"No de­jar sa­ber ha si­do siem­pre la me­jor for­ma de do­mi­nar"

Pre­ju­bi­la­da des­de 2009, la co­no­ci­da pe­rio­dis­ta si­gue tan ac­ti­va co­mo an­ta­ño. Ha­bla­mos con ella del fu­tu­ro de la pren­sa, de sus desafíos y sus obli­ga­cio­nes.

Geo - - GEOENTREVISTA -

Con Ro­sa Ma­ría Ca­laf se pue­de ha­blar de to­do, o al me­nos de ca­si to­do. Y ha­cer­lo du­ran­te ho­ras. Se tra­te de Orien­te Me­dio y la cri­sis de Si­ria, del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na y las con­se­cuen­cias me­dioam­bien­ta­les de tan fre­né­ti­co desa­rro­llo, de las pa­ra­do­jas de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, de via­jes, de gen­tes, de cos­tum­bres. De to­do sa­be y de to­do tie­ne opi­nión. Pe­ro en es­ta oca­sión pre­fe­ri­mos ha­blar de su gran pa­sión: el pe­rio­dis­mo. A pe­sar de lle­var pre­ju­bi­la­da des­de 2009, es­ta pe­rio­dis­ta de en­vi­dia­ble tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal –fue co­rres­pon­sal de TVE en Nue­va York, Mos­cú, Bue­nos Ai­res, Ro­ma, Vie­na, Hong Kong y Pe­kín–, ga­na­do­ra de de­ce­nas de premios (en­tre ellos el Club In­ter­na­cio­nal de Pren­sa y el Ci­ri­lo Ro­drí­guez) y doc­to­ra Ho­no­ris Cau­sa en dos oca­sio­nes, es op­ti­mis­ta so­bre el fu­tu­ro de la pro­fe­sión, pe­ro ad­vier­te de los ries­gos que nos ace­chan. Y no son so­lo tec­no­ló­gi­cos.

Se­gún di­cen, el pe­rio­dis­mo tie­ne los días con­ta­dos. ¿A us­ted que le pa­re­ce?

–Yo veo dos ver­tien­tes. Por una par­te, creo que el pe­rio­dis­mo es­tá vi­vien­do una si­tua­ción muy crítica; pe­ro por otra, tam­bién pien­so que te­ne­mos una opor­tu­ni­dad de po­der reorien­tar la pro­fe­sión. Y no es una cues­tión de so­por­te. A mí no me im­por­ta na­da el so­por­te. Me da­ría mu­cha pe­na que el pa­pel des­apa­re­cie­ra, pe­ro lo im­por­tan­te es el con­te­ni­do. El ries­go, el ver­da­de­ro ries­go, es que el ob­je­ti­vo del pe­rio­dis­mo se es­tá va­rian­do. Se pre­ten­de que su vo­ca­ción de ser­vi­cio, de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, de com­pro­mi­so so­cial, se trans­for­me en otra co­sa, es de­cir, que sea un ne­go­cio, que jue­guen las in­fluen­cias...

¿No ha si­do siem­pre así?

–El pe­rio­dis­mo siem­pre ha si­do di­fí­cil. Si nues­tra la­bor es ha­cer vi­si­ble lo in­vi­si­ble, siem­pre exis­ten in­tere­ses que quie­ren man­te­ner esa in­vi­si­bi­li­dad. Pe­ro aho­ra se ha lle­ga­do a un pun­to muy ex­tre­mo. To­do se cen­tra en la eco­no­mía. To­do se mer­can­ti­li­za, to­do tie­ne un pre­cio. El ser hu­mano ya no es el cen­tro de aten­ción. Hay un nue­vo di­se­ño so­cial que bus­ca for­mar una so­cie­dad de con­su­mi­do­res, de gen­te que com­pre, no de gen­te que pien­se. Un di­se­ño que pre­ten­de cam­biar el sis­te­ma de va­lo­res y po­ner al pe­rio­dis­mo al ser­vi­cio de esos va­lo­res.

¿No se­rá que los me­dios es­tán cam­bian­do por­que el pú­bli­co así lo pi­de?

–No, estoy con­ven­ci­da de que el pen­sa­mien­to úni­co que bus­ca ese nue­vo di­se­ño ha pe­ne­tra­do en la edu­ca­ción, y tam­bién en los me­dios que, a pe­sar de es­tar en el ori­gen de to­do es­to, tam­bién su­fren sus con­se­cuen­cias. Si a una so­cie­dad le das ele­men­tos de des­co­no­ci­mien­to, la vas in­to­xi­can­do, lo que con­si­gues es una so­cie­dad en­fer­ma. Una so­cie­dad que ca­re­ce de in­for­ma­ción ve­raz, con­tras­ta­da, nun­ca po­drá de­fen­der sus de­re­chos por­que no sa­brá lo que es­tá pa­san­do real­men­te.

Pe­ro eso no es so­lo pro­ble­ma del pe­rio­dis­mo.

–No, es evi­den­te que no. Hay otros pa­rá­me­tros. La edu­ca­ción tie­ne mu­cho que ver. No de­jar sa­ber ha si­do a lo lar­go de la his­to­ria la me­jor for­ma de do­mi­nar. Si man­tie­nes a una so­cie- dad en­tre­te­ni­da con unos ab­sur­dos tren­ding to­pics, no uti­li­za ese tiem­po en bus­car los fon­dos de la cues­tión. Siem­pre va­mos a pa­rar a lo mis­mo: hay un pro­ble­ma de edu­ca­ción, sí, pe­ro tam­bién de pre­sión me­diá­ti­ca y so­cial que se ha ali­nea­do con unos po­de­res que so­lo bus­can su pro­pio be­ne­fi­cio y no el be­ne­fi­cio del ciu­da­dano. Y pa­ra po­ner es­to de ma­ni­fies­to el pe­rio­dis­mo es fun­da­men­tal.

¿Ha fa­lla­do el pe­rio­dis­mo en su la­bor?

–Sin du­da. El pe­rio­dis­mo ha fa­lla­do por­que ya no tie­ne cre­di­bi­li­dad. Si la pren­sa no res­pon­de a su ob­je­ti­vo, que no es otro que el ser­vi­cio a la so­cie­dad, y lo que ha­ce es ser­vir­se de la so­cie­dad pa­ra sus in­tere­ses, el ciu­da­dano ló­gi­ca­men­te pier­de la con­fian­za.

¿A quién le echa­mos la cul­pa en­ton­ces?

–Hay mu­chos po­de­res muy po­de­ro­sos, eco­nó­mi­cos bá­si­ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.