El te­so­ro del per­ma­frost

Un gru­po de aventureros re­co­rre el ex­tre­mo nor­te de Ru­sia pa­ra arran­car del sue­lo con­ge­la­do de la tundra mi­le­na­rios col­mi­llos de ma­mut. Ne­go­ciar con es­te mar­fil es le­gal. Pe­ro tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en Áfri­ca.

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to y fo­tos: Jean-Fra­nçois La­grot

ES­TE VIA­JE CO­MIEN­ZA – me da la im­pre­sión– co­mo una de las an­ti­guas pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond. Nues­tro to­do­te­rreno atra­vie­sa la tundra a gran ve­lo­ci­dad, los neu­má­ti­cos ha­cen sal­tar pie­dras y gra­va. Via­jo con dos ru­sos dis­cre­tos: An­dréi y Ni­ko­lái, sus ape­lli­dos los de­ja­ron en ca­sa, en la ciu­dad de Ya­kutsk, de la que nos he­mos ale­ja­do ca­si 1.700 ki­ló­me­tros. Ha­ce tres días y tres no­ches que se­gui­mos por es­ta pis­ta que, a ve­ces pol­vo­rien­ta, a ve­ces cu­bier­ta de es­pe­so ba­rro, atra­vie­sa la so­le­dad de las pla­ni­cies del no­res­te si­be­riano.

Nos di­ri­gi­mos a un lu­gar que pa­re­ce ca­re­cer de un nom­bre pre­ci­so. Te­ne­mos pri­sa, nos es­pe­ran. Ha­bla­mos de te­so­ros, de mu­chos, mu­chos ru­blos. Si nos pa­ra­mos de­be de ha­ber un buen mo­ti­vo. “Pa­ra un mo­men­to”, di­ce Ni­ko­lái y re­co­ge el fu­sil del sue­lo del vehícu­lo. An­dréi fre­na. Con cui­da­do, pa­ra que el se­gun­do co­che de nues­tro con­voy de dos vehícu­los no choque con no­so­tros. Ni­ko­lái sal­ta afue­ra, apun­ta, aprie­ta el ga­ti­llo. Por la ven­ta­na veo có­mo el ti­ra­dor se acer­ca a una char­ca. ¿Un agen­te enemi­go? No, dos pa­tos muer­tos. Con ges­to de triun­fo, Ni­ko­lái al­za la pre­sa.

Des­pués, otra vez las pri­sas. En es­te mo­men­to, los ca­za­te­so­ros con los que te­ne­mos ci­ta de­ben de es­tar via­jan­do por el Koly­ma; uno de esos ríos apa­ren­te­men­te in­fi­ni­tos que atra­vie­san Siberia de sur a nor­te, re­co­rrien­do la tai­ga y la tundra has­ta lle­gar al mar gla­cial: ru­tas de trán­si­to por la des­po­bla­da vas­te­dad de Ya­ku­tia.

A par­tir de 1932, Sta­lin creó gu­lags a ori­llas del Koly­ma, cam­pa­men­tos cu­yos pre­sos eran for­za­dos a tra­ba­jar en la ex­plo­ta­ción de oro. Allí mu­rie­ron más de un mi­llón de

El bo­tín se en­tre­ga en un apar­ta­do pun­to de en­cuen­tro

per­so­nas: “enemi­gos del pue­blo” y, más tar­de, pri­sio­ne­ros de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Pe­ro el te­so­ro tras el que va­mos no es de oro, sino de mar­fil. Cla­ro que no pue­de tra­tar­se de col­mi­llos de ele­fan­te. Nin­guno de esos enor­mes pa­qui­der­mos po­dría apa­re­cer por aquí. El in­vierno lo­cal, de nue­ve me­ses de du­ra­ción, po­see re­cords que con­ge­lan con so­lo oír­los: Oim­ja-kon, al­dea si­tua­da a unos 700 ki­ló­me­tros al es­te de Ya­kutsk, es­tá con­si­de­ra­da la lo­ca­li­dad ha­bi­ta­da más fría del mun­do. Allí se han me­di­do tem­pe­ra­tu-

ras que al­can­zan los 71,2 gra­dos ba­jo ce­ro.

