De la cos­ta al IN­TE­RIOR

Bar­ce­lo­na es mu­cho más que su área me­tro­po­li­ta­na. Des­de la cá­li­da cos­ta del Ga­rraf has­ta el Ber­gue­dà pi­re­nai­co, em­pren­de­mos un re­co­rri­do sin­gu­lar, arro­pa­dos por el sua­ve mur­mu­llo de las aguas del río Llo­bre­gat, a tra­vés de pue­blos y pai­sa­jes tan be­llos co

Geo - - ETIOPÍA - Tex­to: Joa­quim M. Pu­jals Fo­tos: Jo­sep Cano

Una a una, las ca­jas azu­les de plás­ti­co lle­nas de pes­ca­do y ma­ris­co se de­tie­nen ba­jo la cá­ma­ra, que les ha­ce una fo­to­gra­fía des­ti­na­da a quie­nes com­pra­rán por in­ter­net. Des­pués, la cin­ta las arras­tra has­ta la sala de subas­tas don­de, pul­sa­dor elec­tró­ni­co en mano, pes­ca­de­ros y res­tau­ra­do­res se afa­na­rán en ser más rá­pi­dos que sus ri­va­les, es­pe­cial­men­te en un día co­mo hoy.

Es­te miér­co­les de fi­na­les de ma­yo, de­bi­do al fuer­te vien­to, ape­nas ha po­di­do sa­lir al mar la mi­tad de la flo­ta de Vi­la­no­va i la Gel­trú, for­ma­da por 70 em­bar­ca­cio­nes (de arras­tre ma­yor y me­nor, de cer­co, de tras­ma­llo, al­me­je­ras, ca­ra­co­le­ras y pa­lan­gre­ros) en las que tra­ba­jan 136 ma­ri­ne­ros y 106 téc­ni­cos. Na­die quie­re que­dar­se sin pes­ca­do, y la com­pe­ten­cia se­rá du­ra...

Du­ran­te la jor­na­da se han des­car­ga­do en es­te puer­to del sur de Bar­ce­lo­na unas tres to­ne­la­das, con el ju­rel, la sar­di­na, la ba­ca­la­di­lla, la mer­lu­za, el ra­pe y el pul­po for­man­do el grue­so de las cap­tu­ras. A las 15:15 ho­ras, una se­ñal acús­ti­ca anun­cia el co­mien­zo de la subas­ta, que es a la ba­ja. Si el pre­cio por ki­lo cae has­ta los 0,40 eu­ros, se de­vuel­ve la mer­can­cía al pes­ca­dor. Pe­ro eso hoy no va a pa­sar.

De las apre­cia­das gam­bas de Vi­la­no­va ( Aris­teus an­ten­na­tus) han lle­ga­do unos 150 ki­los. Las más gran­des al­can­za­rán los 50,86 eu­ros/kg (más que la lan­gos­ta). La oro­gra­fía del li­to­ral, que se hun­de has­ta los cua­tro­cien­tos me­tros a sie­te mi­llas de la cos­ta, es ideal pa­ra es­te crus­tá­ceo. “Los ca­ño­nes sub­ma­ri­nos, las apor­ta­cio­nes de agua dul­ce, el ti­po de fon­dos y de pas­to que hay por aquí le dan un sa­bor es­pe­cial”, ex­pli­ca Eduard Es­co­lar, de 55 años, la mi­tad de los cua­les los ha pa­sa­do pes­can­do en so­li­ta­rio en es­tas cos­tas.

La vís­pe­ra, cuan­do el Me­di­te­rrá­neo se mos­tró me­nos hos­til, los bar­cos ha­bían re­gre­sa­do con más de do­ce to­ne­la­das de fru­tos del mar. Vi­la­no­va es el prin­ci­pal puer­to pes­que­ro ca­ta­lán. En 2012 pa­sa­ron por sus mue­lles 2.442 to­ne­la­das de pes­ca­do por un va­lor de nue­ve mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos de la Co­fra­día de Pes­ca­do­res, cu­yas raí­ces se re­mon­tan a fi­na­les del si­glo XVI. A su lon­ja acu­den com­pra­do­res de Ma­drid, Za­ra­go­za, País Vas­co e in­clu­so Ita­lia.

