L AGUA ES UNA DE LAS

Geo - - GEOVISIÓN -

Emo­lé­cu­las más pe­que­ñas de la Tie­rra. So­lo se com­po­ne de dos áto­mos de hi­dró­geno y uno de oxí­geno. Ape­nas hay com­pues­tos quí­mi­cos de es­truc­tu­ra más sen­ci­lla. Y no hay otra sus­tan­cia que con­di­cio­ne a nues­tro pla­ne­ta con tan­ta fuer­za. Pues nin­gu­na otra ma­te­ria in­flu­ye tan de­ci­si­va­men­te en la me­teo­ro­lo­gía y el cli­ma. Nin­gu­na otra es ca­paz de in­fluir tan­to en los pai­sa­jes, ero­sio­nar cor­di­lle­ras de ki­ló­me­tros de al­tu­ra, ex­ca­var mo­nu­men­ta­les ca­ño­nes en la ro­ca, crear gi­gan­tes­cos océa­nos y cu­brir los po­los con un ca­pa­ra­zón de hie­lo. Sin agua nun­ca hu­bie­ra na­ci­do la vida en la Tie­rra. Cual­quier só­li­do la con­tie­ne. El vo­lu­men cor­po­ral hu­mano con­tie­ne dos ter­cios de agua. Sin ali­men­tos po­de­mos so­bre­vi­vir se­ma­nas, pe­ro sin agua mo­ri­mos a los po­cos días.

Afir­ma­cio­nes se­me­jan­tes pue­den ha­cer­se con res­pec­to a la ma­yo­ría de los ani­ma­les y plan­tas. Ya sea un es­ca­ra­ba­jo, un pá­ja­ro o una lie­bre, una bac­te­ria, un ár­bol o una se­ta, el agua es la sus­tan­cia que man­tie­ne en mar­cha to­dos los ci­clos bio­ló­gi­cos. Tam­bién la mo­lé­cu­la es­pi­ral del ADN, nues­tra sus­tan­cia ge­né­ti­ca, se co­lap­sa­ría en­se­gui­da sin ella.

El agua es­tá om­ni­pre­sen­te y es tan im­por­tan­te que in­clu­so per­so­nas que no sa­ben na­da de quí­mi­ca sue­len co­no­cer la fór­mu­la H2O, que de­sig­na la unión en­tre dos áto­mos de hi­dró­geno (H) y uno de oxí­geno (O).

El lí­qui­do in­co­lo­ro, cu­ya exis­ten­cia y dis­po­ni­bi­li­dad da­mos por he­cho, es to­do me­nos sim­ple. El agua no de­ja de ser una cu­rio­si­dad, una sus­tan­cia cu­ya in­ves­ti­ga­ción lle­na bi­blio­te­cas en­te­ras y que to­da­vía plan­tea mis­te­rios a los cien­tí­fi­cos. La pe­que­ña mo­lé­cu­la no se com­por­ta en ab­so­lu­to co­mo otras sus­tan­cias que son quí­mi­ca­men­te com­pa­ra­bles. Des­de ha­ce si­glos, la ciencia in­ves­ti­ga las cua­li­da­des de la mo­lé­cu­la de H2O y ha des­cu­bier­to has­ta aho­ra más de 70 ras­gos ex­tra­va­gan­tes o, en tér­mi­nos más cien­tí­fi­cos, ano­ma­lías. Pa­ra arran­car­le los úl­ti­mos se­cre­tos al lí­qui­do, los cien­tí­fi­cos sue­len re­cu­rrir a ma­qui­na­ria pe­sa­da: “bom­bar­dean” el agua con ra­yos al­ta­men­te ener­gé­ti­cos, la so­me­ten a pre­sio­nes in­fer­na­les, la me­ten en tu­bos 7.500 ve­ces más es­tre­chos que los va­sos san­guí­neos más fi­nos o si­mu­lan el com­por­ta­mien­to del agua con po­ten­tí­si­mos or­de­na­do­res.

Ha que­da­do cla­ro: las ex­tra­ñas cua­li­da­des de es­te lí­qui­do sin color, olor ni sa­bor son cla­ve en mu­chos pro­ce­sos de nues­tro pla­ne­ta. Si las mo­lé­cu­las de agua tu­vie­ran un as­pec­to mí­ni­ma­men­te dis­tin­to, la Tie­rra se­ría un lu­gar se­co, un yer­mo sin vida en la vas­te­dad del es­pa­cio. Exis­ti­mos por­que el agua tie­ne mu­chas ca­rac- El agua cons­ta de in­con­ta­bles y di­mi­nu­tas par­tí­cu­las de H20 que se atraen mu­tua­men­te. De ahí que el lí­qui­do so­lo se eva­po­re a una tem­pe­ra­tu­ra de cien gra­dos cen­tí­gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.