A LA CA­ZA DEL SI­LEN­CIO

¿Có­mo ha­bla la na­tu­ra­le­za? Un in­ge­nie­ro de so­ni­do bus­ca un pai­sa­je acús­ti­co vir­gen en el Par­que Na­cio­nal De­na­li. Aun­que tam­bién en las apar­ta­das re­gio­nes sal­va­jes de Alas­ka se es­cu­cha al ser hu­mano.

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: Kim Tin­gley Fo­to: Pe­ter van Agt­mael

PO­CO AN­TES DE LA SA­LI­DA del sol, al­go ex­tra­ño se aden­tra con no­so­tros en el Par­que Na­cio­nal De­na­li. Son los so­ni­dos de fric­ción de nues­tros pan­ta­lo­nes de nie­ve, el cru­jir de nues­tras bo­tas y las nu­be­ci­tas de alien­to de­lan­te de nues­tras bo­cas. Cuan­do el cie­lo de no­viem­bre se acla­ra, nues­tros con­tor­nos des­ta­can con más cla­ri­dad, igual que el es­tre­cho rastro que de­ja­mos ha­cia oc­ci­den­te.

A una tem­pe­ra­tu­ra de 20 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo ce­ro so­lo des­can­sa­mos bre­ve­men­te. No se es­cu­cha na­da, ni si­quie­ra el vien­to. Cis- nes chi­cos, cer­ní­ca­los ame­ri­ca­nos, mos­qui­te­ros... Ha­ce tiem­po que to­dos han mi­gra­do. Los osos grizzly es­tán dur­mien­do en sus cue­vas. Se­gui­mos caminando, atra­ve­sa­mos arro­yos he­la­dos y es­cu­cha­mos con asom­bro el rui­do del agua bor­bo­tean­do en la pro­fun­di­dad.

Al nor­te, un bri­llo ro­sa ilu­mi­na el ne­va­do mon­te Healy, al bor­de del Alas­ka Ran­ge. Al sur, sin em­bar­go, allí don­de el sol sale y se po­ne du­ran­te los me­ses de in­vierno, las som­bras y las ma­tas de ali­so os­cu­re­cen las le­ja­nas cres­tas.

Cuan­to más ca­mi­na­mos, más es­car­cha bri­lla en la barba de Davyd Betch­kal. Por lo de­más, lo úni­co que lla­ma la aten­ción de es­te in­ge­nie­ro de 25 años, em­plea­do del par­que na­cio­nal, es el go­rro de pun­to de color ver­de cla­ro que su madre le ha he­cho. Al igual que él, yo tam­bién car­go una mo­chi­la con ca­tor­ce ki­los de ma­te­rial, los ele­men­tos de una enor­me gra­ba­do­ra.

NUES­TRO DES­TINO ES UNA ELE­VA­CIÓN si­tua­da por en­ci­ma de Hi­nes Creek. Es allí don­de Davyd Betch­kal quie­re mon­tar una es­ta­ción que gra­ba­rá du­ran­te un mes una ma­te­ria pri­ma men­guan­te: los so­ni­dos na­tu­ra­les de una re­gión ale­ja­da de la ci­vi­li­za­ción. Pe­ro nues­tra mi­sión no so­lo exi­ge que con­ser­ve­mos las vo­ces de la na­tu­ra­le­za sal­va­je. Tam­bién no­so­tros mis­mos de­be­mos es­cu­char­las. “Cuan­do te con­cen­tras ple­na­men­te en la per­cep­ción del pai­sa­je du­ran­te una ca­mi­na­ta, te su­mer­ges en la na­tu­ra­le­za. Ya no exis­te otra co­sa”, aca­ba de de­cla­rar Betch­kal. “Des­pués, un avión cru­za el cie­lo, y se rom­pe el flu­jo de con­cien­cia, se aca­bó la es­tá­ti­ca ex­pe­rien­cia.” Así es.