La vida del pes­ca­dor es aza­ro­sa. “Mien­tras los gran­des bar­cos de arras­tre so­lo pier­den por el mal tiem­po cua­tro o cin­co días al año, las bar­cas ar­te­sa­na­les nos que­da­mos en el puer­to de 160 a 170 días”, la­men­ta Es­co­lar. Tal vez por ello, una vein­te­na de ma­ri­nos ha par­ti­ci­pa­do en un cur­so pa­ra desa­rro­llar en el fu­tu­ro el pes­ca­tu­ris­mo (sa­lir a fae­nar con vi­si­tan­tes a bor­do) en la zo­na.

Na­ci­do en el Pi­ri­neo le­ri­dano, Es­co­lar des­cu­brió pron­to que su vo­ca­ción era el mar. Tu­vo que aguan­tar no po­cas chan­zas de los pes­ca­do­res lo­ca­les cuan­do aquel mon­ta­ñés de­ci­dió adop­tar su ofi­cio. Pe­ro el pri­mer año ya fue el ter­cer pa­trón con ma­yor vo­lu­men de cap­tu­ras y aca­lló las bro­mas pa­ra siem­pre, re­cuer­da con una son­ri­sa mien­tras re­vi­sa las na­sas pa­ra pes­car se­pias a bor­do de su pe­que­ña bar­ca, la No­va Mi­riam.

Pe­ro la ma­ri­ne­ra ca­pi­tal del Ga­rraf no vi­ve so­lo de la pes­ca. Y tie­ne una lar­ga his­to­ria. Los víncu­los a lo lar­go del tiem­po con Cu­ba son es­tre­chos. El co­mer­cio con la is­la tra­jo pros­pe­ri­dad a la ciu­dad. In­dia­nos adi­ne­ra­dos em­be­lle­cie­ron su cen­tro con palacios y mo­nu­men­tos de es­ti­lo co­lo­nial. Y to­da esa ri­que­za se ori­gi­nó en gran me­di­da en otro mar pe­ga­do al Me­di­te­rrá­neo: uno de vi­ñas.

Vi­la­no­va ha si­do siem­pre el puer­to del Pe­ne­dès. De sus dár­se­nas par­tían en el si­glo XIX cien­tos de bar­cos car­ga­dos de vino y aguar­dien­te pa­ra la ex­por­ta­ción, aun­que en es­tas tie­rras se fer­men­ta­ba la uva des­de ha­ce

al me­nos 2.500 años. Las pri­me­ras vi­des, ya a las afue­ras de la ciu­dad, son un me­ro pró­lo­go de lo que es­pe­ra al via­je­ro cuan­do se aden­tre en tie­rra fir­me.

El pro­duc­to que ha he­cho cé­le­bre a es­ta de­pre­sión cos­te­ra es sin du­da el ca­va, cu­ya de­no­mi­na­ción de ori­gen (DO), ubi­ca­da en Sant Sa­dur­ní d’Anoia, abar­ca 32.355 hec­tá­reas y 6.561 pro­duc­to­res que ven­die­ron 242 mi­llo­nes de bo­te­llas en to­do el mun­do el año pa­sa­do. A ellos hay que su­mar las 24.248 hec­tá­reas de la DO Pe­ne­dès, don­de tra­ba­jan 5.700 vi­ti­cul­to­res que pro­du­je­ron ca­si otros 18 mi­llo­nes de li­tros de vi­nos y ca­vas (es­tos úl­ti­mos, to­dos eco­ló­gi­cos).

Des­pués de una de las pri­ma­ve­ras más llu­vio­sas que se re­cuer­dan, las vi­ñas es­tán más ver­des que nun­ca. El pai­sa­je cien por cien ru­ral del mu­ni­ci­pio de Su­bi­rats (don­de nin­guno de sus do­ce pue­blos lle­va ese nom­bre) res­plan­de­ce ba­jo el sol. Y los agri­cul­to­res te­men que tan­ta hu­me­dad fa­vo­rez­ca el mil­dium, un hon­go que da­ña las ho­jas y pa­sa al fru­to. Po­drían per­der has­ta un ter­cio de la co­se­cha. El tra­sie­go de trac­to­res que van o vie­nen de sul­fa­tar las vi­ñas es in­ce­san­te.

“¡Que pa­re ya de llo­ver, ya te­ne­mos bas­tan­te!”, im­plo­ra Es­ter Tous mien­tras nos mues­tra los vi­ñe­dos de la bo­de­ga Eu­dald Mas­sa­na No­ya –el nom­bre de su ma­ri­do– en Sant Pau d‘Or­dal. El mo­nas­te­rio de Sant Se­bas­tià dels Gorgs, a cu­ya ve­ra he­mos oí­do can­tar a los ga­llos de la apre­cia­da ra­za Pe­ne­dès, de os­cu­ro plu­ma­je y sa­bro­sa car­ne, re­ma­ta en la le­ja­nía des­de ha­ce un mi­le­nio un pa­no­ra­ma que in­vi­ta in­du­da­ble­men­te al so­sie­go.

