EL CA­PI­TÁN NE­MO DE HOY:

ASÍ LLA­MAN LOS FRAN­CE­SES AL AR­QUI­TEC­TO JAC­QUES ROU­GE­RIE. DES­DE HA­CE 40 AÑOS TIE­NE UN PLAN VI­SIO­NA­RIO: CONS­TRUIR UNA CI­VI­LI­ZA­CIÓN EN EL OCÉANO

Geo - - RETRATO - Tex­to: Mi­chael Stüh­ren­berg

No sor­pren­de que un “ar­qui­tec­to ma­rino” quie­ra es­tar ro­dea­do de agua. Pe­ro es­to no es su­fi­cien­te pa­ra Jac­ques Rou­ge­rie. Afir­ma que es miem­bro de la “ci­vi­li­za­ción de los ha­bi­tan­tes ma­ri­nos”, lo que sue­na un po­co a locura. La idea cau­sa me­jor im­pre­sión cuan­do se di­ce en fran­cés: la ci­vi­li­sa­tion des mé­riens.

Rou­ge­rie quie­re cons­truir en me­dio del agua, es­ta es la di­fe­ren­cia. Su des­pa­cho se en­cuen­tra en la bo­de­ga de una an­ti­gua ga­ba­rra, que for­ma par­te de una co­mu­ni­dad de lu­jo­sas ca­sas flo­tan­tes en Pa­rís. Su hi­jo se lla­ma Ma­rin, lo que sig­ni­fi­ca “ma­ri­ne­ro” en fran­cés. Cuan­do el pa­dre y el jo­ven ma­ri­ne­ro mi­ran por las ven­ta­nas de sus ca­ma­ro­tes, ven el fluir ma­rrón de la co­rrien­te del Se­na que se di­ri­ge len­ta­men­te ha­cia la to­rre Eif­fel.

Bo­ni­ta vis­ta, pe­ro Rou­ge­rie pre­fie­re mil ve­ces mi­rar el mar. Y en su de­fec­to la pan­ta­lla de un or­de­na­dor cu­yo color azul bri­lla en el in­te­rior de la bo­de­ga. Azul co­mo el mar y el cie­lo. Am­bos, océano y fir­ma­men­to, es­tán uni­dos en el mo­ni­tor por una to­rre blan­ca y ex­tra­ña que re­po­sa en un dis­co enor­me de­ba­jo del agua. De la pun­ta de la to­rre, que re­cuer­da la ale­ta de un ti­bu­rón, so­bre­sa­len dos an­te­nas, co­mo las de una lan­gos­ta gi­gan­te.

Es el SeaOr­bi­ter di­se­ña­do por Rou­ge­rie con una al­tu­ra apro­xi­ma­da de 51 me­tros, de los cua­les 31 se en­cuen­tran su­mer­gi­dos en el agua.

Es­ta cons­truc­ción pa­re­ce aún más in­men­sa cuan­do se com­pa­ra con las ba­lle­nas, di­mi­nu­tas a su la­do. Si uno se en­con­tra­ra con ella ines­pe­ra­da­men­te en al­ta mar, que­rría sa­ber qué es exac­ta­men­te lo que se le vie­ne de fren­te. ¿Un ovni océa­ni­co? No, una to­rre de vi­gi­lan­cia marina, se en­tu­sias­ma Rou­ge­rie: “Flo­ta en me­dio de las co­rrien­tes, co­mo la del Gol­fo, a prue­ba de tor­men­tas, con to­tal se­gu­ri­dad. Con la­bo­ra­to­rios ul­tra­mo­der­nos a bor­do y vi­vien­das pa­ra 18 ocea­nó­gra­fos. Fue pro­ba­da en No­rue­ga”.

Pe­ro en reali­dad no es­tá flo­tan­do aún, se tra­ta de una vi­sión, has­ta aho­ra so­la­men­te pro­ba­da con una ma­que­ta. ¿Qué es lo que al­gún día de­be­rían in­ves­ti­gar los cien­tí­fi­cos a bor­do? Rou­ge­rie es­bo­za una son­ri­sa. Al son­reír le­van­ta las ce­jas ya ca­no­sas, que se frun­cen “co­mo nu­bes por en­ci­ma del mar azul de sus ojos”, co­mo es­cri­bió al­guien. Su son­ri­sa pa­re­ce bon­da­do­sa y sim­pá­ti­ca.

