PAR­TE 3: UNA VA­CU­NA PER­FEC­TA?

Geo - - GEO VISIÓN -

Los alér­gi­cos tie­nen que acu­dir al mé­di­co du­ran­te tres, si no cin­co años –pri­me­ro ca­da se­ma­na, des­pués al me­nos ca­da mes–; de­jar que les pin­chen el bra­zo, que lue­go sue­le hin­char­se; es­pe­rar me­dia ho­ra en el am­bu­la­to­rio des­pués de la in­yec­ción pa­ra com­pro­bar que la do­sis del alér­geno no ha pro­vo­ca­do de­ma­sia­do al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Se re­quie­re cier­ta in­ten­si­dad de la do­len­cia pa­ra no aban­do­nar es­te tra­ta­mien­to. Pe­ro, in­clu­so des­pués de cien años de in­ves­ti­ga­ción, la hi­po­sen­si­bi­li­za­ción es, de mo­men­to, la úni­ca te­ra­pia que em­pie­za abor­dan­do las cau­sas de una aler­gia. To­do lo de­más, la cor­ti­so­na por ejem­plo, so­lo mi­ti­ga los sín­to­mas.

La es­tra­te­gia pa­re­ce pa­ra­dó­ji­ca: el or­ga­nis­mo es tra­ta­do pre­ci­sa­men­te con el des­en­ca­de­nan­te del mal, y con una can­ti­dad tan gran­de co­mo sea po­si­ble. Pe­ro gra­cias al cons­tan­te y bien do­si­fi­ca­do asal­to de los di­mi­nu­tos ator­men­ta­do­res, el sis­te­ma de de­fen­sa ter­mi­na, con el tiem­po, aban­do­nan­do su reacción exa­ge­ra­da y em­pie­za a tolerar a los in­tru­sos. En 1911, Leo­nard Noon uti­li­zó por pri­me­ra vez en el lon­di­nen­se St. Mary‘s Hos­pi­tal ex­trac­tos de po­len de hier­bas pa­ra tra­tar a un pa­cien­te con fie­bre del heno. Des­de en­ton­ces, mu­chos as­pec­tos de la te­ra­pia se han me­jo­ra­do. En lu­gar de in­yec­tar­se los alér­ge­nos, los afec­ta­dos tam­bién pue­den to­mar a dia­rio pas­ti­llas que se di­suel­ven de­ba­jo de la len­gua.

Sin em­bar­go, de mo­men­to no se ha con­se­gui­do un avan­ce de­ci­si­vo, una me­jo­ra fun­da­men­tal del tra­ta­mien­to. Y aho­ra, creen los in­ves­ti­ga­do­res, po­dría ha­ber lle­ga­do el mo­men­to. Los mé­di­cos, in­mu­nó­lo­gos y bio­quí­mi­cos han reuni­do un te­so­ro de co­no­ci­mien­tos so­bre el ca­rác­ter de los alér­ge­nos; so­bre la in­ter­ac­ción de las cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias en su amok con­tra mo­lé­cu­las que en reali­dad son inofen­si­vas; so­bre los me­ca­nis­mos que pue­den co­rre­gir la res­pues­ta erró­nea del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. So­bre es­ta ba­se han desa­rro­lla­do es­tra­te­gias que pue­den ha­cer que el tra­ta­mien­to sea más con­for­ta­ble, más efi­cien­te y más se­gu­ro. Al­gu­nos con­cep­tos pa­ra nue­vas va­cu­nas están bas­tan­te avan­za­dos. Lo que fal­ta es el úl­ti­mo pa­so: el pa­so ha­cia los pa­cien­tes.

