"En el si­glo XXI, aún que­dan mon­ta­ñas sin ex­plo­rar"

Tres años des­pués de cul­mi­nar su pro­yec­to de los ca­tor­ce ocho­mi­les, Edur­ne Pa­sa­ban afron­ta re­tos al­pi­nis­tas me­nos am­bi­cio­sos, en al­tu­ra y tiem­po.

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

Apar­tir de aho­ra quie­ro ir a lu­ga­res que aú­nen mon­ta­ña, aven­tu­ra y ex­plo­ra­ción, que­dan mu­chas mon­ta­ñas sin ex­plo­rar en la Tie­rra, ya sean de 6.000 me­tros o de 1.400, co­mo las de Groen­lan­dia”. Re­cién lle­ga­da de la gran is­la ár­ti­ca, don­de Edur­ne Pa­sa­ban ha inau­gu­ra­do una nue­va eta­pa de su vida al­pi­nis­ta, le­jos de los ca­tor­ce ocho­mi­les que la en­cum­bra­ron, la de­por­tis­ta vas­ca sin em­bar­go no pue­de ob­viar la ac­tua­li­dad, que vuel­ve a es­tar en el Hi­ma­la­ya: 48 ho­ras an­tes de la en­tre­vis­ta ha fa­lle­ci­do su com­pa­ñe­ro Juan­jo Ga­rra en el Dha­lau­gi­ri y al día si­guien­te se cum­plen 60 años de la pri­me­ra as­cen­sión al Eve­rest de Ed­mund Hi­llary y Ten­sing Nor­gay.

¿Qué se le pa­sa por la ca­be­za cuan­do muere un co­le­ga?

–El Hi­ma­la­ya ha si­do muy du­ro es­te año. El Hi­ma­la­ya me ha da­do a to­dos mis ami­gos, ¡a to­dos!, pe­ro tam­bién me los ha qui­ta­do. Juan­jo ha pe­lea­do has­ta el fi­nal en una cum­bre com­pli­ca­da, el Dha­lau­gi­ri, que ya se ha lle­va­do a tres ami­gos más: Pe­pe Gar­cés, San­ti Sa­gas­ta y Ri­car­do Va­len­cia. Juan­jo, que sa­bía mu­cho, se ha que­da­do por una ro­tu­ra de to­bi­llo, que en otras cir­cuns­tan- cias no es na­da, ha pe­lea­do has­ta el fi­nal. Es di­fí­cil asi­mi­lar­lo.

Se cum­plen 60 años de la pri­me­ra as­cen­sión al Eve­rest de Ed­mund Hi­llary y Ten­sing Nor­gay en 1953. La su­ya fue ha­ce do­ce. ¿Có­mo la re­cuer­da?

–El Eve­rest fue mi pri­mer ocho­mil en 2001 y ex­pe­ri­men­té sa­tis­fac­ción, pe­ro tam­bién de­cep­ción. Me ima­gi­na­ba que cuan­do hi­cié­ra­mos cum­bre, me abra­za­ría con mis com­pa­ñe­ros, llo­ra­ría­mos... Pe­ro fue to­do muy de­pri­sa. Nos hi­ci­mos la fo­to co­rrien­do y lue­go que­da­ba ba­jar, con una gran sen­sa­ción de vér­ti­go. Des­de en­ton­ces el Eve­rest ha cam­bia­do mu­cho.

¿En qué sen­ti­do?

–Aho­ra hay una gran ma­si­fi­ca­ción. En­tre abril y ma­yo, pue­de ha­ber qui­nien­tas y pi­co per­so- nas su­bien­do, y es un caos. No pue­de prohi­bir­se ir, pe­ro ha­bría que po­ner al­gún con­trol.

¿Có­mo es­tá el te­ma de la ba­su­ra?

–Es­tá más con­tro­la­do. Ca­da ex­pe­di­ción tie­ne la obli­ga­ción de ba­jar su pro­pia ba­su­ra; de he­cho tie­nes que pa­gar al Go­bierno ne­pa­lí 3.000 dó­la­res. Te con­tro­lan cuán­tas bo­te­llas de oxí­geno vas a su­bir, cuán­to gas, et­cé­te­ra. Y si al re­gre­so no tie­nes to­da esa ba­su­ra en el cam­pa­men­to ba­se, se que­dan con el di­ne­ro. En pa- ra­le­lo, el Go­bierno ne­pa­lí or­ga­ni­za una ex­pe­di­ción de lim­pie­za y re­co­ge la ba­su­ra.

De vez en cuan­do sal­ta la po­lé­mi­ca so­bre si un al­pi­nis­ta ha co­ro­na­do o no cier­ta cum­bre. Fue el ca­so de la co­rea­na Oh Eun-Sun en el Kang­chen­jun­ga y más re­cien­te­men­te de Car­los Pau­ner en el Shis­ha Pang­ma. ¿Có­mo se cer­ti­fi­ca que se ha he­cho cum­bre?