En teo­ría, una re­gión tan vir­gen co­mo De­na­li de­be­ría de­rro­char so­ni­dos na­tu­ra­les co­mo un cuerno de la abun­dan­cia. So­lo des­de 2006 se sa­be que no lo es: en aquel año, un gru­po de téc­ni­cos re­co­gió da­tos acús­ti­cos en más de 60 pun­tos del par­que. So­lo hu­bo 36 días en los que no se es­cu­cha­ba el rui­do de un mo­tor de com­bus­tión. La épo­ca más rui­do­sa es el ve­rano, cuan­do cien­tos de mi­les de per­so­nas vi­si­tan el par­que y al­qui­lan he­li­cóp­te­ros o avio­ne­tas. Los na­ti­vos pre­fie­ren mo­ver­se con mo­tos de nie­ve. Ade­más, el rui­do del trá­fi­co de la High­way, la ca­rre­te­ra que atra­vie­sa el par­que, y de los tre­nes de pa­sa­je­ros se es­cu­cha a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Los es­tu­dios in­di­can que ta­les fuen­tes de rui­do pue­den po­ner en pe­li­gro el há­bi­tat –en De­na­li y en otras re­gio­nes sal­va­jes del mun­do–, con el mis­mo efec­to de­vas­ta­dor que las fu­gas de pe­tró­leo.

Pe­ro ca­si na­die sa­be con cer­te­za có­mo so­na­ría un pai­sa­je sin al­te­ra­cio­nes cau­sa­das por el hom­bre. An­tes de que los téc­ni­cos me­dioam­bien­ta­les pue­dan co­men­zar a res­ta­ble­cer la “sa­lud acús­ti­ca” de un eco­sis­te­ma tie­nen que sa­ber có­mo sue­nan las com­po­si­cio­nes na­tu­ra­les no al­te­ra­das por el hom­bre. Ta­les gra­ba­cio­nes so­lo exis­ten des­de ha­ce po­cos años. No obs­tan­te, la can­ti­dad y ca­li­dad de los da­tos re­co­pi­la­dos y ana­li­za­dos es tan im­pre­sio­nan­te que un gru­po de téc­ni­cos me­dioam­bien­ta­les ha­bla des­de mar­zo de 2011 de una nue­va dis­ci­pli­na, la “eco­lo­gía del pai­sa­je so­no­ro”.

Se­gún una pu­bli­ca­ción de la re­vis­ta BioS­cien­ce, ta­les pai­sa­jes so­no­ros, las sin­fo­nías del eco­sis­te­ma, son la in­ter­ac­ción de to­das las fuen­tes acús­ti­cas de un lu­gar, no im­por­ta su ori­gen. Es­tos ele­men­tos dan a un pai­sa­je su se­llo acús­ti­co in­di­vi­dual. “Si lo­gra­mos gra­bar mues­tras de so­ni­do ca­rac­te­rís­ti­cas y crear un sis­te­ma de me­di­ción ade­cua­do”, ex­pli­ca Br­yan Pi­ja­nows­ki, el au­tor de la pu­bli­ca­ción, “tal vez un día po­da­mos dis­tin­guir un pai­sa­je sano de uno que no lo es­tá.”

Aun­que la in­ves­ti­ga­ción de ta­les pai­sa­jes so­no­ros ( sounds­ca­pes, en in­glés) es­tá en man­ti­llas, ya se ex­pe­ri­men­ta una pri­me­ra cri­sis. El ser hu­mano ha cam­bia­do de for­ma irre­me­dia­ble la acús­ti­ca de la Tie­rra, y el rui­do ge­ne­ra­do se es­tá ex­pan­dien­do. La fal­ta de de­ter­mi­na­das vo­ces en un pai­sa­je so­no­ro sue­le in­di­car una al­te­ra­ción. El rui­do pue­de aho­gar las lla­ma­das de apa­rea­mien­to de los ani­ma­les o in­clu­so cau­sar la muer­te, por ejem­plo, cuan­do un gri­to de alar­ma no lle­ga a ser es­cu­cha­do. Na­tu­ral­men­te, los ecó­lo­gos de los pai­sa­jes so­no­ros es­pe­ran que sus es­tu­dios pro­pi­cien me­jo­ras, pe­ro tam­bién tie­nen cla­ro que se­rán tes­ti­gos de mu­chos mo­men­tos fi­na­les.