“Te­ne­mos que com­pren­der el océano de una for­ma com­ple­ta­men­te nue­va”, exi­ge Rou­ge­rie. “Lo que de mo­men­to sa­be­mos de él no en­glo­ba más que el 5% de su vo­lu­men. Y de es­to se tra­ta: no de otra ex­plo­ta­ción más del océano, sino de la ex­plo­ra­ción del 95% que nos que­da por co­no­cer.”

ROUGIERE PRE­TEN­DE COM­PAR­TIR es­tos nue­vos co­no­ci­mien­tos se­gún los prin­ci­pios de una de­mo­cra­cia mun­dial, por así de­cir­lo. Pien­sa que to­dos de­be­ría­mos te­ner ac­ce­so a es­tas in­for­ma­cio­nes pa­ra evi­tar que los sen­sa­cio­na­les co­no­ci­mien­tos es­con­di­dos en el mar, co­mo él cree, se con­vier­tan en mo­no­po­lio de de­ter­mi­na­dos Es­ta­dos o em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les. De ahí las lar­gas an­te­nas en la pun­ta de la to­rre: de­be­rían co­nec­tar al SeaOr­bi­ter con to­da per­so­na, pro­ce­den­te de cual­quier rin­cón del mun­do, in­tere­sa­da en sa­ber.

Si se cum­plie­se el sue­ño de Rou­ge­rie, en po­co tiem­po flo­ta­ría por to­dos los océa­nos del pla­ne­ta una red de to­rres de vi­gi­lan­cia. Equi­pa­das con las úl­ti­mas tec­no­lo­gías sub­ma­ri­nas, los SeaOr­bi­ter flo­ta­rían en to­dos los gran­des ma­res y en­via­rían por ejem­plo ro­bots sub­ma­ri­nos a pro­fun­di­da­des de has­ta 6.000 me­tros pa­ra res­ca­tar de la os­cu­ri­dad eter­na in­for­ma­cio­nes que aún na­die es ca­paz de ima­gi­nar­se. Res­pues­tas a pre­gun­tas que per­si­guen al crea­dor del SeaOr­bi­ter, co­mo por ejem­plo: ¿de dón­de sa­ca­re­mos las pro­teí­nas que al­gún día ten­drán que ali­men­tar a 10.000 mi­llo­nes de per­so­nas?, ¿qué me­di­ca­men­tos lle­na­rán las far­ma­cias el día de ma­ña­na?

Quien ha­bla con Jac­ques Rou­ge­rie con­ver­sa con el fu­tu­ro. No con una ver­sión del fu­tu­ro que, se­gún pro­nós­ti­cos y estadísticas cien­tí fi­cos, su­ce­de­rá in­elu­di­ble­men­te y ten­drá con­se­cuen­cias desas­tro­sas

pa­ra la hu­ma­ni­dad. No, el ar­qui­tec­to ma­rino es op­ti­mis­ta. Pre­fie­re ima­gi­nar lo que el Ho­mo sa­piens po­dría vi­vir de bueno si fue­ra ca­paz de em­plear sus co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos de mo­do ra­zo­na­ble.

Por eso la pren­sa fran­ce­sa sue­le apo­dar al hom­bre de 68 años que bus­ca el pro­gre­so en el agua co­mo “el nue­vo Ju­lio Ver­ne” o “el ca­pi­tán Ne­mo de nues­tros tiem­pos”.

Siem­pre que pue­de, se su­mer­ge en su me­dio pre­fe­ri­do sin du­dar­lo. Y per­ma­ne­ce aba­jo el ma­yor tiem­po po­si­ble. Ha­ce 20 años es­ta­ble­ció un ré­cord mun­dial aún no su­pe­ra­do: es­tu­vo du­ran­te 71 días inin­te­rrum­pi­da­men­te en una cáp­su­la de en­tre­na­mien­to pa­ra as­tro­nau­tas de­ba­jo del agua. ¿Se abu­rrió du­ran­te la ex­pe­rien­cia? “¡En ab­so­lu­to! Po­día mi­rar al mar sim­pre, sin pa­rar”, con­tes­ta Rou­ge­rie.

Na­ci­do en Pa­rís, con so­lo seis me­ses Jac­ques Rou­ge­rie se tras­la­dó con su fa­mi­lia a Cos­ta de Mar­fil, co­lo­nia fran­ce­sa, don­de cre­ció en la ori­lla tro­pi­cal del Atlán­ti­co. Du­ran­te on­ce años ca­da día mi­ra­ba su in­men­si­dad azul.

