EN EL HOS­PI­TAL IN­FAN­TIL

Geo - - GEO VISIÓN -

Dr. von Hau­ners­ches Kin­ders­pi­tal, que for­ma par­te de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Mú­nich, Eri­ka von Mu­tius di­ri­ge el am­bu­la­to­rio de as­ma y aler­gias, don­de se sien­te “con los pies en el sue­lo” y re­cuer­da “que no ha­go cien­cia co­mo fin en sí mis­mo”. Ca­si de pa­so ha­bla de un nue­vo y asom­bro­so des­cu­bri­mien­to. Uno en el que de­po­si­ta “mu­chas es­pe­ran­zas”.

Tie­ne que ver con el es­tu­dio de las gran­jas. Du­ran­te el pro­yec­to se re­co­lec­ta­ron 800 mues­tras de le­che; al­gu­nas pro­ve­nien­tes de en­va­ses de car­tón, otras de la ubre de una va­ca de gran­ja. Pas­te­ri­za­da y ho­mo­ge­ni­za­da, eso es­ta­ba cla­ro, la le­che pier­de su efec­to an­ti­alér­gi­co, tal y co­mo ya se ha­bía vis­to en aná­li­sis an­te­rio­res. Por eso los cien­tí­fi­cos pen­sa­ron que la le­che cru­da des­ple­ga­ba su fun­ción pro­tec­to­ra a tra­vés de los mi­cro­bios que con­tie­ne, es de­cir, pre­ci­sa­men­te aque­llos gér­me­nes pa­tó­ge­nos que hay que ma­tar pa­ra po­der con­su­mir la le­che sin preo­cu­pa­cio­nes. Pe­ro unos nue­vos aná­li­sis mues­tran que no son los mi­cro­bios los que po­nen en mar­cha el me­ca­nis­mo de pro­tec­ción. Son las pro­teí­nas del sue­ro de la le­che. Cuan­do los ni­ños be­ben le­che que con­tie­ne esa pe­que­ña pe­ro im­por­tan­te frac­ción de pro­teí­na, se­gún Von Mu­tius, el ries­go de pa­de­cer as­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.