las pres­ta­cio­nes es­ta­ta­les co­rres­pon­dien­tes a las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les, sino las de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, ha­bría que su­bir des­de aho­ra mis­mo to­das las ta­sas e im­pues­tos en un 11% o re­du­cir to­dos los gas­tos es­ta­ta­les en un 9,3%. Lo que no ocu­rri­rá.

las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes lo tie­nen ca­da vez más com­pli­ca­do a la ho­ra de ha­cer po­lí­ti­ca, es de­cir, de di­se­ñar su pro­pio fu­tu­ro.

Pa­ra los ca­si cien mi­llo­nes de jó­ve­nes en­tre 15 y 29 años que vi­ven en la UE es­to sig­ni­fi­ca que, igual que los is­lan­de­ses, ellos tie­nen que en­con­trar su pro­pia sa­li­da de una cri­sis de la que no tie­nen la cul­pa. No po­drán lle­var la vi­da de sus pa­dres. Des­pués de la cri­sis, na­da vol­ve­rá a ser co­mo an­tes. Pe­ro lo que sue­na co­mo una ame­na­za pa­ra los pa­dres, es tam­bién una pro­me­sa pa­ra los jó­ve­nes.

¿Có­mo se desa­rro­lla la rup­tu­ra en­tre ge­ne­ra­cio­nes? De­pen­de mu­cho de la si­tua­ción en ca­da país: en los Es­ta­dos más fuer­tes eco­nó­mi­ca­men­te, se lu­cha más bien por la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca; en los Es­ta­dos más dé­bi­les des­de es­te pun­to de vis­ta, se pe­lea más bien por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas de dis­tri­bu­ción: por ejem­plo, en Es­pa­ña, la ju­ven­tud des­car­ga su ra­bia en la ca­lle con­tra las me­di­das de aus­te­ri­dad del Go­bierno, uti­li­zan­do mé­to­dos no vio­len­tos y de par­ti­ci­pa­ción ciudadana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.