A OJOS DEL MU­CHA­CHO, EL OCÉANO re­sul­tó ser in­creí­ble­men­te atrac­ti­vo. Un día se es­ca­pó de la vi­gi­lan­cia de sus pa­dres y se aden­tró en el mar, pe­li­gro­so en aque­lla zo­na. Una ola que se re­ti­ra­ba le arras­tró mar aden­tro, y unos pes­ca­do­res lle­ga­ron jus­to a tiem­po pa­ra su­bir­lo a su bar­co. “No sen­tí mie­do”, afir­ma al re­cor­dar­lo, “me sen­tí com­ple­ta­men­te se­gu­ro en el mar, co­mo si es­tu­vie­ra en ca­sa.”

Se crió en una fa­mi­lia bur­gue­sa. La madre era ma­te­má­ti­ca y el pa­dre geó­gra­fo, am­bos te­nían ami­gos fas­ci­nan­tes. ¿El pa­drino de Jac­ques? El ex­plo­ra­dor del de­sier­to del Saha­ra Théo­do­re Mo­nod. En 1956, a los on­ce años, el chi­co co­no­ció a su pri­mer maes­tro, el pio­ne­ro de bu­ceo Jac­ques-Yves Cous­teau, que jus­to en aquel mo­men­to se ha­cía fa­mo­so por su do­cu­men­tal El mun­do del si­len­cio. “Gra­cias a Ju­lio Ver­ne pu­de ima­gi­nar­me el in­te­rior del océano”, re- me­mo­ra Rou­ge­rie. “Gra­cias a Cous­teau vi es­te mun­do por pri­me­ra vez.” Su do­cu­men­tal fue una ilu­mi­na­ción. “Más tar­de no obs­tan­te me per­mi­tí con­tra­de­cir a mi ami­go Cous­teau en lo que se re­fe­ría al si­len­cio de los océa­nos: en reali­dad el mar ha­bla sin ce­sar.”

En 1972, tras es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra y ocea­no­gra­fía, Rou­ge­rie fun­dó en Pa­rís el Cen­tro pa­ra la Ar­qui­tec­tu­ra en el Mar y el Es­pa­cio Si­de­ral. A lo lar­go de los años, allí con­si­guió re­unir a per­so­na­li­da­des de las más di­ver­sas con­di­cio­nes: ocea­nó­gra­fos, in­ge­nie­ros, et­nó­lo­gos, poe­tas... For­man un gru­po de re­fle­xión e ins­pi­ra­ción so­bre los cons­tan­tes in­ten­tos de Rou­ge­rie de cu­rar a la hu­ma­ni­dad de su “ce­gue­ra marina”. Por ejem­plo, en 1977 el ar­qui­tec­to fran­cés cons­tru­yó una ca­sa sub­ma­ri­na y se­mi­mó­vil lla­ma­da Ga­lat­hée que se tras­la­da­ba con ayu­da de una grúa. Su­mer­gi­da en agos­to de ese mis­mo año fren­te a la cos­ta nor­man­da, pre­ten­día ser­vir co­mo cam­pa­men­to ba­se has­ta los 60 me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra el tra­ba­jo de los ocea­nó­gra­fos. Y re­ga­lar­les al fi­nal de su jor­na­da la­bo­ral una vis­ta bu­có­li­ca y sin dis­tor­sio­nes so­bre el Atlán­ti­co. No obs­tan­te du­ran­te una ex­hi­bi­ción en Osa­ka, Ja­pón, la Ga­lat­hée se des­mo­ro­na en tie­rra fir­me. La es­truc­tu­ra de 56 to­ne­la­das se oxi­da hoy en un cam­po de bar­be­cho co­mo si fue­ra un animal acuático arro­ja­do en un di­que se­co.

En 1979, Rou­ge­rie con­si­guió pro­gre­sos en el cam­po de la óp­ti­ca ma­rí­ti­ma con Aquas­co­pe, y en 1982, con Aquas­pa­ce. Eran dos di­fe­ren­tes ti­pos de tri­ma­ra­nes que lle­va­ban una cáp­su­la trans­pa­ren­te o una bo­de­ga trans­pa­ren­te de­ba­jo de la qui­lla, lu­ga­res per­fec­tos pa­ra ob­ser­var la flo­ra y fau­na ma­rí­ti­ma. El Aquas­co­pe, que pue­de aco­plar has­ta diez pa­sa­je­ros, aún si­gue ale­gran­do a los tu­ris­tas en Port-Gros, un par­que na­cio­nal ma­rí­ti­mo de­lan­te de la cos­ta me­di­te­rrá­nea ga­la.

