POR ESO, LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES QUIE­REN PRO­DU­CIR EN MA­SA

Geo - - GEO VISIÓN -

so­la­men­te una mi­tad del re­cep­tor de IgE y li­gar­la a una mo­lé­cu­la por­ta­do­ra inofen­si­va. Es­ta crea­ción es­ta­ría “cie­ga” pa­ra el IgE so­bre los mas­to­ci­tos, no pue­de en­gan­char­se, pe­ro sí es­ti­mu­la­ría la for­ma­ción de las in­mu­no­glo­bu­li­nas “bue­nas” del ti­po G. Los pa­cien­tes so­lo se in­mu­ni­za­rían con los frag­men­tos “aman­sa­dos” del alér­geno, no con el alér­geno com­ple­to.

Va­len­ta cree que de es­ta ma­ne­ra se po­drán pro­du­cir va­cu­nas “de una ca­li­dad iné­di­ta”. Ca­si sin efec­tos se­cun­da­rios y al­ta­men­te efi­cien­tes ya que se pue­den ad­mi­nis­trar sin pe­li­gro en al­tas do­sis. Su op­ti­mis­mo se ba­sa en los pri­me­ros en­sa­yos con pa­cien­tes: pe­se a las al­tas do­sis no se han pro­du­ci­do reac­cio­nes alér­gi­cas, mien­tras la pro­vo­ca­ción con ex­trac­tos clá­si­cos cau­só gor­dos ha­bo­nes. La vi­sión de Va­len­ta: cua­tro in­yec­cio­nes anua­les du­ran­te tres años; des­pués, la des­orien­ta­ción del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­be­ría es­tar prác­ti­ca­men­te cu­ra­da. No co­mo aho­ra, más de 60 in­yec­cio­nes en cin­co años.

Otra ven­ta­ja se­ría que, de­bi­do a los es­ca­sos efec­tos se­cun­da­rios, cual­quier mé­di­co po­dría ad­mi­nis­trar ta­les va­cu­nas de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. Por fin, la en­fer­me­dad de ma­sas se po­dría com­ba­tir ma­si­va­men­te. Y los pa­cien­tes, ¿cuán­do po­drán be­ne­fi­ciar­se de to­do es­to? Va­len­ta es­ti­ma

tie­nen la mis­ma ex­pe­rien­cia. Por ejem­plo, Re­to Cra­me­ri, que ex­plo­ra nue­vas te­ra­pias en el Ins­ti­tu­to Sui­zo pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Aler­gias y As­ma, en Da­vos. En­tre otras co­sas, ha mo­di­fi­ca­do el alér­geno más im­por­tan­te de los pe­los de ga­to, do­tán­do­lo con apén­di­ces bio­quí­mi­cos que se en­car­gan muy efi­caz­men­te de que la re­la­ción en­tre lin­fo­ci­tos T co­la­bo­ra­do­res de ti­po 1 y ti­po 2 cam­bie a fa­vor del ti­po 1, pa­ra que el or­ga­nis­mo se pa­se a la pro­duc­ción de IgG. “Con tres in­yec­cio­nes a in­ter­va­los de cua­tro se­ma­nas, el pa­cien­te con­clu­ye la te­ra­pia”, di­ce Cra­me­ri.

Ac­tual­men­te, to­das es­tas es­tra­te­gias están con­ge­la­das... por­que fal­ta di­ne­ro. La ex­pli­ca­ción de Cra­me­ri: el en­tu­sias­mo de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca es­tá li­mi­ta­do por­que las em­pre­sas ga­nan mu­cho di­ne­ro con los pro­duc­tos de cor­ti­so­na que los mé­di­cos pres­cri­ben pa­ra mi­ti­gar los sín­to­mas de las aler­gias. Al me­nos, más di­ne­ro que con las va­cu­nas.

Pe­ro Ru­dolf Va­len­ta no quie­re ti­rar la toa­lla, el apa­sio­na­do co­rre­dor de fon­do aún no se ha que­da­do sin alien­to. Él y sus co­le­gas quie­ren ela­bo­rar los es­tu­dios ne­ce­sa­rios en coope­ra­ción con una pe­que­ña em­pre­sa de bio­tec­no­lo­gía con se­de en Viena. Si es ne­ce­sa­rio, anun­cia, con­se­gui­rá ca­pi­tal ries­go pa­ra la fi­nan­cia­ción.

Así las co­sas, los in­ves­ti­ga­do­res os­ci­lan en­tre en­tu­sias­mo y frus­tra­ción. En­tu­sias­mo por­que han apren­di­do tan­to so­bre los com­ple­jos pro­ce­sos del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio; frus­tra­ción, por­que fal­ta el di­ne­ro pa­ra con­se­guir que sus lo­gros lle­guen a los pa­cien­tes. Es­to pro­ba­ble­men­te so­lo cam­bia­rá cuan­do ocu­rra lo que exi­ge con vehe­men­cia Tors­ten Zu­ber­bier de la ber­li­ne­sa Cha­ri­té: cuan­do se de­je de “ma­ni­fes­tar tan­ta in­com­pren­sión ha­cia los alér­gi­cos y de qui­tar im­por­tan­cia a sus do­len­cias”. Pa­ra ello, sin em­bar­go, se re­quie­re una am­plia cam­pa­ña de in­for­ma­ción, se­gún Zu­ber­bier, se­me­jan­te a la que se hi­zo so­bre el in­far­to de mio­car­dio en los años se­ten­ta y que lo­gró re­du­cir los ca­sos mor­ta­les. Aho­ra, di­ce el mé­di­co, ha lle­ga­do el mo­men­to de to­mar­se en se­rio las aler­gias.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.