IGUAL QUE UN NU­DO SO­LO FUN­CIO­NA

Geo - - GEOVISIÓN -

cuan­do es­tá co­rrec­ta­men­te ata­do, las pro­teí­nas úni­ca­men­te tra­ba­jan cuan­do las ca­de­nas de ami­noá­ci­dos es­tán tren­za­das de for­ma co­rrec­ta. Es­to so­lo fun­cio­na por­que al­gu­nos ami­noá­ci­dos tie­nen li­ge­ras car­gas eléc­tri­cas y por­que las mo­lé­cu­las de H2O se de­po­si­tan co­mo un cor­sé es­ta­bi­li­za­dor al­re­de­dor de las áreas de car­ga po­si­ti­va o ne­ga­ti­va de la res­pec­ti­va pro­teí­na. De es­ta ma­ne­ra, las par­tí­cu­las de H2O im­pi­den el co­lap­so de las vo­lu­mi­no­sas es­truc­tu­ras quí­mi­cas, al­gu­nas de las cua­les son de­ce­nas de mi­les de ve­ces ma­yo­res que una mo­lé­cu­la de agua.

Tam­bién en nues­tro ma­te­rial ge­né­ti­co, el ADN, se al­ma­ce­nan mi­les de mi­llo­nes de par­tí­cu­las de H2O que se en­car­gan de que la gi­gan­tes­ca mo­lé­cu­la man­ten­ga su ca­rac­te­rís­ti­ca es­truc­tu­ra en for­ma de es­pi­ral. Unos ex­pe­ri­men­tos han de­mos­tra­do que el ADN se nie­ga a tra­ba­jar cuan­do se aña­de a otros me­dios lí­qui­dos. So­lo gra­cias al efec­to es­ta­bi­li­za­dor de las mo­lé­cu­las de H2O es po­si­ble que las pro­teí­nas (por ejem­plo, en for­ma de en­zi­mas) de­sin­te­gren azú­ca­res y gra­sas en el in­tes­tino; o que otras pro­teí­nas se ad­hie­ran a bac­te­rias pa­ra que es­tas sean de­tec­ta­das por las cé­lu­las de de­fen­sa; o que pro­teí­nas de es­truc­tu­ra com­ple­ja fi­jen oxí­geno en la san­gre pa­ra trans­por­tar­lo a las cé­lu­las.

Sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos to­da­vía no en­tien­den to­dos los se­cre­tos que ro­dean al H2O. La sus­tan­cia si­gue re­ve­lan­do fe­nó­me­nos apa­ren­te­men­te pa­ra­dó­ji­cos. Por ejem­plo, cuan­do una olla de agua ti­bia y otra de agua ca­lien­te se co­lo­can en un con­ge­la­dor, el agua ca­lien­te, sor­pren­den­te­men­te, se so­li­di­fi­ca pri­me­ro.

Igual de mis­te­rio­so es el he­cho tan fa­mi­liar de po­der pa­ti­nar so­bre hie­lo, pe­ro no so­bre pie­dras, por muy li­sas que sean. La su­per­fi­cie del hie­lo es, co­mo cons­ta­ta­ron los cien­tí­fi­cos, has­ta 30 ve­ces más res­ba­la­di­za que la de otras sus­tan­cias só­li­das. Du­ran­te mu­cho tiem­po se asu­mía que la pre­sión ge­ne­ra­da por el pe­so del pa­ti­na­dor re­du­cía el pun­to de fu­sión del hie­lo pro­vo­can­do que se li­cua­ra y crea­ra una fi­ní­si­ma y res­ba­la­di­za pe­lí­cu­la de agua.

Sin em­bar­go, unos cálcu­los nue­vos han de­mos­tra­do que es­te des­cen­so es de me­nos de un gra­do cen­tí­gra­do, de­ma­sia­do po­co pa­ra li­cuar el hie­lo ba­jo los patines a tem­pe­ra­tu­ras de va­rios gra­dos ba­jo ce­ro.

Por eso al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res su­po­nen que una res­ba­la­di­za ca­pa de agua lí­qui­da pue­de na­cer de for­ma au­to­má­ti­ca, por así de­cir­lo, so­bre una su­per­fi­cie de hie­lo, tal vez por­que las mo­lé­cu­las si­tua­das en la su­per­fi­cie del hie­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.