En 1985, Rou­ge­rie ins­pec­cio­nó a bor­do del Aquas­pa­ce, el tri­ma­rán de ma­yor ta­ma­ño –20 me­tros de es­lo­ra y ocho me­tros de man­ga–, el

MI­SIÓN DE ROU­GE­RIE: CU­RAR LA CE­GUE­RA DE LA HU­MA­NI­DAD AN­TE EL MAR

Atlán­ti­co en­tre la Bre­ta­ña y Flo­ri­da. Ca­da vez que des­cu­bría del­fi­nes o ba­lle­nas a tra­vés de las es­co­ti­llas sub­ma­ri­nas de su bar­co, se co­lo­ca­ba su es­ca­fan­dra au­tó­no­ma, se su­mer­gía y sa­lu­da­ba a los ani­ma­les. Así se ima­gi­na el fu­tu­ro tam­bién él: co­mo un re­torno par­cial y con­ci­lia­dor al me­dio del que sa­lie­ron los an­te­ce­so­res de los ma­mí­fe­ros te­rres­tres ha­ce más de 350 mi­llo­nes de años. ¿Dón­de sino po­dría vi­vir en el fu­tu­ro el cre­cien­te número de ha­bi­tan­tes de la Tie­rra?

El pri­mer pro­yec­to del ar­qui­tec­to ma­rí­ti­mo –el pri­me­ro tam­bién de los mu­chos que no se han lle­va­do a ca­bo– era la crea­ción de una al­dea sub­ma­ri­na. La con­ci­bió en 1973, cuan­do se­me­jan­tes ideas aún no po­dían di­se­ñar­se en el or­de­na­dor, sino que se desa­rro­lla­ban en ta­ble­ros de di­bu­jo. En aquel en­ton­ces Rou­ge­rie ideó un pue­blo sub­ma­rino en el Ca­ri­be, de en­tre 50 y 250 ha­bi­tan­tes. Lo que que­da hoy son los di­bu­jos y las ma­que­tas de las ca­ba­ñas a 40 me­tros de pro­fun­di­dad. Vis­tas des­de arri­ba re­cuer­dan me­du­sas ama­ri­llas a las que hu­bie­ran pe­ga­do go­tas azu­les de cho­co­la­te. En un prin­ci­pio la NASA es­tu­vo in­tere­sa­da en usar esa cons­truc­ción co­mo lu­gar de en­tre­na­mien­to. Cuan­do la agen­cia es­pa­cial cam­bió de pa­re­cer, el pro­yec­to tam­bién que­dó, nun­ca me­jor di­cho, en agua de bo­rra­jas.

“En al­gún mo­men­to ha­brá ur­ba­ni­za­cio­nes en el mar”. Es­ta si­gue sien­do la con­vic­ción de Rou­ge­rie, que tam­bién ha re­fle­xio­na­do so­bre el uso de los re­cur­sos sub­acuá­ti­cos por par­te de los ha­bi­tan­tes de las al­deas sub­ma­ri­nas: ideas acer­ca de una acui­cul­tu­ra di­ver­si­fi­ca­da pa­ra el cul­ti­vo de ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal y animal pa­ra el ser hu­mano.

Ar­mo­nía e ins­pi­ra­ción. Es­to es lo que quie­re Rou­ge­rie tan­to pa­ra la in­ter­ac­ción de las es­pe­cies co­mo pa­ra la re­la­ción en­tre la ciencia y la es­té­ti­ca. Su leit­mo­tiv es la bió­ni­ca, el apro­ve­cha­mien­to de los prin­ci­pios bio­ló­gi­cos pa­ra su apli­ca­ción tec­no­ló­gi­ca.

Por suer­te, opi­na Rou­ge­rie, la hu­ma­ni­dad no tie­ne que vol­ver a es­pe­rar tan­to tiem­po pa­ra que la tec­no­lo­gía es­té a la al­tu­ra de su ca­pa­ci­dad de ima­gi­na­ción. Su bo­ce­to de un la­bo­ra­to­rio ma­rino lla­ma­do Pul­mo, por ejem­plo, se ins­pi­ra cla­ra­men­te en una me­du­sa. En otros pro­yec­tos el can­gre­jo, el del­fín, el pez es­pa­da o el ca­ra­col ma­rino sir­vie­ron de mo­de­lo. To­dos ellos, des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co,

EL AR­QUI­TEC­TO ABO­GA POR LA VUEL­TA AL ME­DIO EN EL QUE SUR­GIÓ LA VIDA

po­drían ser cons­trui­dos hoy. Y se­gún el ar­qui­tec­to ma­rino, más o me­nos pa­ra el año 2050, po­dría lle­gar el mo­men­to de ha­cer reali­dad su plan más am­bi­cio­so: la ci­té des mé­riens.

