LA IDEA DE QUE LAS “GE­NE­RA­CIO­NES”

Geo - - GEO VISIÓN -

Po­lo­nia están do­mi­na­das por gen­te en­tre 50 y 60 años de edad, que for­man par­te de la “Ge­ne­ra­ción So­li­dar­ność”: los que, de jó­ve­nes, so­por­ta­ron o de­rrum­ba­ron el co­mu­nis­mo y que hoy, de­ter­mi­na­dos a con­ser­var el po­der, re­pre­sen­tan el vie­jo ré­gi­men por su fi­ja­ción en la je­rar­quía y la na­ción.

Los jó­ve­nes están a un la­do de las lí­neas de frac­ción de 1989 y 2004. Los ma­yo­res, al otro. Por­cen­ta­je de los es­tu­dian­tes y uni­ver­si­ta­rios po­la­cos que pien­san que los pro­ble­mas so­lo se pue­den so­lu­cio­nar jun­tos: 84%.

Ka­mi­la Si­dor de­jó su tra­ba­jo. Hoy vi­ve de la em­pre­sa start up de su no­vio, en la que ha in­ver­ti­do di­ne­ro. Su jor­na­da es una su­ce­sión de reuniones. Con afán de eje­cu­ti­va, tra­ba­ja en la crea­ción de una co­mu­ni­dad de IT pa­ra mu­je­res jó­ve­nes. Sim­ple­men­te por­que pien­sa que es lo que al­guien de­be­ría ha­cer aho­ra.

“Mis pa­dres no en­tien­den lo que ha­go”, di­ce Si­dor. No en­tien­den que ella quie­ra ha­cer al­go con sen­ti­do y con­cre­to: me­jo­rar el mun­do. No com­pren­den que el fu­tu­ro per­te­ne­ce a es­tas com­mu­ni­ties, y no a la al­ta po­lí­ti­ca.Al dar y com­par­tir, no al com­pe­tir. Al ser y no al te­ner. Al op­ti­mis­mo, no al ci­nis­mo. Al cam­bio, no a la con­ser­va­ción. A la tec­no­lo­gía, no a la ideo­lo­gía.

Opi­nio­nes po­lí­ti­cas de los jó­ve­nes po­la­cos. “De iz­quier­das”: 10%. “De de­re­chas”: 14%. “Di­fí­cil de de­cir”: 64%.

Por la no­che, Ka­mi­la Si­dor y su no­vio ven por in­ter­net cur­sos de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. Lo lla­man “emi­gra­ción men­tal”: no hay que ir­se al ex­tran­je­ro pa­ra traer a Po­lo­nia las ideas a las que per­te­ne­ce el fu­tu­ro. Pa­ra eso tie­nes la red. son mu­cho más que uni­da­des bio­ló­gi­cas re­no­va­bles ca­da 30 años sur­gió en Ale­ma­nia, en el caos de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar. Los ma­yo­res, trau­ma­ti­za­dos por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Las uni­ver­si­da­des, atas­ca­das por ma­sas de jó­ve­nes. “Nos han des­he­re­da­do y aban­do­na­do co­mo con­jun­to”, es­cri­bió uno de ellos. Los jó­ve­nes co­men­za­ron a des­pre­ciar a los ma­yo­res, y los ma­yo­res ya no en­ten­dían a los jó­ve­nes. Du­ran­te aque­lla cri­sis, los so­ció­lo­gos se die­ron cuen­ta de que las “ge­ne­ra­cio­nes” com­par­ten sus pro­pias ex­pe­rien­cias, va­lo­res y ca­rac­te­rís­ti­cas, des­de la ju­ven­tud has­ta, a ve­ces, la ve­jez.

Las ener­gías sin ob­je­ti­vo de la ju­ven­tud de Wei­mar pron­to se des­car­ga­ron, el na­cio­nal­so­cia­lis­mo fue prin­ci­pal­men­te un pro­yec­to de es­te gru­po. Des­de en­ton­ces, la his­to­ria es vis­ta co­mo una su­ce­sión de gru­pos de per­so­nas de la mis­ma edad que ven el mun­do des­de pers­pec­ti­vas dis­tin­tas. Hoy en día, los eco­no­mis­tas dis­cu­ten si es me­jor for­mar par­te de una ge­ne­ra­ción nu­me­ro­sa o pe­que­ña. En Ale­ma­nia hay po­cos jó­ve­nes y po­ca com­pe­ten­cia por los tra­ba­jos, eso crea es­ta­bi­li­dad. Pe­ro en Var­so­via, Pos­na­nia o Bres­la­via pue­den ob­ser­var­se los be­ne­fi­cios que le su­po­ne a un país te­ner una po­bla­ción jo­ven re­la­ti­va­men­te gran­de. El dinamismo y las ga­nas de crear al­go pe­ne­tran la vi­da co­ti­dia­na de es­tas ciu­da­des.

Deu­da es­ta­tal por ha­bi­tan­te. Po­lo­nia: 5.044 eu­ros. Ale­ma­nia: 27.274 eu­ros.

Ha­ce un año, Mi­chal Ły­czek, un in­te­li­gen­te mu­cha­cho de 25 años, tra­ba­jó en la Uni­ver­si­dad de Var­so­via desa­rro­llan­do un sis­te­ma de ima­gen mé­di­ca pa­ra la sa­la de ope­ra­cio­nes. Pe­ro igual que Ka­mi­la Si­dor, su­frió a cau­sa de sus su­pe­rio­res. No en­ten­día que ellos so­lo pen­sa­ran des­de arri­ba ha­cia aba­jo, que nun­ca le pi­die­ran con­se­jo a na­die. Por ca­pri­cho, una no­che, Mi­chal Ły­czek es­cri­bió un pro­gra­ma de di­gi­ta­li­za­ción de di­bu­jos y es­bo­zos: “Subs­tan­ce”. Al lu­nes si­guien­te de­ja­ba su tra­ba­jo. Al­qui­ló un es­cri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.