DVERTIDOS QUE­DAN

Geo - - GEOVISIÓN -

Alos adic­tos a las pla­yas tro­pi­ca­les más be­llas, que via­jan a paí­ses le­ja­nos: ¡en­con­tra­rán ce­men­te­rios! Ca­mi­na­rán so­bre ca­dá­ve­res y des­ple­ga­rán sus toa­llas so­bre mi­llo­nes de es­que­le­tos. Los are­na­les re­lu­cien­tes de los ar­chi­pié­la­gos de las Sey­che­lles, las Baha­mas y la is­la de Nue­va Gui­nea, exa­mi­na­dos de cer­ca, cons­tan de con­chas, ca­pa­ra­zo­nes y ar­ma­zo­nes ca­li­zos de eri­zos de mar pul­ve­ri­za­dos, co­ra­les y al­gas.

Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de los se­di­men­tos del mun­do, se­gún los cien­tí­fi­cos, na­cie­ron así. La ma­yo­ría, en el tró­pi­co. Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, es­tas pla­yas bió­ge­nas tie­nen un va­lor in­men­so: re­fle­jan la di­ver­si­dad de las es­pe­cies de una re­gión marina. La com­pa­ra­ción con las ca­pas más pro­fun­das per­mi­te a los pa­leon­tó­lo­gos de­ter­mi­nar có­mo ha cam­bia­do la com­po­si­ción de es­pe­cies y có­mo se pro­ce­san los da­ños me­dioam­bien­ta­les y los cam­bios del cli­ma. El océano al­ma­ce­na unas 60 ve­ces más dió­xi­do de car­bono que la at­mós­fe­ra y lo de­po­si­ta par­cial­men­te en las con­chas de cal de sus mo­ra­do­res. Pe­ro la for­ma de are­na –mo­li­da por las olas y lan­za­da a la cos­ta o hun­di­da en el fon­do ma­rino–, so­lo es una fa­se de tran­si­ción pa­ra los muer­tos oceá­ni­cos. Con el tiem­po se api­lan y for­man cor­di­lle­ras. Así na­cie­ron los Do­lo­mi­tas. Quien quie­ra evi­tar los es­que­le­tos tie­ne bue­nas ra­zo­nes pa­ra que­dar­se en Eu­ro­pa: aun­que tam­bién aquí hay pla­yas de co­ral –por ejem­plo, en la cos­ta oc­ci­den­tal ir­lan­de­sa y en el Me­di­te­rrá­neo de for­ma ais­la­da–, la ma­yo­ría cons­ta so­bre to­do de cuar­zo, que tam­bién tie­ne en­can­tos es­té­ti­cos ba­jo la lu­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.