CO­RRES­PON­SAL DE LA PAN­TA­LLA

"Se ha cons­trui­do una so­cie­dad in­di­fe­ren­te, apá­ti­ca y egoís­ta. Es más fá­cil ma­ne­jar una so­cie­dad si es in­di­vi­dua­lis­ta que si es­tá con­cien­cia­da"

Geo - - GEOENTREVISTA - Julián Due­ñas

men­te, in­tere­sa­dos en que la pren­sa pierda cre­di­bi­li­dad. ¿Por qué? Por­que si la pren­sa pier­de fuer­za, tam­bién pier­de su ca­pa­ci­dad de con­trol.

¿Al­go de res­pon­sa­bi­li­dad ten­dre­mos los pro­fe­sio­na­les?

–Cla­ro, he­mos ce­di­do. Mu­chas ve­ces sin dar­nos cuen­ta. La ha­bi­li­dad que ha te­ni­do es­te di­se­ño so­cial, co­mo di­ce Ignacio Ra­mo­net, es que ha si­do una "doc­tri­na vis­co­sa", que ha pe­ne­tra­do po­co a po­co en to­das las ca­pas so­cia­les. Pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da. El ciu­da­dano tam­po­co se ha plan­ta­do. Y es­to es un pro­ble­ma ge­ne­ral, no so­lo en Es­pa­ña.

Un pro­ble­ma de res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das...

–Se ha cons­trui­do una so­cie­dad in­di­fe­ren­te, apá­ti­ca, egoís­ta. Uno de los pi­la­res cen­tra­les de una so­cie­dad co­mo es­ta, que so­lo va­lo­ra lo que tie­nes y no lo que eres, es el mie­do, pe­ro otro es ha­ber crea­do un in­di­vi­dua­lis­mo fe­roz. Es mu­cho más fá­cil ma­ne­jar una so­cie­dad in­di­vi­dua­lis­ta que una so­cie­dad con­cien­cia­da de que co­mo so­cie­dad tie­ne un pe­so. Y sí, hay que exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des. Al ciu­da­dano y al pe­rio­dis­ta; a las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas que obli­gan al pro­fe­sio­nal a ha­cer co­sas que no de­be por su in­te­rés em­pre­sa­rial; a los po­lí­ti­cos que no ha­cen que se cum­plan las le­yes; a los po­de­res eco­nó­mi­cos que com­pran, in­flu­yen y de­te­rio­ran la po­lí­ti­ca pa­ra que es­ta no pue­da fun­cio­nar al ser­vi­cio del ciu­da­dano.

¿El fin de la bur­bu­ja pe­rio­dís­ti­ca se­rá tam­bién, co­mo di­ce Lluís Bassets en su li­bro

el fin

de la de­mo­cra­cia?

–De la de­mo­cra­cia tal co­mo de­be­ría ser. Lo que ha ocu­rri­do es que se ha mo­di­fi­ca­do el ob­je­ti­vo y la pers­pec­ti­va. An­tes, el éxi­to es­ta­ba vin­cu­la­do a la ex­ce­len­cia en el tra­ba­jo. Aho­ra no. Aho­ra el éxi­to de­pen­de del di­ne­ro. To­do se mer­can­ti­li­za. El ob­je­ti­vo de los gran­des pe­rió­di­cos es ga­nar di­ne­ro. An­tes tam­bién, pe­ro no era el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio. Ya no se tie­ne en cuen­ta el in­te­rés co­mún. No es lo mis­mo ven­der za­pa­tos que in­for­ma­ción. No hay san­ción so­cial. La gen­te no se da cuen­ta de lo que ocu­rre por­que na­die le ha­ce pen­sar.

¿En­ton­ces so­lo es­tá en cri­sis el mo­de­lo de ne­go­cio?

–No, eso es otra co­sa. Es un pro- ble­ma tec­no­ló­gi­co: si pue­des en­te­rar­te de las co­sas cuan­do es­tán pa­san­do, no tie­ne sen­ti­do es­pe­rar al día si­guien­te.

¿Qué pa­pel jue­ga el "pe­rio­dis­mo ciu­da­dano"?

–Yo no le lla­mo pe­rio­dis­mo, por­que pien­so que es­te de­be es­tar en ma­nos de pro­fe­sio­na­les. La in­for­ma­ción es un bien tan pre­cia­do co­mo la me­di­ci­na o la edu­ca­ción. Pe­ro la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es im­por­tan­te, y hay que apro­ve­char­la. Tam­bién edu­car­la, por­que na­die na­ce en­se­ña­do. Pe­ro no sus­ti­tu­ye a unos pro­fe­sio­na­les que dan ca­li­dad y ha­cen fia­ble la in­for­ma­ción.

Pe­rio­dis­tas ve­te­ra­nos co­mo us­ted, ¿qué pue­den ha­cer?

–De­nun­ciar y aler­tar. Ya no te­ne­mos ex­cu­sas.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.