UN NUE­VO ES­TU­DIO CO­RRO­BO­RA

Geo - - GEO VISIÓN -

es­te diag­nós­ti­co: los cien­tí­fi­cos re­pi­tie­ron en Es­ta­dos Uni­dos las in­ves­ti­ga­cio­nes que ha­bían rea­li­za­do en gran­jas sui­zas… con­cre­ta­men­te, lo hi­cie­ron en el mun­do ru­ral ex­tre­ma­da­men­te con­ser­va­dor de los amish. Re­sul­ta­do: los hi­jos de es­ta co­mu­ni­dad cris­tia­na que si­gue re­cha­zan­do el pro­gre­so téc­ni­co, que vi­ve en fa­mi­lias nu­me­ro­sas y lle­va una vi­da ru­ral co­mo ha­ce 200 años, están aún me­jor pro­te­gi­dos con­tra el as­ma y las aler­gias que los “mo­der­nos” hi­jos de agri­cul­to­res sui­zos.

En el ai­re de las ciu­da­des, po­bre en mi­cro­bios, el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de mu­chos ni­ños ur­ba­nos pro­ba­ble­men­te ha ol­vi­da­do có­mo dis­tin­guir los gér­me­nes ami­gos de los enemi­gos. Es co­mo si le fal­ta­ran opor­tu­ni­da­des pa­ra en­tre­nar­se. Vis­to en di­men­sio­nes evo­lu­ti­vas, los hu­ma­nos he­mos de­ja­do nues­tro ho­gar, por así de­cir­lo, de la no­che a la ma­ña­na. He­mos sa­li­do abrup­ta­men­te del en­torno fa­mi­liar agrí­co­la que nos ha ro­dea­do des­de ha­ce 10.000 años, cuan­do nos vol­vi­mos se­den­ta­rios y los ca­za­do­res se con­vir­tie­ron en ga­na­de­ros y los re­co­lec­to­res, en cam­pe­si­nos. Pe­ro nues­tro or­ga­nis­mo, al pa­re­cer, to­da­vía es­tá pre­pa­ra­do pa­ra con­vi­vir con los vie­jos com­pa­ñe­ros de ca­sa y se orien­ta per­fec­ta­men­te en­tre va­cas y ca­bras, po­len y bac­te­rias, her­ma­nos y pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les.

Sin em­bar­go, co­mo no po­de­mos ni que­re­mos re­gre­sar a ese mun­do per­di­do, que to­da­vía pa­re­ce di­se­ña­do a la me­di­da de nues­tro or­ga­nis­mo: ¿no po­dría crear­se un sus­tra­to que die­ra al des­bor­dan­te sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio la tran­qui­li­za­do­ra sen­sa­ción de es­tar en la ca­sa de siem­pre? ¿No de­be­ría ser po­si­ble en­con­trar es­te re­me­dio mi­la­gro­so en al­gún lu­gar del bio­to­po?

“He­mos lo­gra­do ais­lar dos bac­te­rias pro­me­te­do­ras del ai­re de los es­ta­blos”, di­ce Eri­ka von Mu­tius. Es­te eli­xir fue ad­mi­nis­tra­do a ra­to­nes co­mo spray na­sal. Y les im­pi­dió efi­caz­men­te desa­rro­llar as­ma alér­gi­ca.

No obs­tan­te, la cien­tí­fi­ca no pa­re­ce eu­fó­ri­ca cuan­do ha­bla de su éxi­to. “En el ca­so del ser hu­mano, no lle­ga­re­mos muy le­jos con gér­me­nes in­di­vi­dua­les”, sos­pe­cha Von Mu­tius. Pro­ba­ble­men­te ha­bría que mez­clar un cóc­tel con mu­chos in­gre­dien­tes. Y ca­da uno de los com­po­nen­tes de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.