Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

Des­de que el mun­do es mun­do, la ju­ven­tud ha si­do con­si­de­ra­da co­mo mo­tor de cam­bio de una so­cie­dad. De su bue­na sa­lud, de su in­con­for­mis­mo y trans­gre­sión, de su de­seo de cam­bio y trans­for­ma­ción de­pen­die­ron siem­pre el fu­tu­ro de los pue­blos, sus lo­gros y con­quis­tas, sus avan­ces y pro­gre­sos. En ellos, en sus pro­pues­tas –a ve­ces dis­pa­ra­ta­das, siem­pre no­ve­do­sas– y en sus an­he­los, po­día­mos leer, co­mo los an­ti­guos cha­ma­nes en la san­gre de sus víc­ti­mas o los adi­vi­nos en los po­sos del ca­fé, el por­ve­nir que nos aguar­da­ba co­mo na­ción. En cier­to mo­do y con bas­tan­te acier­to, vi­sua­li­zá­ba­mos nues­tro fu­tu­ro a tra­vés de ellos. Hoy, con el país in­mer­so en una se­gun­da re­ce­sión eco­nó­mi­ca y con unos da­tos de pa­ro ju­ve­nil es­ca­lo­frian­tes, es ho­ra de re­fle­xio­nar so­bre lo que nos aguar­da. Una mi­ra­da a la ju­ven­tud ac­tual –y no so­lo a la es­pa­ño­la, sino tam­bién a la eu­ro­pea– po­ne en evi­den­cia la de­ca­den­cia de la vie­ja Eu­ro­pa. Se­gún da­tos de Eu­ros­tat (2010) el 52,8% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les (en­ten­dien­do por jó­ve­nes las per­so­nas con eda­des com­pren­di­das en­tre los 18 y los 34 años) to­da­vía vi­ve con sus pa­dres, y más del 50% no tie­ne tra­ba­jo ni es­pe­ran­zas de con­se­guir­lo en los pró­xi­mos me­ses. La cifra no es mu­cho más alen­ta­do­ra pa­ra los paí­ses de nues­tro en­torno: en la ri­ca Ale­ma­nia, el por­cen­ta­je de jó­ve­nes que re­si­de en el ho­gar fa­mi­liar es del 41,8%, mien­tras en In­gla­te­rra es del 39% y en Croa­cia del 77,8%. Las ta­sas de pa­ro tam­po­co trans­mi­ten es­pe­ran­zas: paí­ses co­mo Ita­lia, Es­lo­va­quia o Le­to­nia al­can­zan cifras del 30%, e in­clu­so na­cio­nes tra­di­cio­nal­men­te a sal­vo de es­tas con­tin­gen­cias, co­mo Fin­lan­dia, Lu­xem­bur­go y Sue­cia, mues­tran ni­ve­les de pa­ro asom­bro­sa­men­te ele­va­dos: 19, 18,6 y 23,7%, res­pec­ti­va­men­te. Si es­te es el pre­sen­te de nues­tros jó­ve­nes, ¿qué fu­tu­ro nos aguar­da? En 1992, cuan­do aún po­día yo pre­su­mir de es­tar en esa fran­ja de edad que los or­ga­nis­mos ofi­cia­les de­fi­nen co­mo “jó­ve­nes”, Es­pa­ña atra­ve­sa­ba una cri­sis, si no tan pro­fun­da y glo­bal co­mo la ac­tual, sí de enor­mes pro­por­cio­nes. Al es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria en Ja­pón, la cri­sis de los pre­cios del pe­tró­leo y la gue­rra del Gol­fo, se unían, una vez más, nues­tras pro­pias mi­se­rias: ta­sas de des­em­pleo del 24%, dé­fi­cit in­con­tro­la­do, caí­da de las in­ver­sio­nes. Los jó­ve­nes de ayer, co­mo los de hoy, veía­mos caer el cie­lo so­bre nues­tras ca­be­zas. La me­mo­ria es en­ga­ño­sa, pe­ro en­con­trar un tra­ba­jo digno de ese nom­bre me pa­re­cía en­ton­ces tan di­fí­cil co­mo pue­de ser­lo aho­ra. Cin­co lar­gos años du­ró aquel in­fierno. Pe­ro sa­li­mos de él. Por eso, no son las cifras ni los por­cen­ta­jes de es­ta cri­sis lo que me preo­cu­pa. Lo que me em­pu­ja al pe­si­mis­mo res­pec­to a nues­tro fu­tu­ro es la apa­tía de una ju­ven­tud don­de ca­sos co­mo los que re­fle­ja­mos en nues­tro reportaje cen­tral son una ex­cep­ción a la nor­ma, una ju­ven­tud sin ideas e ini­cia­ti­va, re­sig­na­da y nihi­lis­ta. Cuan­do dos no­na­ge­na­rios co­mo Stép­ha­ne Hes­sel y Jo­sé Luis Sam­pe­dro lle­gan a con­ver­tir­se –sin desear­lo y mu­cho me­nos es­pe­rar­lo– en im­pro­vi­sa­dos re­fe­ren­tes ju­ve­ni­les, en sor­pren­di­dos in­ci­ta­do­res ca­lle­je­ros, es que al­go va mal. Muy mal.

Co­mo los an­ti­guos cha­ma­nes en la san­gre de sus víc­ti­mas o los adi­vi­nos en los po­sos del ca­fé, éra­mos ca­pa­ces de leer nues­tro fu­tu­ro con so­lo mi­rar a nues­tros jó­ve­nes. De su bue­na sa­lud, de su in­con­for­mis­mo y trans­gre­sión, de su de­seo de cam­bio y trans­for­ma­ción, de­pen­die­ron siem­pre los lo­gros y con­quis­tas de los pue­blos

J ul i á n D ue­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.