PAR­TE 2: PRO­ME­SA DES­DE EL ESTABLO DE UNAVACA

Geo - - GEO VISIÓN -

elec­tros­tá­ti­cos, as­pi­ra­do­ras, bo­te­lli­tas pa­ra re­co­ger mues­tras, cues­tio­na­rios... Su des­tino: mi­les de gran­jas en el sur de Ale­ma­nia, Aus­tria y Sui­za. El ob­je­ti­vo de la bús­que­da: di­mi­nu­to. Un al­go ocul­to y des­co­no­ci­do que po­dría re­ga­lar a los ni­ños una vi­da li­bre de aler­gias. Un ger­men tal vez, pe­ro uno en­tre mi­llo­nes que pue­den en­con­trar­se en es­tos lu­ga­res.

Los cien­tí­fi­cos ras­ca­ron la mu­gre de las paredes de los es­ta­blos y to­ma­ron mues­tras de la le­che que las fa­mi­lias be­ben en el desa­yuno. Lo que so­bre to­do les in­tere­só fue­ron las ca­mas de los ni­ños: 8.000 col­cho­nes fue­ron as­pi­ra­dos si­guien­do unas in­di­ca­cio­nes pre­ci­sas: un me­tro cua­dra­do de ca­da uno, siem­pre du­ran­te un mi­nu­to. Ana­li­zar es­ta enor­me can­ti­dad de da­tos to­da­vía lle­va­rá años a los em­plea­dos de los la­bo­ra­to­rios y los pro­gra­ma­do­res.

La ale­ma­na Eri­ka von Mu­tius es co-coor­di­na­do­ra del me­ga­pro­yec­to en el que par­ti­ci­pan 150 in­ves­ti­ga­do­res de quin­ce paí­ses. “La in­ci­den­cia del as­ma y la fie­bre del heno en ni­ños cria­dos en gran­jas es cin­co ve­ces más in­fre­cuen­te que en­tre los ni­ños de las ciu­da­des”, di­ce. Más de 30 es­tu­dios, des­de Fin­lan­dia a Nue­va Ze­lan­da pa­san­do por Ca­na­dá, han con­fir­ma­do es­ta hi­pó­te­sis so­bre las gran­jas. “Sin em­bar­go, no sa­be­mos exac­ta­men­te qué es lo que pro­te­ge a los ni­ños en un en­torno ru­ral tra­di­cio­nal”, di­ce Von Mu­tius. “Si lo ave­ri­guá­ra­mos po­dría­mos fa­ci­li­tar la vi­da a mu­chí­si­mos pe­que­ños ator­men­ta­dos por las aler­gias.”

Ca­da vez hay más ni­ños, es­pe­cial­men­te en las ciu­da­des, que su­fren aler­gias. In­mu­nó­lo­gos de to­do el mun­do han bus­ca­do las cau­sas del fe­nó­meno, y du­ran­te dé­ca­das se han ido ha­cien­do po­co a po­co una idea de la tra­yec­to­ria de es­ta “en­fer­me­dad de la ci­vi­li­za­ción”.

En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, la do­len­cia cre­ció con la di­vul­ga­ción de Mic­key Mou­se. “An­tes de 1955, los ni­ños ju­ga­ban al ai­re li­bre des­pués del co­le­gio”, de­cla­ra Tho­mas Platts-Mills, ex­pre­si­den­te de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Aler­gia, As­ma e In­mu­no­lo­gía. Des­pués, los po­pu­la­res di­bu­jos ani­ma­dos con­quis­ta­ron las pan­ta­llas te­le­vi­si­vas. Y los pe­que­ños ca­lle­je­ros se hi­cie­ron adic­tos a la pantalla en un am­bien­te ca­da vez más es­té­ril.

En las dé­ca­das pa­sa­das, los oc­ci­den­ta­les no so­lo se adap­ta­ron a unos es­ti­los de vi­da nue­vos y ar­ti­fi­cia­les, tam­bién cam­bia­ron las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res. Ba­sán­do­se en eso, el cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co Da­vid Stra­chan desa­rro­lló en 1989 la “hi­pó­te­sis de la hi­gie­ne”. El re­sul­ta­do del es­tu­dio que reali­zó con 17.000 ni­ños: cuan­tos me­nos her­ma­nos te­nían, con ma­yor fre­cuen­cia pa­de­cían la fie­bre del heno. “Más ni­ños = más gér­me­nes = me­nos aler­gias”, con­clu­yó Stra­chan.

