EDITORIAL

Geo - - EDITORIAL - Julián Due­ñas GEO. Di­rec tor de jdue­nas@gyj.es

Es­ti­ma­do lec­tor,

En un pri­mer mo­men­to, no se lo ocul­to, ha­bía pen­sa­do de­di­car es­te editorial al te­ma que ocu­pa nues­tra por­ta­da: las pla­yas. Yo, co­mo se­gu­ra­men­te us­ted, ten­go una pla­ya a la que pro­cu­ro re­gre­sar siem­pre que en­cuen­tro oca­sión, una pla­ya que ali­men­ta mis es­pe­ran­zas de sol y tran­qui­li­dad, una pla­ya que po­co a po­co y ca­si sin dar­me cuen­ta se ha con­ver­ti­do en mi par­ti­cu­lar Shan­gri-La. Am­plia, re­mo­ta, ra­zo­na­ble­men­te de­sier­ta. De are­na fi­na, lim­pia y si­len­cio­sa, con un li­ge­ro to­que sal­va­je. Me­di­te­rrá­nea. Sé que en es­to, co­mo en tan­tas otras co­sas, no soy en ab­so­lu­to ob­je­ti­vo, pe­ro de eso se tra­ta. En la pla­ya de nues­tros sue­ños ca­da uno en­cuen­tra aque­llo que bus­ca, lo que desea, lo que más le sa­tis­fa­ce. Con la are­na ba­jo los pies hay quien re­gre­sa a los tiem­pos fe­li­ces y des­preo­cu­pa­dos de la in­fan­cia y la pri­me­ra ju­ven­tud, cuan­do los días aún eran lar­gos y las no­ches irri­tan­te­men­te cor­tas, y hay quien, por el con­tra­rio, apar­tan­do por un ins­tan­te el óxi­do de la ru­ti­na dia­ria, en­cuen­tra en ella pai­sa­jes de ho­ri­zon­tes cris­ta­li­nos, el re­cuer­do pre­ci­so, la con­ver­sa­ción pau­sa­da. La se­lec­ción que en­con­tra­rá en el in­te­rior es to­do me­nos cien­tí­fi­ca. No res­pon­de a es­tán­da­res ofi­cia­les, ni a ba­re­mos fí­si­cos ni a cla­si­fi­ca­cio­nes de­fi­ni­das. Es, pues, ra­bio­sa­men­te sub­je­ti­va. Los re­dac­to­res que las eli­gie­ron –en Es­pa­ña y en el res­to de los paí­ses con edi­cio­nes de la re­vis­ta– lo hi­cie­ron guia­dos por sus sen­ti­mien­tos, qui­zá por sus re­cuer­dos o sus de­seos. Pue­de coin­ci­dir con ellos, pe­ro tam­bién po­dría no ha­cer­lo. El ob­je­ti­vo es que la con­tem­pla­ción de es­tas imá­ge­nes des­pier­te en us­ted el de­seo de par­tir, la año­ran­za de las pa­sio­nes, la nos­tal­gia del mo­men­to. Pe­ro co­mo le de­cía, no es de es­to de lo que yo que­ría ha­blar­le. O al me­nos no so­lo. Hay en el in­te­rior un re­por­ta­je que por su ac­tua­li­dad y tras­cen­den­cia no de­be­ría pa­sar por al­to. Ha­ce aho­ra 80 años, en 1933, un cu­rio­so per­so­na­je, un vi­sio­na­rio, se con­vir­tió en can­ci­ller de Ale­ma­nia. Las ra­zo­nes que ex­pli­can su me­teó­ri­co as­cen­so son múl­ti­ples, pe­ro en­tre ellas des­ta­ca el har­taz­go de un pue­blo an­te una cri­sis eco­nó­mi­ca. ¿Le sue­na? Dis­cur­sos so­bre la re­no­va­ción na­cio­nal y la su­pre­sión del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co eran ha­bi­tua­les en­ton­ces, igual que hoy co­mien­zan a ser­lo en nu­me­ro­sos paí­ses de nues­tro en­torno. No en Es­pa­ña. A pe­sar de la de­ses­pe­ra­ción so­cial, del des­con­ten­to y la irri­ta­ción ge­ne­ra­li­za­da, no exis­te ni un so­lo dipu­tado de ex­tre­ma de­re­cha en nues­tro Par­la­men­to. Ni uno so­lo. Los par­ti­dos o gru­pos fascistas o neo­na­zis no en­cuen­tran eco en nues­tra so­cie­dad. Tal cons­ta­ta­ción in­vi­ta a la re­fle­xión, por­que no to­dos pue­den de­cir lo mis­mo. Fi­gu­ras po­lí­ti­cas co­mo Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia, Geert Wil­ders en Ho­lan­da, Ni­ko­laos Mi­cha­lo­lia­kos en Gre­cia, Siv Jen­sen en No­rue­ga, Jim­mie Akes­son en Sue­cia, Vlaams Be­lang en Bél­gi­ca o Gá­bor Vo­na en Hun­gría ven cre­cer día a día su res­pal­do. Po­dría adu­cir­se que Es­pa­ña es­tá va­cu­na­da con­tra es­te mal por su his­to­ria, pe­ro ¿no lo es­tá Gre­cia? ¿Y los de­más? En un país acos­tum­bra­do a fla­ge­lar­se has­ta san­grar, es ho­ra tam­bién de se­ña­lar nues­tras vir­tu­des. Y es­ta es una de ellas.

En la pla­ya de nues­tros sue­ños ca­da uno en­cuen­tra aque­llo que bus­ca, lo que desea, lo que le sa­tis­fa­ce. Hay quien re­gre­sa a los tiem­pos fe­li­ces de la in­fan­cia, y hay quien, por con­tra, en­cuen­tra en ella pai­sa­jes de ho­ri­zon­tes cris­ta­li­nos, el re­cuer­do pre­ci­so, la con­ver­sa­ción pau­sa­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.