De en­tre las po­cas ven­ta­jas que po­see es­te cli­ma, una de ellas es la po­si­bi­li­dad de en­con­trar mar­fil. El frío ha con­ver­ti­do el sue­lo per­ma­frost de Ya­ku­tia en una ne­ve­ra na­tu­ral de ma­muts la­nu­dos, ani­ma­les cu­yos úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes se ex­tin­guie­ron ha­ce unos 4.000 años al nor­te de Siberia. Y aho­ra que el cam­bio cli­má­ti­co abre de par en par las puer­tas de es­ta gi­gan­tes­ca ne­ve­ra, los res­tos de los ma­muts em­pie­zan a sur­gir co­mo se­tas en la su­per­fi­cie.

SUS VES­TI­GIOS ATRAEN SO­BRE TO­DO

el in­te­rés de dos pro­fe­sio­nes: los ge­ne­tis­tas y los fa­bri­can­tes de jo­yas. Unos sue­ñan con re­su­ci­tar al­gún día al be­llo e im­pre­sio­nan­te ele­fan­te de la era gla­cial. Los otros so­lo quie­ren ha­cer ne­go­cios. Bue­nos ne­go­cios.

Des­de la prohi­bi­ción glo­bal del co­mer­cio de mar­fil de ele­fan­tes en 1989, los pre­cios que se pa­gan por los col­mi­llos de la tundra han subido enor­me­men­te. Y Ni­ko­lái es pro­vee­dor tan­to de los la­bo­ra- to­rios cien­tí­fi­cos co­mo de los ta­lla­do­res.

Por la tar­de por fin al­can­za­mos el pun­to de en­cuen­tro acor­da­do con los hom­bres de Ni­ko­lái: un pe­que­ño puer­to a ori­llas del Koly­ma. Co­mo es­que­le­tos de fa­ros ol­vi­da­dos, dos grúas oxi­da­das se al­zan so­bre el ma­rrón ama­ri­llen­to de la tundra. En la ori­lla hay un bar­co igual­men­te oxi­da­do. La mi­ra­da de Ni­ko­lái es­cu­dri­ña el río has­ta un mean­dro, don­de el Koly­ma des­apa­re­ce de­trás de los abe­tos. ¿Cuán exac­ta pue­de ser una ci­ta en se­me­jan­te lu­gar? Va­le­ri y Ser­guéi, los ca­za­do­res de mar­fil, lle­ga­rán de una re­gión jun­to a la desem­bo­ca­du­ra del río, di­ce Ni­ko­lái: “Área res­trin­gi­da, prohi­bi­da a ex­tran­je­ros”. Allí “re­co­gie­ron” col­mi­llos du­ran­te cua­tro se­ma­nas.

Sue­na co­mo a la­bo­res de co­se­cha en un cam­po de pa­ta­tas. Con la di­fe­ren­cia de que no se ex­ca­va cons­tan­te­men­te en el mis­mo cam­po. Va­le­ri y Ser­guéi bus­can so­bre to­do en las cer­ca­nías del río. Y en las ori­llas de la­gos don­de ya han te­ni­do éxi­to en años an­te­rio­res. “No so­lo bus­can con los ojos, sino tam­bién con la na­riz”, di­ce Ni­ko­lái con cier­ta sor­na. Cuan­do los res­tos de los ca­dá­ve­res con­ser­va­dos al­can­zan la su­per­fi­cie y co­mien­zan a des­con­ge­lar­se, se pro­pa­ga un fuer­te olor a pu­tre­fac­ción. ¡Se no­ta a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia!

Cuan­do se acer­ca el día de la ci­ta, los bus­ca­do­res de te­so­ros guar­dan el bo­tín en una

lancha mo­to­ri­za­da al­go más al sur de aquel lu­gar. Nor­mal­men­te, di­ce Ni­ko­lái, Va­le­ri y Ser­guéi tar­dan dos días y me­dio en re­co­rrer los 600 ki­ló­me­tros río arri­ba. “¿Cuán­do han acor­da­do la ci­ta de hoy?”, le pre­gun­to a Ni­ko­lái. “En nues­tro úl­ti­mo en­cuen­tro”, me res­pon­de el co­mer­cian­te. “Ha­ce un mes.”

