Y el sue­ño co­lo­nial bri­tá­ni­co

Geo - - GEOICONO -

Co­no­ci­mien­to y aven­tu­ra. Eso es to­do lo que Beryl Mark­ham (1902-1986) pe­día a la vida. Vo­lun­tad y co­ra­je. Era to­do lo que ella ofre­cía a cam­bio. Por el ca­mino, la que ha­bía na­ci­do pa­ra ser una ni­ña mi­ma­da del Club Mut­hai­ga, el cen­tro so­cial más pres­ti­gio­so del Nai­ro­bi co­lo­nial, se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en cru­zar el océano Atlán­ti­co de es­te a oes­te en un vue­lo en so­li­ta­rio y sin es­ca­las, en la pri­me­ra mu­jer en­tre­na­do­ra de ca­ba­llos en Ke­nia y en una es­cri­to­ra de éxi­to mun­dial con su li­bro de me­mo­rias Al oes­te con la no­che, pu­bli­ca­do en 1942. Re­bel­de, in­con­for­mis­ta, in­de­pen­dien­te... cual­quie­ra de es­tos ad­je­ti­vos en­ca­ja­ba con el ca­rác­ter de aque­lla ni­ña in­gle­sa que con so­lo cua­tro años se mu­dó con su fa­mi­lia a Ke­nia, por en­ton­ces par­te del Áfri­ca Orien­tal Británica. Aun­que su madre, in­ca­paz de so­por­tar el te­dio­so ais­la­mien­to, re­gre­só pron­to a In­gla­te­rra, la pe­que­ña Beryl per­ma­ne­ció jun­to a su pa­dre en la gran­ja fa­mi­liar de Njo­ro. Allí vi­vió una in­fan­cia en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, apren­dien­do el ofi­cio de cria­dor y en­tre­na­dor de ca­ba­llos. Y allí na­ció tam­bién su amor por la avia­ción, ins­pi­ra­do por una gran ges­ta: cru­zar el océano Atlán­ti­co en so­li­ta­rio, al­go que lo­gró en 1936. Ca­sa­da y di­vor­cia­da en tres oca­sio­nes, la be­lla Mark­ham es­can­da­li­zó a la so­cie­dad de en­ton­ces con so­na­dos amo­ríos, co­mo el man­te­ni­do con el du­que de Glou­ces­ter, hi­jo del rey Jor­ge V de In­gla­te­rra. En­tre sus amis­ta­des fi­gu­ra­ban Ka­ren Bli­xen y Denis Finch-Hat­ton, con quien man­tu­vo una aven­tu­ra, ade­más del pi­lo­to An­toi­ne de Saint-Exu­péry. Mu­rió en Ke­nia en1986.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.