EL CUER­PO DE CA­RO­LA SI­GRIST

Geo - - GEO VISIÓN -

en­con­tra­rá paz. Al fi­nal, di­ce, el he­cho de que la fa­mi­lia se mu­da­ra a Ber­lín des­de la ciu­dad de Göt­tin­gen, al nor­te de Ale­ma­nia, tu­vo su la­do po­si­ti­vo. Aun­que al prin­ci­pio, ha­ce tres años, Si­grist no se sin­tió muy fe­liz con el cam­bio de ho­gar. Cuan­do le ofre­cie­ron a su ma­ri­do una cá­te­dra en una uni­ver­si­dad de Ber­lín y la fa­mi­lia lle­gó des­de la tran­qui­la Göt­tin­gen a la ca­pi­tal, tan­to su vi­da pri­va­da co­mo su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se vie­ron tras­tor­na­dos por com­ple­to.

Los hi­jos Paul, de do­ce años, y Phi­lipp, de diez, y la hi­ja Eli­sa­beth, de cin­co, lle­va­ron muy mal la mu­dan­za. Echa­ban de me­nos a sus ami­gos, es­ta­ban ten­sos, siem­pre en­fer­mos. No en­con­tra­ron pla­za en la guar­de­ría pa­ra la más pe­que­ña, a lo que se su­mó la larguísima bús­que­da de co­le­gios pa­ra los chi­cos: una car­ga men­tal que pe­sa­ba so­bre Ca­ro­la Si­grist y la hi­zo más sen­si­ble que nun­ca al ata­que de los alér­ge­nos. Igual que la ma­dre, su hi­jo Paul em­pe­zó a su­frir vio­len­tos ata­ques de es­tor­nu­dos en pri­ma­ve­ra. Aho­ra tam­bién el chi­co re­ci­be un tra­ta­mien­to de in­mu­ni­za­ción con in­yec­cio­nes en la Cha­ri­té, y des­pués de ca­da par­ti­do de fút­bol tie­ne que la­var­se el pe­lo pa­ra eli­mi­nar el po­len.

A Paul y sus her­ma­nos les hu­bie­ra gus­ta­do te­ner un ga­to. Pe­ro co­mo un so­lo pe­lo del fe­lino ha­bría bas­ta­do pa­ra pa­ra­li­zar el cuer­po de la ma­dre, op­ta­ron por dos gran­des acua­rios. Allí están na­dan­do guppys, te­tras neón, gam­bas, neo­nes chi­nos y pe­que­ños pa­rien­tes del si­lu­ro. Es­con­di­do en­tre las pie­dras: un cangrejo, el or­gu­llo de Paul. “Una vez pen­sa­mos que es­ta­ba muer­to”, cuen­ta. Pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.