Has­ta el año 3000 an­tes de Cris­to se re­mon­tan las que­jas so­bre el “es­truen­do de la hu­ma­ni­dad”, que ya Gil­ga­mesh, el rey de la mi­to­lo­gía su­me­ria, per­pe­tuó en su poe­ma épi­co. Hoy en día, el rui­do de los avio­nes, del trá­fi­co o del lu­gar de tra­ba­jo es ca­ta­lo­ga­do en paí­ses co­mo Ale­ma­nia co­mo un pe­li­gro pa­ra la sa­lud y en otros, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, co­mo una for­ma de con­ta­mi­na­ción me­dioam­bien­tal. Sin em­bar­go, no exis­te una ley que re­gu­le la pro­tec­ción. La idea de que los so­ni­dos na­tu­ra­les re­quie­ren pro­tec­ción so­lo se es­tá im­po­nien­do pau­la­ti­na­men­te. La con­ser­va­ción de pai­sa­jes for­ma par­te de la mi­sión del Ser­vi­cio de Par­ques Na­cio­na­les des­de 1916. Pe­ro so­lo en el año 2000, un di­rec­tor de di­cho or­ga­nis­mo fir­mó las pri­me­ras di­rec­tri­ces des­ti­na­das a la con­ser­va­ción de pai­sa­jes so­no­ros vá­li­das pa­ra to­dos los par­ques na­cio­na­les. Des­de el cam­bio de mi­le­nio, bió­lo­gos de to­do el mun­do ad­vier­ten de los da­ños que cau­sa nues­tra hue­lla acús­ti­ca en los eco­sis­te­mas na­tu­ra­les. Allá don­de los pri­ma­tes, mur­cié­la­gos, ba­lle­nas, ra­nas o aves es­tán ex­pues­tos a per­ma­nen­tes so­ni­dos de ori­gen téc­ni­co, los ani­ma­les cam­bian las fre­cuen­cias de sus lla­ma­das pa­ra po­der co­mu­ni­car­se.

Pa­ra re­co­no­cer ta­les al­te­ra­cio­nes, el Par­que Na­cio­nal De­na­li per­mi­te des­de 2010 las es­ta­cio­nes de gra­ba­ción per­ma­nen­te, ca­da una de las cua­les cues­ta 9.300 eu­ros. A ni­vel tec­no­ló­gi­co, los apa­ra­tos son lo me­jor que exis­te en el mer­ca­do; no obs­tan­te, hay ave­rías por­que no han si­do di­se­ña­dos pa­ra la in­tem­pe­rie. Al­gu­nos son vol­ca­dos por el vien­to, otros son arras­tra­dos por re­pen­ti­nos to­rren­tes. Al­gu­nos mi­cró­fo­nos han si­do víc­ti­mas de la cu­rio­si­dad de los osos grizzly.

BETCH­KAL QUE­DÓ SA­TIS­FE­CHO DES­PUÉS de de­jar en­cen­di­da du­ran­te to­da una ma­ña­na la es­ta­ción re­cién ins­ta­la­da. A continuación, la vol­vió a des­mon­tar y la em­pa­que­tó con cui­da­do en bol­sas de pro­tec­ción in­di­vi­dua­les. Co­lo­car una es­ta­ción en el mes de no­viem­bre es una no­ve­dad pa­ra él. Así quie­re com­ple­men­tar los da­tos exis­ten­tes, y tam­bién me­dir el si­len­cio que pue­de rei­nar en De­na­li en in­vierno. Una gra­ba­ción pa­ra la pos­te­ri- dad. “Su­pon­go que los da­tos es­ta­rán de­ba­jo del um­bral de la au­di­ción hu­ma­na”, di­ce, lleno de en­tu­sias­mo. “Por de­ba­jo de ce­ro de­ci­be­lios.” Pe­ro, ¿de qué sir­ve cap­tar un si­len­cio tan ex­tre­mo?, le pre­gun­to.