Me pre­pa­ro men­tal­men­te pa­ra una es­pe­ra lar­ga, muy lar­ga. Por muy te­me­ra­ria y sos­pe­cho­sa que me

La ma­yo­ría de las pie­zas sale del país rum­bo a Hong Kong

pa­rez­ca es­ta em­pre­sa en ple­na tundra, la bús­que­da de mar­fil de ma­mut no es ile­gal. Y tam­po­co es nue­va. Ya en el si­glo IX, mer­ca­de­res ára­bes co­mer­cia­ron con col­mi­llos fó­si­les pro­ve­nien­tes de Ya­ku­tia. Y allá por el si­glo XVI, el mar­fil prehis­tó­ri­co lle­gó a ser la mer­can­cía de ex­por­ta­ción más co­di­cia­da de Ru­sia des­pués de las pie­les. Ya por en­ton­ces, nu­me­ro­sos aventureros bus­ca­ron for­tu­na a ori­llas de los ríos Ye­ni­séi y Le­na. Quien se to­pa­ba con un ce­men­te­rio de ma­muts ha­cía una for­tu­na.

Más tar­de, la cor­te del zar im­pul­só la ex­por­ta­ción. Tan so­lo en 1872 se trans­por­ta­ron 1.630 col­mi­llos –ca­da uno, de apro­xi­ma­da­men­te 70 ki­los– a In­gla­te­rra por vía ma­rí­ti­ma. La can­ti­dad to­tal de “oro blan­co” de Siberia co­mer­cia­do has­ta el año 1914 co­rres­pon­de, se­gún las es­ti­ma­cio­nes, a unos 48.000 ma­muts la­nu­dos.

A prin­ci­pios del si­glo XX, en­tre 25 y 30 to­ne­la­das anua­les de mar­fil fue­ron ven­di­das des­de Ya­kutsk a com­pra­do­res ru­sos e in­ter­na­cio­na­les. Des­pués, el co­mer­cio se fue ra­len­ti­zan­do en los tiem­pos re­vuel­tos de la Re­vo­lu­ción Ru­sa y las par­ti­cu­la­ri­da­des del so­cia­lis­mo so­vié­ti­co. So­lo con la caí­da del te­lón de ace­ro –en 1989, el mis­mo año en que se prohi­bió el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal con mar­fil de ele­fan­tes– las co­sas cam­bia­ron.

HOY, MÁS DE 60 TO­NE­LA­DAS anua­les de mar­fil de ma­mut salen del te­rri­to­rio ru­so, ma­yo­ri­ta­ria­men­te con rum­bo a Hong Kong.

En el mer­ca­do mun­dial, Siberia dis­fru­ta prác­ti­ca­men­te de un mo­no­po­lio. Eso sí, tam­bién en Ca­na­dá se en­cuen­tra mar­fil de ma­mut. Pe­ro las can­ti­da­des, más bien es­ca­sas, se pro­ce­san ex­clu­si­va­men­te en el país. En Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, des­de don­de el ma-

mut la­nu­do se re­ti­ró des­pués de la úl­ti­ma era gla­cial, so­lo se han en­con­tra­do po­cos es­que­le­tos has­ta aho­ra.

Pe­ro nin­gún re­ser­vo­rio de mar­fil pa­leon­to­ló­gi­co pue­de me­dir­se con Ya­ku­tia.

ES­TO SE VUEL­VE A CON­FIR­MAR cuan­do, en el re­co­do flu­vial, una lancha apa­re­ce en el cam­po de vi­sión de Ni­ko­lái. Se acer­ca len­ta­men­te con la proa ca­si hun­di­da en el agua. La apa­ra­to­sa car­ga que trans­por­ta ya se in­tu­ye des­de la dis­tan­cia. Jun­to a ella, dos hom­bres ar­ma­dos con ro­pa de ca­mu­fla­je. Cuan­do la lancha fi­nal­men­te al­can­za la pla­ya de gui­ja­rros, Va­le­ri, el más ba­ji­to de los dos, se lan­za a los bra­zos del for­ni­do Ni­ko­lái. Una pri­me­ra bo­te­lla de vod­ka cir­cu­la en­tre los pre­sen­tes, pe­ro la ale­gría por el reen- cuen­tro no du­ra mu­cho: hay que dar­se pri­sa. Si por ca­sua­li­dad apa­re­cie­ra una pa­tru­lla de la po­li­cía, los agen­tes po­drían es­tar ten­ta­dos de sa­car ta­ja­da de tan in­creí­ble bo­tín.

