PAR­TE 1: EL MAL DE LA MO­DER­NI­DAD

Geo - - GEO VISIÓN -

en que Ca­ro­la Si­grist te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra eva­luar co­rrec­ta­men­te a sus enemi­gos in­vi­si­bles, a esos ad­ver­sa­rios que es­ta bió­lo­ga ale­ma­na de 41 años ape­nas pue­de evi­tar y que ata­can su sis­te­ma de­fen­si­vo, ins­ti­gán­do­lo a co­ger las ar­mas al ins­tan­te. De for­ma tan ma­si­va que el sis­te­ma se de­rro­ta a sí mis­mo. Las con­se­cuen­cias: mu­co­sas que se hin­chan, do­lo­res de ca­be­za, erup­cio­nes cu­tá­neas, ojos que llo­ran, ata­ques ex­plo­si­vos de es­tor­nu­dos o pi­co­res en lu­ga­res inal­can­za­bles del in­te­rior de la gar­gan­ta y el oí­do. Pe­ro lo peor es la sen­sa­ción de as­fi­xia, cuan­do los bron­quios se con­traen de for­ma ame­na­za­do­ra y la tos se con­vier­te en un sil­bi­do in­quie­tan­te.

“Afor­tu­na­da­men­te nun­ca he lle­ga­do a caer­me de in­me­dia­to.” Si­grist lo di­ce con una tran­qui­li­dad sor­pren­den­te pa­ra al­guien cu­yo cuer­po le im­po­ne unas re­la­cio­nes hos­ti­les con sus­tan­cias pre­sun­ta­men­te inofen­si­vas. Pe­ro Ca­ro­la Si­grist ya es­tá pre­pa­ra­da. Ha apren­di­do a ac­tuar de for­ma es­tra­té­gi­ca. So­bre to­do, aho­ra sa­be quié­nes son sus ad­ver­sa­rios y cuán­do y có­mo ata­ca­rán.

A lo lar­go de su vi­da, su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio ha reac­cio­na­do de for­ma exa­ge­ra­da a la pre­sen­cia tan­to de sus­tan­cias de ga­tos y áca­ros del pol­vo co­mo tam­bién de gra­mí­neas (en­tre ellas, mu­chas es­pe­cies de ce­rea­les), abe­du­les y otros ár­bo­les que flo­re­cen tem­prano, co­mo el ave­llano y el ali­so. Cuan­do los in­vier­nos eu­ro­peos son sua­ves y sus es­po­ras flo­tan en el ai­re ya des­de fe­bre­ro, en­tran en el cuer­po a tra­vés de las mu­co­sas y pro­vo­can en al­gu­nos afec­ta­dos la fie­bre del heno du­ran­te gran par­te del año. Es más: los alér­ge­nos vo­la­do­res del pai­sa­je flo­re­cien­te for­man alian­zas be­li­co­sas con mu­chos ali­men­tos. Y co­mo las pro­teí­nas de al­gu­nos pó­le­nes cau­san­tes de aler­gias se pa­re­cen a cier­tas pro­teí­nas ali­men­ta­rias, las de­fen­sas de Si­grist no sue­len dis­tin­guir en­tre ami­go y enemi­go cuan­do es­tá co­mien­do. Co­mo con­se­cuen­cia de es­tas lla­ma­das “reac­ti­vi­da­des cru­za­das”, su or­ga­nis­mo es­tá en pie de gue­rra con la so­ja, el apio, el hi­no­jo, los agua­ca­tes, las man­za­nas, las pe­ras, las ce­re­zas, los ki­wis, las nec­ta­ri­nas, los me­lo­co­to­nes, las ci­rue­las, los li­chis, las al­men­dras, el to­mi­llo y el ro­me­ro.

“En lu­gar de ser un pla­cer, co­mer se ha con­ver­ti­do en al­go ce­re­bral”, di­ce Ca­ro­la Si­grist. Es­pe­cial­men­te ne­fas­to pa­ra per­so­nas co­mo ella es que en los ali­men­tos pro­du­ci­dos de mo­do in­dus­trial, muy po­cos in­gre­dien­tes aler­gé­ni­cos de­ben es­tar in­di­ca­dos. Tam­bién en los me­nús de mu­chos res­tau­ran­tes re­sul­ta im­po­si­ble des­cu­brir a tiem­po a sus ad­ver­sa­rios. “Las sal­sas, so­bre to­do, son co­mo una ru­le­ta ru­sa.” Al fi­nal, la úni­ca so­lu­ción sue­le ser la re­nun­cia.

del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio que ca­da vez afec­ta a más per­so­nas y es uno de los gran­des ma­les de la mo­der­ni­dad? Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Aler­gias (WAO, se­gún sus si­glas en in­glés), la en­fer­me­dad se propaga por el glo­bo co­mo una epi­de­mia, más rá­pi­do que el in­far­to de mio­car­dio o el cán­cer. Y a ve­ces tie­ne efec­tos igual de de­vas­ta­do­res: hay per­so­nas pa­ra las que el me­nor ras­tro de ca­cahue­te o la pi­ca­du­ra de una avis­pa bas­tan pa­ra cau­sar una anafi­la­xia, un ca­so alér­gi­co ex­tre­mo en el que la res­pi­ra­ción y el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar fa­llan en po­cos mi­nu­tos.

La gra­ve­dad de una aler­gia –si su­po­ne un pe­li­gro de muer­te o so­lo cau­sa un mo­les­to pi­cor, si es un in­ci­den­te ais­la­do o vuel­ve con re­gu­la­ri­dad– va­ría con ca­da per­so­na. Hay es­tu­dios que es­ti­man que has­ta el 30% de la po­bla­ción mun­dial ha sen­ti­do en car­ne pro­pia al­gún amok (ata­que fre­né­ti­co) más o me­nos gra­ve de an­ti­cuer­pos. Se­gún la WAO, el nú­me­ro de as­má­ti­cos cre­ce des­de ha­ce 40 años al rit­mo de un 50% por dé­ca­da. Su­man­do la fie­bre del heno y las aler­gias con­tra el ve­neno de in­sec­tos (pi­ca­du­ra de avis­pas, por ejem­plo), con­tra ali­men­tos, con­tac­to fí­si­co con cier­tos ma­te­ria­les, luz, me­di­ca­men­tos y de­más, el pro­ble­ma po­dría afec­tar a la mi­tad de los eu­ro­peos en 2015.

El cre­cien­te po­der de los alér­ge­nos cons­ti­tu­ye un enig­ma pa­ra in­ves­ti­ga­do­res y mé­di­cos. Eso sí, los pro­ce­sos bio­quí­mi­cos que hay de­trás de ca­da fal­sa alar­ma cor­po­ral (ver grá­fi­co) están des­ci­fra­dos en su ma­yo­ría. Pe­ro que­da po­co cla­ro por qué las aler­gias ata­can a ca­da vez más per­so­nas y sin em­bar­go no afec­tan a otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.