Al­ber­to Quin­ta­ni­lla

Geo - - GEO CINE -

En Bil’in, el mu­ro di­vi­día ca­si la mi­tad de sus te­rre­nos cul­ti­va­bles. Al prin­ci­pio, sus ha­bi­tan­tes se ma­ni­fes­ta­ron con ac­tos pa­cí­fi­cos, acer­ca­mien­tos al mu­ro y se­ña­les de pro­tes­ta. Des­pués lle­ga­ron los ata­ques y las de­ten­cio­nes por par­te de las fuer­zas del ejér­ci­to is­rae­lí.

El hi­lo tem­po­ral de la pe­lí­cu­la se mues­tra en pa­ra­le­lo al cre­ci­mien­to del hi­jo del pro­ta­go­nis­ta. Con­for­me el ni­ño cre­ce, nue­vos he­chos y con­flic­tos acon­te­cen. Y las cá­ma­ras –has­ta cin­co, de ahí el tí­tu­lo del do­cu­men­tal– van rom­pién­do­se. La cin­ta con­ven­ce por su na­tu­ra­li­dad y por la de­nun­cia ve­la­da de un con­flic­to que pa­re­ce no te­ner fin.

Cin­co cá­ma­ras ro­tas re­ci­bió el Pre­mio Es­pe­cial del Ju­ra­do y pre­mio del Pú­bli­co en el Fes­ti­val IDFA de Ams­ter­da­men2012.Tam­bién­se­lle­vó el de Me­jor Di­rec­tor en Sun­dan­ce 2012, ade­más de es­tar no­mi­na­do al Os­car a la Me­jor Pe­lí­cu­la Do­cu­men­tal, sien­do el pri­mer ci­neas­ta pa­les- tino en con­se­guir­lo. No obs­tan­te, Bur­nat, su es­po­sa y su hi­jo Gi­breel fue­ron re­te­ni­dos du­ran­te ho­ras al en­trar en Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún Bur­nat, ni las au­to­ri­da­des po­dían creer que un pa­les­tino es­tu­vie­ra no­mi­na­do al Os­car.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.