EN TO­DO CA­SO, EL AGUA SE COM­POR­TA

Geo - - GEOVISIÓN -

for­man me­nos en­la­ces y no es­tán in­te­gra­das com­ple­ta­men­te en el re­tícu­lo del cris­tal. Tal vez es­tas par­tí­cu­las vi­bren, cau­san­do el de­rre­ti­mien­to de la su­per­fi­cie.

De to­dos mo­dos, el hie­lo no de­ja de de­pa­rar sor­pre­sas a los cien­tí­fi­cos. Por­que en la na­tu­ra­le­za exis­te más de una for­ma de agua só­li­da. Ba­jo con­di­cio­nes ex­tre­mas, co­mo las de las ca­pas at­mos­fé­ri­cas a va­rios ki­ló­me­tros de al­tu­ra, el agua no cris­ta­li­za en re­tícu­los he­xa­go­na­les, sino co­mo di­mi­nu­tos cu­bi­tos.

Al­gu­nas for­mas de hie­lo es­pe­cial­men­te ex­tra­ñas sur­gen ba­jo la al­ta pre­sión que los in­ves­ti­ga­do­res ge­ne­ran en cá­ma­ras es­pe­cia­les. A ca­si 2,5 gi­ga­pas­cal (apro­xi­ma­da­men­te 25.000 ve­ces más que la pre­sión de la at­mós­fe­ra te­rres­tre), el agua for­ma un ti­po de hie­lo tan du­ro co­mo la pie­dra, que so­lo se de­rri­te a más de cien gra­dos cen­tí­gra­dos.

De mo­men­to, los in­ves­ti­ga­do­res han lo­gra­do ge­ne­rar 16 for­mas cris­ta­li­nas de hie­lo. Tal vez in­clu­so exis­tan dos for­mas de agua lí­qui­da. A eso apun­tan los re­sul­ta­dos de cien­tí­fi­cos sue­cos y ca­li­for­nia­nos, que han exa­mi­na­do la es­truc­tu­ra y la di­ná­mi­ca del lí­qui­do con ra­yos X muy ener­gé­ti­cos y han des­cu­bier­to que, se­gún la tem­pe­ra­tu­ra, gru­pos en­te­ros de mo­lé­cu­las de H2O se in­te­gran en una red for­man­do gru­mos de una den­si­dad di­fe­ren­te que el lí­qui­do que los ro­dea. Pe­ro aún no se sa­be qué pa­pel jue­ga es­te fe­nó­meno en­tre los ex­tra­ños ras­gos del H2O.

de for­ma tan ex­tra­ña que de vez en cuan­do in­clu­so le atri­bu­yen ca­pa­ci­da­des que lin­dan con lo so­bre­na­tu­ral y que no son cien­tí­fi­ca­men­te sos­te­ni­bles. Por ejem­plo, en los años ochen­ta, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res su­po­nía que el agua te­nía una es­pe­cie de me­mo­ria.

Los cien­tí­fi­cos del pres­ti­gio­so ins­ti­tu­to fran­cés de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca, Inserm, es­tu­dia­ron la reac­ción de las cé­lu­las de de­fen­sa del cuer­po al en­trar en con­tac­to con so­lu­cio­nes acuo­sas que con­te­nían cuer­pos ex­tra­ños or­gá­ni­cos. Los in­ves­ti­ga­do­res di­lu­ye­ron es­tas so­lu­cio­nes has­ta tal pun­to que era im­po­si­ble de­mos­trar la pre­sen­cia de nin­gún ma­te­rial bio­ló­gi­co. No obs­tan­te, las cé­lu­las mos­tra­ron reac­cio­nes de­fen­si­vas al con­tac­to con es­ta agua. Los in­ves­ti­ga­ron ba­ra­ja­ron la hi­pó­te­sis de que el agua de las mues­tras al pa­re­cer guar­da­ba un “re­cuer­do” de la sus­tan­cia con la que ha­bía te­ni­do con­tac­to pre­vio.

Al­gu­nos médicos tam­bién ex­pli­can el efec­to de los me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos me­dian­te es­te fe­nó­meno: las sus­tan­cias ac­ti­vas, que se di­lu­yen ca­da vez más en los me­di­ca­men­tos, trans­mi­ten in­for­ma­cio­nes al di­sol­ven­te, el agua; es de­cir, que las par­tí­cu­las de agua al­ma­ce­na­rían una es­pe­cie de hue­lla de la res­pec­ti­va sus­tan­cia.

Efec­ti­va­men­te, las sus­tan­cias di­suel­tas in­flu­yen en el or­den de las mo­lé­cu­las de agua y los en­la­ces me­dian­te puen­tes de hi­dró­geno. Pe­ro ca­da puen­te de hi­dró­geno se rom­pe y se vuel­ve a for­mar apro­xi­ma­da­men­te mil mi­llo­nes de ve­ces por se­gun­do. Por eso, se­me­jan­tes hue­llas de­be­rían des­va­ne­cer­se en frac­cio­nes de se­gun­do.

No sor­pren­de, pues, que nin­gún cien­tí­fi­co ha­ya lo­gra­do vi­sua­li­zar las su­pues­tas hue­llas que cons­ti­tui­rían la pre­sun­ta me­mo­ria al­ma­ce­na­da en el lí­qui­do. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en Fran­cia tam­po­co se pu­die­ron con­fir­mar me­dian­te la re­pe­ti­ción de los ex­pe­ri­men­tos.

Hoy, los in­ves­ti­ga­do­res ga­los pien­san que hu­bo un error en las me­di­cio­nes. Co­mo la ob­ser­va­ción ca­si pa­re­cía ab­sur­da a ni­vel cien­tí­fi­co, ha­brían no­ta­do el error si se hu­bie­ra tra­ta­do de cual­quier otra sus­tan­cia. Pe­ro en el ca­so del agua, in­clu­so lo im­po­si­ble pa­re­ce po­si­ble.

GA cien gra­dos cen­tí­gra­dos, el agua co­mien­za a her­vir, el lí­qui­do se con­vier­te en gas. La sus­tan­cia in­co­lo­ra for­ma bur­bu­jas des­de las que as­cien­de pa­ra eva­po­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.