El col­mi­llo más gran­de, que pe­sa más de 70 ki­los, es el que más tra­ba­jo cues­ta des­em­bar­car. De­sa­for­tu­na­da­men­te, di­ce Ni­ko­lái, es de una ca­li­dad in­fe­rior.

Hay cin­co ca­te­go­rías de ca­li­dad, que de­pen­den del gra­do de con­ser­va­ción del mar­fil. Ni­ko­lái des­li­za la mano por el gran col­mi­llo par­duz­co, em­po­bre­ci­do por la ex­po­si­ción a la in­tem­pe­rie. “So­lo sir­ve pa­ra ta­llar re­cuer­dos pa­ra tu­ris­tas po­co exi­gen­tes.”

De los cer­ca de 250 ki­los de mar­fil que se amon­to­nan an­te mis ojos en la pla­ya del Koly­ma, so­lo ese col­mi­llo se que­da­rá en Ya­ku­tia. Los me­jo­res frag­men­tos se ven­de­rán a co­mer­cian­tes mos­co­vi­tas, que a su vez los en­tre­ga­rán a los ta­lla­do­res de mar­fil de Ar­cán­gel, al nor­te de la Ru­sia eu­ro­pea. Des­de allí lle­ga­rán a su an­sio­sa clien­te­la: los nue­vos mi­llo­na­rios de Ru­sia. El res­to del car­ga­men­to es­tá des­ti­na­do a la ex­por­ta­ción.

En Ya­kutsk, los pre­cios va­rían en­tre 15.000 ru­blos (400 eu­ros) por ki­lo pa­ra la me­jor ca­li­dad y 500 ru­blos (12 eu­ros) pa­ra un ki­lo de es­quir­las de mar­fil. En Chi­na, el país con la ma­yor de­man­da mun­dial, los pre­cios son más al­tos.

DES­DE HONG KONG, LU­GAR al que ex­por­tan co­mer­cian­tes co­mo Ni­ko­lái, el mar­fil bru­to sue­le ser en­via­do a Chi­na cen­tral: allí el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos es más ba­ra­to. Los pro­duc­tos ter­mi­na­dos regresan a las tien­das

de ar­te de la an­ti­gua co­lo­nia in­gle­sa. Así se ha desa­rro­lla­do has­ta aho­ra el co­mer­cio.

Pe­ro los hom­bres de ne­go­cios chi­nos, di­cen en Ya­kutsk, ya es­tán bus­can­do ca­mi­nos más di­rec­tos pa­ra ac­ce­der al mar­fil. Cru­zan la fron­te­ra si­be­ria­na en co­che y re­co­rren ellos mis­mos los al­ma­ce­nes de los co­mer­cian­tes de Ya­kutsk pa­ra evi­tar así a los in­ter­me­dia­rios. Y a me­nu­do pa­gan sin re­ga­tear.

¿CUÁN­TO TIEM­PO QUE­DA­RÁ HAS­TA que se ago­te el oro blan­co al­ma­ce­na­do en las pla­ni­cies de Siberia? Yev­gue­ni Mash­chen­ko, del Ins­ti­tu­to Pa­leon­to­ló­gi­co de la Aca­de­mia Ru­sa de las Cien­cias, con se­de en Mos­cú, cree que el sue­lo per­ma­frost aún ocul­ta una can­ti­dad in­cal­cu­la­ble de ani­ma­les, en­tre ellos, mi­llo­nes de ma­muts. No obs­tan­te, Mash­chen­ko pien­sa que el co- mer­cio de mar­fil al­can­za­rá pron­to sus lí­mi­tes: “De­bi­do al actual au­ge, la den­si­dad de los ha­llaz­gos se re­du­ce rá­pi­da­men­te”, di­ce. “En al­gu­nos años, de­bi­do a la cos­to­sa lo­gís­ti­ca, em­pre­sas co­mo es­ta ya no me­re­ce­rán la pe­na pa­ra los co­mer­cian­tes.”

