A los vi­rus les gus­ta lo dul­ce: se ad­hie­ren a com­pues­tos de azú­ca­res si­tua­dos en las cé­lu­las.

Geo - - GEOVISIÓN -

plia par­te de la na­tu­ra­le­za ver­de. Por eso en to­do el mun­do se in­ves­ti­ga có­mo son es­tos po­lí­me­ros y si se po­drían di­vi­dir y uti­li­zar pa­ra ge­ne­rar ener­gía o ma­te­rias pri­mas. En­tre otras co­sas, se as­pi­ra a di­vi­dir la ce­lu­lo­sa y ob­te­ner áci­do lác­ti­co pa­ra en­ca­de­nar­lo y crear po­li­áci­do lác­ti­co y, con él, un plás­ti­co 100% bio­de­gra­da­ble.

Tam­bién las apli­ca­cio­nes mé­di­cas son emo­cio­nan­tes: ca­da cé­lu­la vi­va es­tá cu­bier­ta de nu­me­ro­sas es­truc­tu­ras de azú­car, que ac­túan co­mo di­mi­nu­tas an­te­nas con las que se es­ta­ble­cen con­tac­tos en­tre cé­lu­las y que es el lu­gar en el que tam­bién se ad­hie­ren los vi­rus y las bac­te­rias. Si es­tas es­truc­tu­ras se co­no­cie­ran me­jor, se po­drían blo­quear las vías de en­tra­da de los in­va­so­res.

El ré­cord actual de See­ber­ger es la cons­truc­ción au­to­má­ti­ca de ca­de­nas com­pues­tas por 30 azú­ca­res. La he­pa­ri­na, el an­ti­coa­gu­lan­te de la san­gre, cons­ta de ca­de­nas con 200 uni­da­des de azú­car.

Tam­bién sur­gen diag­nós­ti­cos ba­sa­dos en el azú­car. La idea: un chip con los azú­ca­res ade­cua­dos per­mi­ti­ría com­pro­bar si la san­gre de una per­so­na es­tá in­fec­ta­da con de­ter­mi­na­dos gér­me­nes pa­tó­ge­nos, ya que los an­ti­cuer­pos reac­cio­nan an­te la pre­sen­cia de di­chos azú­ca­res.

La apli­ca­ción del azú­car tam­bién lle­ga al sec­tor be­lle­za. Los pa­tro­nes de azú­car de las cé­lu­las cu­tá­neas cam­bian en­tre los 35 y los 60 años, de ahí que las em­pre­sas de cos­mé­ti­cos lan­za­ran pro­duc­tos antiedad “azu­ca­ra­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.