Tous, de 47 años, hi­ja de vi­na­te­ro, y Mas­sa­na, de 50, no­ve­na ge­ne­ra­ción tra­ba­jan­do en una fin­ca que su fa­mi­lia pu­do com­prar fi­nal­men­te en 1975, cul­ti­van 30 hec­tá­reas de vi­ña eco­ló­gi­ca cer­ti­fi­ca­da con la que ela­bo­ran 110.000 bo­te­llas al año de ca­va y otras 30.000 de vino tin­to, ro­sa­do y blan­co. Un 45% de ellas se des­cor­cha en el ex­tran­je­ro. Las flo­res em­pie­zan a apun­tar en los tron­cos y la llu­via acu­mu­la­da pue­de aca­bar afec­tan­do al gra­do de la uva, que em­pe­za­rán a re­co­ger en agos­to, por la char­don­nay, siem­pre en­tre las cua­tro y las diez de la ma­ña­na, “pa­ra que el mos­to es­té bien fres­co”. An­tes ha­brá que des­pam­po­lar (acla­rar el fo­lla­je pa­ra que el sol aca­ri­cie el fru­to) y tal vez ti­rar unos cuan­tos ra­ci­mos al sue­lo pa­ra que se con­cen­tre más azú­car en el res­to.

Pa­ra pre­ve­nir las pla­gas, usan “pre­pa­ra­dos bio­di­ná­mi­cos” que no al­te­ran el me­dio. Con­tra el mil­dium, si­li­cio y pa­ra el ba­rre­ni­llo, tram­pas con fe­ro­mo­nas. Pe­ro por for­tu­na, nin­gu­na de es­tas ame­na­zas su­po­ne un pe­li­gro com­pa­ra­ble al de la fi­lo­xe­ra que arra­só es­tas tie­rras a fi­na­les del si­glo XIX. So­lo el in­jer­to de las va­rie­da­des au­tóc­to­nas so­bre pies ame­ri­ca­nos pu­do res­ti­tuir al Pe­ne­dès su ima­gen se­cu­lar, de la que dis­fru­ta­mos cir­cu­lan­do por ca­rre­te­ras lo­ca­les.

Con­for­me atra­ve­sa­mos la pla­ni­cie ha­cia el nor­te va emer­gien­do en el ho­ri­zon­te la in­con­fun­di­ble si­lue­ta den­ta­da de Mon­tse­rrat. To­do el mun­do ha oí­do ha­blar de su mo­nas­te­rio, las vo­ces de su es­co­la­nía y sus abrup­tos ris­cos, pa­raí­so de es­ca­la­do­res. Des­de ha­ce 30 años, cien­tos de per­so­nas la vi­si­tan el on­ce de ca­da mes a la ca­za de OV­NIS. Pe­ro mu­chos me­nos son los que se aden­tran en sus en­tra­ñas. Pre­ci­sa­men­te pa­ra eso nos di­ri­gi­mos a Coll­ba­tó.

La lo­ca­li­dad ha­bía si­do his­tó­ri­ca­men­te la puer­ta de ac­ce­so al ma­ci­zo –su cas­co an­ti­guo es atra­ve­sa­do por un ra­mal ca­ta­lán del Ca­mino de San­tia­go– has­ta que la mo­der­ni­dad tra­jo un te­le­fé­ri­co y un tren cre­ma­lle­ra al otro la­do de la mon­ta­ña. El au­ge del ex­cur­sio­nis­mo le per­mi­ti­ría vi­vir de nue­vo de un re­cur­so ya ol­vi­da­do: la cue­va de Sal­ni­tre, con­ver­ti­da aho­ra en uno de los cen­tros de vi­si­tan­tes del geo­par­que de la Ca­ta­lu­ña Cen­tral.

De ella se ob­tu­vo has­ta el si­glo XVII un ni­tra­to po­tá­si­co usa­do, en­tre otras co­sas, pa­ra fa­bri­car pól­vo­ra. La ma­te­ria pri­ma eran las grue­sas ca­pas de ex­cre­men­tos de mi­lla­res de mur­cié­la­gos. “To­da­vía que­dan al­gu­nos en las ga­le­rías se­cun­da­rias, aun­que yo nun­ca he vis­to más de tres a la vez”, con­fie­sa Aleix Es­cur­sell, de 30 años, guía del re­cin­to.