Ru­dolf Va­len­ta, del Ins­ti­tu­to de Pa­to­fi­sio­lo­gía e In­ves­ti­ga­ción de Aler­gias de la Uni­ver­si­dad Mé­di­ca de Viena (Aus­tria), desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en

Va­len­ta tra­ba­jó en 1988 con un equi­po que lo­gró des­ci­frar por pri­me­ra vez el ma­pa ge­né­ti­co de un alér­geno, con­cre­ta­men­te uno de po­len de abe­dul. Des­de en­ton­ces, los cien­tí­fi­cos han des­ci­fra­do el có­di­go ge­né­ti­co de ca­da vez más “sus­tan­cias irri­tan­tes” –ca­si to­das pro­teí­nas–, lo que les ha per­mi­ti­do de­du­cir la ar­qui­tec­tu­ra mo­le­cu­lar de los alér­ge­nos, des­de los de la man­za­na has­ta los del moho, pa­san­do por los de los áca­ros.

Los tra­ba­jos se con­si­de­ran un hi­to por­que han per­mi­ti­do in­tro­du­cir es­tas in­for­ma­cio­nes del có­di­go ge­né­ti­co en bac­te­rias y lo­grar que es­tos mi­cro­bios pro­duz­can el alér­geno pu­ro pa­ra te­ra­pias de hi­po­sen­si­bi­li­za­ción. Por­que las sus­tan­cias ac­ti­vas uti­li­za­das has­ta aho­ra dis­tan mu­cho de ser “pu­ras”.

“He­mos ana­li­za­do al­gu­nos de los ex­trac­tos na­tu­ra­les em­plea­dos hoy por los mé­di­cos”, cuen­ta Va­len­ta. “El re­sul­ta­do ha si­do tris­te.” Abre un do­cu­men­to en la pantalla del or­de­na­dor y se­ña­la un grá­fi­co: “Aquí, por ejem­plo, te­ne­mos un ex­trac­to de po­len de hier­ba don­de sen­ci­lla­men­te fal­ta el alér­geno prin­ci­pal al que reac­cio­na el 95% de los pa­cien­tes.” Otros ex­trac­tos con­tie­nen a ve­ces más, a ve­ces me­nos; tam­bién la con­cen­tra­ción de otras mo­lé­cu­las irri­tan­tes va­ría con­si­de­ra­ble­men­te. Un ries­go pa­ra la te­ra­pia: si la can­ti­dad de alér­ge­nos no es su­fi­cien­te, no se pue­de te­ner éxi­to, pe­ro una can­ti­dad ex­ce­si­va pue­de des­en­ca­de­nar gra­ves efec­tos se­cun­da­rios. “Con las va­cu­nas pro­du­ci­das de ma­ne­ra tra­di­cio­nal nun­ca se con­tro­la­rá el pro­ble­ma”, di­ce Va­len­ta, “por­que se tra­ta de pro­duc­tos na­tu­ra­les. De­pen­dien­do del mo­men­to en el que se co­se­cha el po­len y la for­ma del pro­ce­sa­mien­to, la com­po­si­ción sim­ple­men­te va­ría.”

pro­du­ci­das ar­ti­fi­cial­men­te cons­ti­tu­yen pa­ra Va­len­ta el pri­mer pa­so a una me­jor te­ra­pia: “Ya no de­pen­de­ría­mos de las os­ci­la­cio­nes na­tu­ra­les.” Y se sa­bría con más pre­ci­sión qué con­tie­nen las in­yec­cio­nes y las pas­ti­llas que per­mi­ti­rían do­si­fi­car los alér­ge­nos con más pre­ci­sión. Eso sí, ad­mi­te Va­len­ta, las mez­clas sin­té­ti­cas tam­po­co son óp­ti­mas. To­da­vía tie­nen los mis­mos efec­tos se­cun­da­rios que los pro­duc­tos na­tu­ra­les que ha­cen im­po­si­ble una dosificación más al­ta.

De ahí que el in­ves­ti­ga­dor vie­nés se ha­ya pro­pues­to eli­mi­nar de los alér­ge­nos aque­llas cua­li­da­des que cau­san los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.