De­ma­sia­da de­fen­sa

El ori­gen ines­pe­ra­do de los do­lo­res de las ar­ti­cu­la­cio­nes, se­gún cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses.

Geo - - GEOVISIÓN -

“Mu­chos pien­san que la ar­tro­sis es un fe­nó­meno de des­gas­te en las ar­ti­cu­la­cio­nes”, di­ce Wi­lliam Ro­bin­son, de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, en Es­ta­dos Uni­dos. Es­te des­gas­te, se­gún la opi­nión más ge­ne­ra­li­za­da, pro­vo­ca in­fla­ma­cio­nes y do­lo­res. Pe­ro tal vez, di­ce el investigador, ocu­rre lo con­tra­rio: la reac­ción in­mu­no­ló­gi­ca ge­ne­ra el des­gas­te.

For­mas reu­má­ti­cas de ar­tri­tis cau­sa­das por un de­fec­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co ya se co­no­cen des­de ha­ce al­gún tiem­po: las cé­lu­las in­mu­no­ló­gi­cas ata­can el pro­pio cuer­po. Aho­ra los ex­pe­ri­men­tos de Ro­bin­son con ra­to­nes su­gie­ren que tam­bién las for­mas re­gu­la­res del des­gas­te de las ar­ti­cu­la­cio­nes pue­den de­ber­se en gran par­te a una reac­ción exa­ge­ra­da del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Un pa­pel es­pe­cial lo jue­ga la “van­guar­dia” in­mu­no­ló­gi­ca, el lla­ma­do “sis­te­ma del com­ple­men­to”. An­te cual­quier al­te­ra­ción, sus com­po­nen­tes reac­cio­nan más rá­pi­do que, por ejem­plo, las cé­lu­las T co­la­bo­ra­do­ras; ade­más, coor­di­nan las re­pa­ra­cio­nes en el cuer­po. In­ves­ti­ga­do­res médicos ya es­tán tra­ba­jan­do en la crea­ción de sus­tan­cias que res­trin­jan el efec­to des­me­su­ra­do de las pro­teí­nas del com­ple­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.