–En el Hi­ma­la­ya y en la his­to­ria del mon­ta­ñis­mo, la cer­ti­fi­ca­ción de una mon­ta­ña pri­me­ro vie­ne

por la pa­la­bra de la per­so­na. Yo no ten­go por qué no creer a quien ase­gu­ra ha­ber subido a una mon­ta­ña de 8.000 me­tros. ¿Có­mo se cer­ti­fi­ca? En el Hi­ma­la­ya es­tá Eli­za­beth Haw­ley, una se­ño­ra ma­yor que de al­gu­na ma­ne­ra cer­ti­fi­ca los ocho­mi­les, aun­que ella no ha subido nun­ca nin­guno, pe­ro es un mi­to, la jue­za. Ella pue­de opi­nar y lo que di­ga va a mi­sa, pe­ro es­to no quie­re de­cir que ten­ga razón. Se cer­ti­fi­ca pri­me­ro con tu pa­la­bra. Si en una con­ver­sa­ción de­mues­tras du­das so­bre si has subido o no, le­van­tas sos­pe­chas... Yo te pue­do de­cir que cuan­do subes a una cum­bre de 8.000 me­tros, sa­bes que es­tás en la cum­bre, por­que no hay na­da ni de­lan­te ni de­trás ni arri­ba. Eres cons­cien­te de que es­tás en lo más al­to. Yo nun­ca he du­da­do. Pri­me­ro es tu pa­la­bra y lue­go es una fo­to, que a día de hoy, si no has sa­ca­do nin­gu­na fo­to de al­go en la cum­bre –una ro­ca, un mon­tícu­lo...–, pa­re­ce sos­pe­cho­so. Ade­más de su­bir hay que de­mos­trar­lo. Den­tro de la ca­rre­ra de los ca­tor­ce ocho­mi­les, y más si es­tás ter­mi­nán­do­la, tie­nes que jus­ti­fi­car­lo. En el ca­so de la co­rea­na la fo­to que pre­sen­tó es­ta­ba he­cha 200 me­tros por de­ba­jo de la cum­bre. Tu­vo pre­sio­nes y su ser­pa can­tó que no ha­bían subido. En el otro ca­so, por lo que sé, son du­das crea­das por él mis­mo en el Shis­ha Pang­ma.

¿Có­mo es su vida aho­ra, tres años des­pués de co­ro­nar los ca­tor­ce ocho­mi­les?

–Al prin­ci­pio me da­ba mu­cho vér­ti­go ter­mi­nar los ca­tor­ce ocho­mi­les, un pro­yec­to de tan­tos años. ¿Qué voy a ha­cer?, pen­sa­ba. En el mun­do de la mon­ta­ña me cues­ta en­con­trar re­tos que me lle­nen tan­to co­mo una cum­bre de 8.000 me­tros. Las co­sas que ha­go son más pe­que­ñas no so­lo en al­tu­ra, tam­bién en tiem­po: las ex­pe­di­cio­nes son más cor­tas, pe­ro en­cuen­tro sa­tis­fac­ción pa­ra­le­la en mi día a día, mi vida es­tá bas­tan­te lle­na, es más nor­mal. Me de­di­co mu­cho al mun­do de las con­fe­ren­cias y el coaching em­pre­sa­rial, que me pro­du­ce sa­tis­fac­ción. Estoy crean­do una agen­cia de via­jes pa­ra ha­cer trek­king por el Pi­ri­neo y Eus­ka­di. Es­pa­ña tie­ne un gran po­ten­cial que he­mos de en­se­ñar fue­ra. Es­tos pro­yec­tos me mo­ti­van mu­cho y con­si­guen que sea fe­liz, por­que no era fá­cil, ¿eh? Cuan­do al­guien ter­mi­na una ca­rre­ra tan po­ten­te co­mo la que te­nía yo, da mu­cho mie­do.

¿Qué re­tos al­pi­nis­tas tie­ne des­pués de Groen­lan­dia?

–Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra en el si­glo XXI aún que­dan mon­ta­ñas vír­ge­nes, ha ha­bi­do paí­ses muy ce­rra­dos que no de­ja­ban en­trar, co­mo Tí­bet o Af­ga­nis­tán, don­de que­dan mon­ta­ñas sin ex­plo­rar. Pa­ra oc­tu­bre que­re­mos ir al Tí­bet, don­de to­da­vía exis­ten unas dos­cien­tas y pi­co mon­ta­ñas no ex­plo­ra­das o a don­de ha subido muy po­ca gen­te, de 6.000 me­tros. Ade­más el avan­ce en tec­no­lo­gía y ma­te­ria­les per­mi­te abor­dar re­tos ma­yo­res, co­mo ex­plo­ra­cio­nes in­ver­na­les o en so­li­ta­rio. Ten­go mu­chas ideas en la ca­be­za...

EDUR­NE PA­SA­BAN

(To­lo­sa, 1973) es la pri­me­ra mu­jer que ha com­ple­ta­do la as­cen­sión a los ca­tor­ce ocho­mi­les. Cul­mi­nó su ges­ta el 17 de ma­yo de 2010, tras co­ro­nar el Shis­ha Pang­ma. Ha es­cri­to dos li­bros: Ca­tor­ce ve­ces ocho mil

Ob­je­ti­vo: con­fian­za.

AL LÍ­MI­TE DE LA SU­PER­VI­VEN­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.