Vehícu­los to­do­te­rreno, lan­chas mo­to­ri­za­das, ga­so­li­na, pro­vi­sio­nes... to­do eso cues­ta ca­ro en Ya­ku­tia. Y el tiem­po que los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les co­mo Va­le­ri y Ser­guéi tie­nen pa­ra rea­li­zar sus via­jes al mar gla­cial se li­mi­ta a los me­ses de ju­lio y agos­to, mo­men­to en el que no sue­len pro­du­cir­se he­la­das. Cuan­do en­cuen­tran po­co mar­fil, Ni­ko­lái, quien co­rre con los gas­tos, se po­ne de mal hu­mor. Hoy, sin em­bar­go, no hay mo­ti­vo pa­ra es­tar así: el co­mer­cian­te es­ti­ma en unos 30.000 eu­ros el va­lor de los 250 ki­los des­ple­ga­dos an­te no­so­tros en la ori­lla del Koly­ma, lo que su­po­ne un be­ne­fi­cio ne­to de 20.000 eu­ros, apro­xi­ma­da­men­te.

Pe­ro sus bus­ca­do­res ten­drán que re­co­rrer ca­mi­nos ca­da vez más lar­gos.

LOS YA­CI­MIEN­TOS MÁS RI­COS se en­cuen­tran al nor­te del Círcu­lo Po­lar, en las is­las de Nue­va Siberia, más allá del es­tre­cho de Láp­tev. Es allí don­de los me­le­nu­dos pa­qui­der­mos se re­ti­ra­ron al fi­nal de su ca­mino evo­lu­ti­vo. To­da­vía hoy se si­gue de­ba­tien­do cuál fue la cau­sa real que pro­pi­ció su ex­tin­ción. Al­gu­nos creen que fue de­bi­do al ca­len­ta­mien­to cli­má­ti­co des­pués de la úl­ti­ma gla­cia­ción. Otros apun­tan a un sos­pe­cho­so ha­bi­tual: el Ho­mo sa­piens. De he­cho, hay pin­tu­ras ru­pes­tres que dan tes­ti­mo­nio de la ca­za ma­si­va del ma­mut la­nu­do por par­te de los hom­bres de la Edad de Pie­dra.

En bus­ca de ce­men­te­rios de ma­mut, los hom­bres ca­mi­nan du­ran­te ho­ras por la tundra.

Co­mer­cian­tes y bus­ca­do­res se en­cuen­tran a ori­llas del río Koly­ma. Y acuer­dan la pró­xi­ma en­tre­ga, ci­tán­do­se pa­ra se­ma­nas más tar­de.

Re­pu­bli­ca Ya­ku­tia Le na Is­las de Nue­va Siberia

500 km

Ja­kutsk

Is­la de Wran­gel Mar de Siberia

Orien­tal

RU­SIA

De­pre­sión de Ba­ta­gai

Oim­ya­kon a m

y ol K La re­pú­bli­ca ru­sa de Ya­ku­tia –o de Sa­já– tie­ne una su­per­fi­cie de tres mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos y un sue­lo ri­co en fó­si­les.

El pri­mer ne­go­cio se ha­ce en Ya­kutsk. Pre­cio por ki­lo de ma­te­ria pri­ma: has­ta 400 eu­ros.

Un co­mer­cian­te pre­pa­ra mar­fil de ma­mut pa­ra en­viar­lo a la pró­xi­ma es­ca­la: el car­ga­men­to es en­tre­ga­do a un ex­por­ta­dor en Mos­cú.

Es­que­le­to de ma­mut en el Museo Geo­ló­gi­co de Ya­kutsk. A ve­ces tam­bién los in­ves­ti­ga­do­res se be­ne­fi­cian de los ha­llaz­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.