RI­TA MAES­TRE HA FUN­DA­DO

Geo - - GEO VISIÓN -

in­dig­na­dos están sen­ta­dos en círcu­lo, com­ba­ten el ca­lor re­fres­cán­do­se mu­tua­men­te con pul­ve­ri­za­do­res y ha­blan du­ran­te ho­ras. Es­ta es VUES­TRA cri­sis, no la nues­tra. La no vio­len­cia irri­ta al Es­ta­do es­pa­ñol. Al fi­nal, los in­dig­na­dos se en­cuen­tran con una po­li­cía equi­pa­da co­mo si fue­ra a la gue­rra; se plan­ta an­te los edi­fi­cios de los ban­cos y pe­ga a dies­tro y si­nies­tro has­ta que de­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes, san­gran­do y tam­ba­leán­do­se, se ale­jan del lu­gar. Co­mo pa­dres que zu­rran a sus hi­jos sin ar­gu­men­tos.

El día des­pués de la eva­cua­ción de la Puer­ta del Sol se leen gra­fi­tos sar­cás­ti­cos en las per­sia­nas de ace­ro de los ne­go­cios.

¡LI­BER­TAD no sig­ni­fi­ca po­der ele­gir el co­lor de tu co­che!

Du­ran­te me­dio si­glo, sus pa­dres pu­die­ron so­ñar con la pros­pe­ri­dad, pe­ro aho­ra los jó­ve­nes se bur­lan de ellos.

¿Crees, de ver­dad, que la so­lu­ción re­si­de en ga­nar la lo­te­ría PRI­MI­TI­VA?

Di­ne­ro ba­ra­to, opio del pue­blo: “Du­ran­te la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, mu­chos obre­ros pen­sa­ban que iban a lle­gar a per­te­ne­cer a la cla­se me­dia. Un apar­ta­men­to pro­pio, aun­que con una hi­po­te­ca a 40 años, cam­bia la sen­sa­ción que tie­nes del lu­gar que ocu­pas en la so­cie­dad”. Ri­ta Maes­tre, 24 años, sa­ca ci­ga­rri­llos y ce­ri­llas de una bol­sa de gan­chi­llo con sus ma­nos de­li­ca­das. To­ma un sor­bi­to de cer­ve­za, pe­ro no to­ca las pa­ta­tas fri­tas. Ha­bla del de­cli­ve de la de­mo­cra­cia. “Te­ne­mos que hablar so­bre la Cons­ti­tu­ción.”

¡Es­ta­mos IM­PA­CIEN­TES!

Ju­ven­tud sin Fu­tu­ro con unos ami­gos de la uni­ver­si­dad. Ellos que­rían ha­cer ca­rre­ras aca­dé­mi­cas has­ta que, po­co a po­co, se les fue­ron ce­rran­do to­das las puer­tas. Co­mo no hay tra­ba­jo, Ri­ta Maes­tre ha vuel­to a vi­vir con sus pa­dres. Jun­tos ven la te­le y leen el pe­rió­di­co. Ri­ta les ex­pli­ca el mun­do. Allí don­de los pro­ge­ni­to- res ven el fra­ca­so de los po­lí­ti­cos, la hi­ja ve el fra­ca­so del sis­te­ma.

¡VO­SO­TROS NO sois NUES­TROS re­pre­sen­tan­tes!

“Mis pa­dres no lo com­pren­den. Creen que la cri­sis es un desafío téc­ni­co y por eso de­jan que los tec­nó­cra­tas to­men las de­ci­sio­nes. Pe­ro de­ci­dir si se res­ca­ta la ban­ca o la uni­ver­si­dad es una cues­tión po­lí­ti­ca.”

NO­SO­TROS no pa­ga­mos VUES­TRAS deu­das.

Des­pués de las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes, los in­dig­na­dos al­can­za­ron la apro­ba­ción del 70% de la po­bla­ción, pe­ro la ju­ven­tud no ha lo­gra­do des­per­tar a los es­pa­ño­les de su le­tar­go. El mo­vi­mien­to ho­ri­zon­tal tie­ne ma­sa, pe­ro ca­re­ce de im­pul­so. No mue­ve na­da ex­cep­to a sí mis­mo. Tam­bién por­que los in­dig­na­dos se nie­gan a ele­gir por­ta­vo­ces o a for­mar un par­ti­do po­lí­ti­co; rehú­san tra­ba­jar des­de un sis­te­ma que ellos si­guen con­si­de­ran­do ile­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.