“¡Dis­tan­cia!”, res­pon­de Betch­kal. “El si­len­cio tie­ne que ver con la dis­tan­cia”, ar­gu­men­ta. “Cuan­to más si­len­cio, más le­jos lle­ga el al­can­ce de nues­tra au­di­ción. Se per­ci­be más pai­sa­je a ni­vel acús­ti­co. Ima­gí­na­te que subes a la cum­bre de una mon­ta­ña, y al ha­ber tan­to si­len­cio, ex­pe­ri­men­tas una inau­di­ta sen­sa­ción de es­pa­cio. En el co­che a me­nu­do tie­nes una sen­sa­ción co­mo si tú mis­mo fue­ras el co­che. Por­que el co­che te ro­dea con sus so­ni­dos. Al­go se­me­jan­te ocu­rre con el si­len­cio: tam­bién te ro­dea si lo es­cu­chas. En­ton­ces te sien­tes par­te de un vas­to es­pa­cio.”

Ha­cia el me­dio­día al­can­za­mos Hi­nes Creek. Betch­kal ha­ce un ges­to ha­cia el sur. Quie­re mon­tar la es­ta­ción en la cres­ta de una ele­va­ción ne­va­da. Agi­ta­mos nues­tros ca­lien­ta­ma­nos quí­mi­cos pa­ra que es­tén ca­lien­tes cuan­do lle­gue­mos a nues­tra me­ta, y ca­mi­na­mos por nie­ve que nos lle­ga has­ta las ro­di­llas. Un avión de hé­li­ce nos so­bre­vue­la con es­truen­do, aho­gan­do nues­tra res­pi­ra­ción.

Na­da más lle­gar arri­ba, Betch­kal po­ne ma­nos a la obra. Mon­ta trí­po­des, des­en­ro­lla el ca­ble (ap­to pa­ra con­di­cio­nes ár­ti­cas) y mon­ta la es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca sin guan­tes. Des­pués ajus­ta los mó­du­los so­la­res y los co­nec­ta con el ban­co de ba­te­rías. Des­de aho­ra, la es­ta­ción gra­ba­rá el pai­sa­je so­no­ro de Hi­nes Creek: lo que po­dría­mos oír si es­cu­chá­ra­mos el pai­sa­je sal­va­je du­ran­te un mes.

El día si­guien­te, en la ofi­ci­na, Betch­kal me en­se­ña có­mo con­vier­te los da­tos con el or­de­na­dor en un es­pec­tro­gra­ma pa­ra ana­li­zar las se­ña­les acús­ti­cas: los so­ni­dos se des­pla­zan co­mo cur­vas color na­ran­ja so­bre una zo­na azul que re­pre­sen­ta el tiem­po trans­cu­rri­do. La al­tu­ra de la cur­va in­di­ca la fre­cuen­cia; la cla­ri­dad del color, el vo­lu­men. Betch­kal re­co­no­ce al­gu­nos so­ni­dos a pri­me­ra vis­ta. Los da­tos ana­li­za­dos

cons­ti­tu­yen una de­cla­ra­ción. Por ejem­plo, de­la­tan có­mo va­rían las lla­ma­das de las ra­nas del bos­que a lo lar­go del año. O has­ta dón­de lle­ga el rui­do de los ro­to­res de los he­li­cóp­te­ros.

En una de las gra­ba­cio­nes fa­vo­ri­tas de Betch­kal se oye có­mo un animal hus­mea el mi­cró­fono, mien­tras en el fon­do se es­cu­chan los bra­mi­dos de las crías de grizzly. Otro clic con el ra­tón, y un bor­bo­tear me­tá­li­co sale de los al­ta­vo­ces del or­de­na­dor: “Son mi­les de pe­que­ñas bur­bu­jas de ai­re as­cen­dien­do en una cue­va de hie­lo”, di­ce el in­ge­nie­ro. “Apues­to a que ca­da sala de la cue­va tie­ne una me­lo­día pro­pia.”