Mien­tras el dul­ce ho­gar se trans­for­ma­ba en una zo­na de hi­gie­ne es­té­ril, cre­cía la con­ta­mi­na­ción del ai­re y el agua. Por eso, la con­ta­mi­na­ción del me­dio am­bien­te fue el pri­mer cam­po don­de Eri­ka von Mu­tius tra­tó de en­con­trar ex­pli­ca­cio­nes al avan­ce de las aler­gias. “Cuan­do lle­gó la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia pen­sá­ba­mos que ha­bía lle­ga­do nues­tra opor­tu­ni­dad de de­mos­trar me­dian­te una com­pa­ra­ción di­rec­ta de es­te y oes­te que el ai­re con­ta­mi­na­do pro­vo­ca aler­gias y as­ma”, di­ce la cien­tí­fi­ca. Re­ca­bó da­tos en los ba­luar­tes más su­cios de la in­dus­tria quí­mi­ca de la an­ti­gua RDA: en Bit­ter­feld, Mer­se­burg, Leip­zig y Ha­lle, cu­yo río, el Saa­le, re­lu­cía tó­xi­ca­men­te por aquel en­ton­ces.

El re­sul­ta­do: un es­pec­ta­cu­lar fra­ca­so. Las es­ta­dís­ti­cas re­ve­la­ron que en Leip­zig, cu­yo ai­re es­ta­ba muy con­ta­mi­na­do con dió­xi­do de azu­fre, ha­bía me­nos ni­ños con as­ma y aler­gias que en Mú­nich, cu­yo ai­re es­tá re­la­ti­va­men­te lim­pio. Des­pués de la caí­da del co­mu­nis­mo, la ca­li­dad del ai­re en Ale­ma­nia orien­tal co­men­zó a me­jo­rar pau­la­ti­na­men­te y al mis­mo tiem­po, ca­da vez más ni­ños en­fer­ma­ban.

¿Qué ha­bía de­trás de es­te re­sul­ta­do con­tra­in­tui­ti­vo? En Ale­ma­nia orien­tal, la ta­sa de na­ta­li­dad se re­du­jo drás­ti­ca­men­te des­pués de la caí­da del co­mu­nis­mo. Es­to ha­cía pen­sar en las ob­ser­va­cio­nes de Da­vid Stra­chan so­bre la re­la­ción en­tre el ta­ma­ño de las fa­mi­lias y la fre­cuen­cia de las aler­gias. No so­lo na­cían me­nos ni­ños, sino que tam­bién pa­sa­ban me­nos tiem­po en la guar­de­ría. Los ni­ños que asis­ten a la guar­de­ría ya de lac­tan­tes son me­nos pro­pen­sos a te­ner reac­cio­nes alér­gi­cas que aque­llos que van a la guar­de­ría más tar­de o que no han ido nun­ca.

Se­gún Eri­ka von Mu­tius, es­to no es su­fi­cien­te pa­ra ex­pli­car el in­cre­men­to de las aler­gias de los ni­ños: “A mi jui­cio, es­te fe­nó­meno es­te-oes­te si­gue sin en­ten­der­se”, di­ce. “Al­gún fac­tor nue­vo lle­gó al am­bien­te... o al­go vie­jo se per­dió.”

Re­gre­se­mos a la gran­ja, pues. ¿Qué fac­to­res de pro­tec­ción has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos po­dría ha­ber aquí?

ya con mu­cho de­ta­lle el bio­to­po don­de los ni­ños cre­cen prác­ti­ca­men­te sin aler­gias: “Las va­cas for­man par­te de ese am­bien­te. Y cuan­tas más es­pe­cies de ani­ma­les do­més­ti­cos, me­jor. Un establo con un sue­lo cu­bier­to de pa­ja. Un gra­ne­ro con heno. Un mon­tón de her­ma­nos. Y la le­che dia­ria de­be­ría pro­ce­der di­rec­ta­men­te del establo.”

El idílico mun­do de las gran­jas: sin em­bar­go, Von Mu­tius ad­vier­te de que se de­ben evi­tar erró­neas con­clu­sio­nes ro­mán­ti­cas. Vol­ver a be­ber le­che na­tu­ral no es una op­ción pa­ra los ha­bi­tan­tes de ciu­da­des. Pues la le­che cru­da pue­de con­te­ner gér­me­nes po­ten­cial­men­te mor­ta­les pa­ra los ur­ba­ni­tas; los ni­ños de la gran­ja están acos­tum­bra­dos.

Se cons­ta­tó una fuer­te pro­tec­ción con­tra las aler­gias so­bre to­do en ni­ños cu­yas ma­dres, du­ran­te el em­ba­ra­zo, ha­bían tra­ba­ja­do dia­ria­men­te en el establo y el gra­ne­ro. Y ha­bían be­bi­do regularmente le­che cru­da. Al pa­re­cer, du-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.