¿UNA CIU­DAD DE HA­BI­TAN­TES MA­RI­NOS? En es­te ins­tan­te sur­ca el Se­na una bar­ca lle­na de tu­ris­tas que pa­sa por de­lan­te del des­pa­cho de Rou­ge­rie. La ola que le­van­ta su proa ha­ce bai­lar to­do el es­tu­dio unas cuan­tas ve­ces pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo. De nue­vo, la ca­ra de Rou­ge­rie se ilu­mi­na por la luz azul de la pan­ta­lla del or­de­na­dor. Man­tie­ne su mi­ra­da fi­ja en el bo­ce­to de un pez gi­gan­te, una man­ta he­cha de alu­mi­nio.

Ideó el con­cep­to de se­me­jan­te cons­truc­ción en 2009, el mis­mo año en que Jac­ques Rou­ge­rie fue ad­mi­ti­do co­mo miem­bro del le­gen­da­rio Ins­ti­tu­to de Fran­cia –tem­plo fran­cés pa­ra los dio­ses vi­vos de las ar­tes y las cien­cias– por la ri­que­za de sus ideas vi­sio­na­rias. Y re­sul­ta ob­vio que so­la­men­te un dios de la mi­to­lo­gía mo­der­na, un “neoPo­sei­dón” po­día ser ca­paz de ima­gi­nar­se una man­ta de alu­mi­nio del ta­ma­ño de un ba­rrio co­mo una reali­dad fac­ti­ble.

Es­ta cons­truc­ción, ex­pli­ca Jac­ques Rou­ge­rie sin ro­deos, no es más que la fu­tu­ra uni­ver­si­dad mun­dial de la ocea­no­gra­fía. 900 me­tros de lon­gi­tud y 500 de an­chu­ra; el pun­to más al­to, a 60 me­tros so­bre el agua. El ho­ci­co, co­mo el pi­co del an­ti­guo avión su­per­só­ni­co Con­cor­de, lle­ga a una pro­fun­di­dad de 120 me­tros.

Po­dría pre­gun­tar­se a Rou­ge­rie quién de­mo­nios es­ta­ría dis­pues­to a pa­gar to­do es­to. No so­lo la man­ta de alu­mi­nio, sino tam­bién las ins­ta­la­cio­nes de la uni­ver­si­dad, las au­las, los apar­ta­men­tos, los po­li­de­por­ti­vos, los ci­nes, los res­tau­ran­tes, las ca­fe­te­rías y to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que los 7.000 es­tu­dian­tes y do­cen­tes pu­die­ran sen­tir­se co­mo en ca­sa du­ran­te los me­ses que pa­sa­rían flo­tan­do en­tre co­rrien­tes oceá­ni­cas. Por no men­cio­nar los cos­tes de la cons­truc­ción de la “la­gu­na in­te­rior”. Así se lla­ma­ría el puer­to de la ciu­dad de los ha­bi­tan­tes ma­ri­nos, lo su­fi­cien­te­men­te es­pa­cio­so pa­ra que pu­die­ran atra­car va­rios SeaOr­bi­ter a la vez.

Pe­ro és­te no es el mo­men­to de cálcu­los mez­qui­nos. Sino el de gran­des vi­sio­nes. “De la mar”, anun­cia Jac­ques Rou­ge­rie dan­do la es­pal­da al pe­que­ño Se­na, “na­ce­rá el des­tino de las ci­vi­li­za­cio­nes hu­ma­nas por ve­nir”.

Bo­ce­to de la al­dea sub­ma­ri­na, rea­li­za­do en 1973 y sin ter­mi­nar.

Aquas­co­pe, de 1979, si­gue en ac­ti­vo: lle­va a tu­ris­tas a pa­sear por el mar.

Rou­ge­rie (arri­ba) sa­lu­da al ve­te­rano bu­cea­dor Tai­lliez (dcha).

Pro­yec­to del museo sub­ma­rino de ar­queo­lo­gía de Ale­jan­dría.

El des­pa­cho del ar­qui­tec­to ma­rí­ti­mo en una ca­sa flo­tan­te en el río Se­na, en Pa­rís.

Una man­ta gi­gan­te de alu­mi­nio: así es el pro­yec­to de Rou­ge­rie pa­ra una uni­ver­si­dad flo­tan­te y con 120 me­tros de ca­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.