EN LA ELE­VA­CIÓN EN­CI­MA DE HI­NES CREEK, la gra­ba­do­ra no fun­cio­na. Tal vez es­té con­ge­la­da; sin pen­sár­se­lo dos ve­ces, el in­ge­nie­ro se la me­te en los pan­ta­lo­nes y se so­bre­sal­ta cuan­do el frío me­tal to­ca su mus­lo. Pe­ro eso tam­po­co ayu­da. Des­pués de to­que­tear el apa­ra­to, Betch­kal le co­lo­can dos ba­te­rías de re­pues­to. Aho­ra sí fun­cio­na. Pe­ro la ener­gía so­lo se­rá su­fi­cen­te pa­ra una se­ma­na. Ten­drá que vol­ver. Cuan­do la ca­ja con los ins­tru­men­tos fi­nal­men­te es­tá se­lla­da con­tra la nie­ve y el vien­to, el frío ha pe­ne­tra­do en nues­tra ro­pa térmica. “Una co­sa que­da por ha­cer”, di­ce Betch­kal, tra­tan­do de su­pe­rar su dis­gus­to. “Sé que es­táis can­sa­dos y que te­néis frío, pe­ro de­be­mos es­cu­char. Aco­mo­daos y tra­tad de no ha­cer rui­do.” Aprie­to mis bra­zos con­tra el cuer­po y cie­rro los ojos.

Cae la no­che cuan­do re­gre­sa­mos. El color lavanda del cie­lo se trans­for­ma en pur­pú­reo. La nie­ve bri­lla in­clu­so des­pués de la pues­ta de sol. Me ima­gino la uni­dad de gra­ba­ción ro­dea­da de os­cu­ri­dad.

Ajus­ta­mos nues­tros oí­dos a uno de los lu­ga­res más si­len­cio­sos del mun­do. Es­cu­cho la vas­te­dad del va­lle, nin­gún so­ni­do flo­ta por es­te si­len­cio y rom­pe el in­fi­ni­to que se sien­te. El pai­sa­je me abra­za, co­mo pre­di­jo Betch­kal. Y sien­to que yo mis­ma soy es­te pai­sa­je, del que ha­ce eo­nes se al­za­ron mon­ta­ñas y gla­cia­res, mu­cho an­tes de que la pri­me­ra vida em­pe­za­ra a la­tir.

Des­pués par­ti­mos. Cuan­do Davyd Betch­kal re­co­pi­le las gra­ba­cio­nes, pien­so, es­cu­cha­rá có­mo car­ga­mos nues­tras mo­chi­las y nos des­li­za­mos cues­ta aba­jo. La fi­gu­ra de Betch­kal caminando de­lan­te de mí es una som­bra en la os­cu­ri­dad. Los ár­bo­les jun­to a no­so­tros han des­apa­re­ci­do. So­lo exis­ten nues­tros pa­sos. Has­ta que, ca­si im­per­cep­ti­ble, se em­pie­za a no­tar un mur­mu­llo en el ai­re: el se­llo de la ci­vi­li­za­ción. Re­gre­sa­mos.

Pa­ra el fo­tó­gra­fo de Mag­num Pe­ter van Agt­mael, de 31 años, es­te re­por­ta­je fue más si­len­cio­so de lo ha­bi­tual: se ha de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te a do­cu­men­tar grá­fi­ca­men­te las gue­rras de Af­ga­nis­tán e Irak.

Ho­ra azul en De­na­li: el ca­za­dor de so­ni­dos Davyd Betch­kal y un

ran­ger del par­que.

Davyd Betch­kal car­ga a la es­pal­da el mi­cró­fono pa­ra las gra­ba­cio­nes de lar­ga du­ra­ción. No to­dos los apa­ra­tos so­bre­vi­ven a la la mi­sión: unos son arras­tra­dos por to­rren­tes; otros por el vien­to y al­gu­nos más son da­ña­dos por osos de­ma­sia­do cu­rio­sos.

El ran­ger Jeff Duc­ket (de­re­cha) acom­pa­ña a Betch­kal en sus lar­gas ca­mi­na­tas por la gé­li­da na­tu­ra­le­za de Alas­ka.

Dos pa­ne­les so­la­res abas­te­cen el mi­cró­fono con elec­tri­ci­dad, que du­ran­te un mes do­cu­men­ta­rá los so­ni­dos na­tu­ra­les de Hi­nes

Creek, en el Par­que Na­cio­nal De­na­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.