Pa­ra al­can­zar la bo­ca, si­tua­da a 500 me­tros de al­tu­ra, hay que su­pe­rar 244 es­ca­lo­nes. Y una vez den­tro, ba­jar (y vol­ver a su­bir, cla­ro) otros 175 pa­ra al­can­zar los 21 me­tros de pro­fun­di­dad. Pe­ro el es­fuer­zo, que lo es, va­le la

pe­na. La ero­sión por un río sub­te­rrá­neo de los se­di­men­tos de un del­ta de 45 mi­llo­nes de años y la cris­ta­li­za­ción del car­bono del agua que se fil­tra des­de la mon­ta­ña han mo­de­la­do un en­torno irreal, en al­gu­nos pun­tos gau­di­niano, que cam­bia a dia­rio, aun­que a un rit­mo di­fí­cil de apre­ciar.

“Las estalactitas y es­ta­lag­mi­tas cre­cen un me­tro ca­da 10.000 años”, pun­tua­li­za Nú­ria Mo­nés, de 29 años, geo­mor­fó­lo­ga y guía de la cue­va. Su re­des­cu­bri­mien­to con­vir­tió Sal­ni­tre en la pri­me­ra cue­va abier­ta al tu­ris­mo en Es­pa­ña. A fi­na­les del si­glo XIX ya se con­tra­ta­ban pa­que­tes que in­cluían el al­qui­ler de guías y mu­las y el alo­ja­mien­to en un hos­tal. La acús­ti­ca de las pa­re­des de con­glo­me­ra­do per­mi­te hoy la or­ga­ni­za­ción de con­cier­tos.

Y no es el úni­co víncu­lo de Coll­ba­tó con la música. Des­de 1963, el pue­blo cuen­ta con uno de los es­ca­sos ta­lle­res de fa­bri­ca­ción de ór­ga­nos del país (aun­que ha­bía ha­bi­do uno ya en 1925). Los clien­tes de Or­gues Blan­ca­fort no son de po­ca mon­ta: han he­cho el de Mon­tse­rrat (4.242 tu­bos), la Sa­gra­da Fa­mi­lia (1.492) y el Au­di­to­rio de Te­ne­ri­fe (3.835). Aho­ra tra­ba­jan en uno pa­ra el mo­nas­te­rio de Ley­re (Na­va­rra).

“Lo fa­bri­ca­mos to­do aquí ex­cep­to los tu­bos de me­tal más gran­des y los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, y tar­da­mos de un año a un año y me­dio, se­gún el ta­ma­ño del ór­gano”, ex­pli­ca Mi­quel Ca­pe­lla, de 40 años, es­pe­cia­lis­ta eléc­tri­co, uno de los seis ope­ra­rios del obra­dor, que ocu­pa una pis­ta de bai­le re­con­ver­ti­da y cu­ya sala de mon­ta­je tie­ne nue­ve me­tros de al­to. De ella han sa­li­do 150 ins­tru­men­tos.

La ca­ra es­te de Mon­tse­rrat ve pa­sar a sus pies al Llo­bre­gat, ca­li­fi­ca­do co­mo el río más tra­ba­ja­dor de Eu­ro­pa por la in­ten­sa ac­ti­vi­dad in­dus­trial que so­por­tó des­de fi­na­les del si­glo XIX. Su re­co­rri­do de 175 ki­ló­me­tros, des­de el Pre­pi­ri­neo a la ca­pi­tal ca­ta­la­na (desem­bo­ca en­tre el puer­to y el ae­ro­puer­to), ver­te­bra de nor­te a sur la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na en un via­je de la al­ta mon­ta­ña al mar que des­cu­bre as­pec­tos po­co co­no­ci­dos de es­tas tie­rras.

La cuen­ca del Llo­bre­gat y su afluen­te el Car­de­ner lle­gó a al­ber­gar 41 gran­des co­lo­nias tex­ti­les, com­ple­jos in­dus­tria­les don­de vi­vían los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lias. Am­bos ríos se jun­tan unos ki­ló­me­tros al sur de Manresa, que en el si­glo XIV ya te­nía 5.000 ha­bi­tan­tes. De esa épo­ca da­ta la ca­lle del Ba­lç, una vía me­die­val re­cu­pe­ra­da ha­ce tres dé­ca­das y pre­sen­ta­da aho­ra al pú­bli­co con un in­no­va­dor pro­yec­to mu­seo­grá­fi­co.

