Fuego en vez de hie­lo

De mal en peor: cre­ce la ac­ti­vi­dad de los vol­ca­nes de­bi­do al ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Geo - - GEOVISIÓN -

Cuan­do el hie­lo de los gla­cia­res se de­rri­te con ra­pi­dez y ele­va el ni­vel del mar, na­cen enor­mes ten­sio­nes en el in­te­rior de la Tie­rra: dis­mi­nu­ye la ma­sa que des­can­sa so­bre los con­ti­nen­tes y cre­ce la ma­sa que pe­sa so­bre las pla­cas tec­tó­ni­cas ma­ri­nas. Con gra­ves con­se­cuen­cias: en la cor­te­za te­rres­tre se abren más ca­mi­nos que per­mi­ti­rán la subida de mag­ma, se­gún Ma­rion Je­gen, del Cen­tro Geo­mar Helm­holtz pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Marina, con se­de en Kiel (Ale­ma­nia).

Jun­to con va­rios co­le­gas de Bos­ton (Es­ta­dos Uni­dos), los in­ves­ti­ga­do­res de Kiel han de­mos­tra­do que a lo lar­go de la his­to­ria de la Tie­rra los au­men­tos rá­pi­dos de la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta siem­pre fue­ron se­gui­dos por una ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca inusi­ta­da y muy acen­tua­da. En es­pe­cial en lo re­fe­ren­te al número de erup­cio­nes gran­des, cu­ya in­ci­den­cia cre­ció sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En la ac­tua­li­dad, la Tie­rra se en­cuen­tra en una fa­se de re­la­ti­va tran­qui­li­dad vol­cá­ni­ca, al­go que en­tra den­tro de la ló­gi­ca ya que si nos ba­sa­mos en los ci­clos cli­má­ti­cos na­tu­ra­les de la Tie­rra vi­vi­mos al fi­nal de una fa­se de ca­lor. Sin em­bar­go, el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras pro­pi­cia­do por el ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá cam­bian­do la ten­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.