Pro­ba­ble­men­te pa­só por ella Ignacio de Lo­yo­la du­ran­te los diez me­ses que vi­vió en la ciu­dad, don­de re­dac­ta­ría el idea­rio de la or­den jesuita, a la que per­te­ne­ce el actual pon­tí­fi­ce. De la im­por­tan­cia de es­te lu­gar pa­ra los miem­bros de la in­flu­yen­te com­pa­ñía da bue­na cuen­ta el que “hay 80 lu­ga­res que lle­van el nom­bre de Manresa en dis­tin­tos paí­ses”, se­gún ex­pli­ca el di­rec­tor del cen­tro de in­ter­pre­ta­ción del re­cin­to, Jo­sep Guar­dio­la, de 43 años.

An­tes de que las fá­bri­cas apro­ve­cha­ran la fuer­za del Llo­bre­gat, la fuen­te de ener­gía que sus­ten­tó el desa­rro­llo in­dus­trial ca­ta­lán

(y en­ne­gre­ció su at­mós­fe­ra) se ob­te­nía de las es­tri­ba­cio­nes del Pre­pi­ri­neo. Car­bons de Ber­ga lle­gó a ser un gi­gan­te mi­ne­ro de la épo­ca. La co­lo­nia de Sant Cor­ne­li, en Cercs, a ca­si mil me­tros de al­tu­ra, en la que en 1960 vi­vían 3.000 per­so­nas, es po­si­ble­men­te la me­jor con­ser­va­da de su ti­po en Es­pa­ña.

La vi­si­ta al com­ple­jo per­mi­te re­co­rrer una ga­le­ría de 450 me­tros. Pa­ra que no que­den du­das so­bre que es­ta­mos en una mi­na de ver­dad, la di­rec­to­ra Alba Boi­xa­der ha­ce cons­tar que “ca­da día ha­ce­mos me­di­cio­nes de gas gri­sú con dos ex­plo­sí­me­tros MX4”. Te­ne­mos la suer­te de aden­trar­nos en el pro­fun­do tú­nel con dos ve­te­ra­nos mi­ne­ros que co­no­cie­ron ma­ne­ras muy dis­tin­tas de arran­car el car­bón de la tie­rra.

Jo­sep Junquera, de 78 años, tra­ba­jó en las mi­nas des­de los 19 has­ta la ju­bi­la­ción. Du- ran­te ca­si una dé­ca­da sa­có el mi­ne­ral en va­go­ne­tas ti­ra­das por mu­las, pe­ro en su épo­ca ya exis­tían los mar­ti­llos com­pre­so­res y lle­gó a ver los tre­nes mi­ne­ros, eléc­tri­cos y dié­sel. Su hi­jo Pe­re, de 47, pa­só 22 en las ga­le­rías, la ma­yor par­te co­mo pi­ca­dor (el pues­to más du­ro y arries­ga­do) aun­que ya aca­bó uti­li­zan­do las cin­tas trans­por­ta­do­ras. Pe­ro el abue­lo de Pe­re, fun­da­dor de es­ta es­tir­pe mi­ne­ra, no co­no­ció otra co­sa que el pi­co y la pa­la.

Hun­di­mien­tos, ex­plo­sio­nes de gas, inun­da­cio­nes y en­fer­me­da­des la­bo­ra­les o aso­cia­das a la po­bre­za diez­ma­ban a los tra­ba­ja­do­res, pe­ro ellos tu­vie­ron suer­te. “Nos en­con­tra­mos bien de sa­lud. Eso sí, co­mo to­dos los mi­ne­ros, es­ta­mos un po­co sor­dos por el rui­do de la ma­qui­na­ria”, des­ta­ca Pe­re, que re­cuer­da có­mo ha­bía que fro­tar­se con fuer­za las he­ri­das pa­ra evi­tar que el pol­vo ne­gro las im­preg­na­ra y las con­vir­tie­ra al ci­ca­tri­zar “en una es­pe­cie de ta­tua­jes”.

Nos aden­tra­mos en la al­ta mon­ta­ña del Ber­gue­dà. La be­llí­si­ma ca­rre­te­ra B-400 nos lle­va a Gò­sol, a 1.500 me­tros de al­tu­ra, ro­dean­do el Pe­dra­for­ca, uno de los pi­cos más em­ble­má­ti­cos de Ca­ta­lu­ña, cu­yas dos ci­mas pa­ra­le­las se ele­van im­po­nen­tes has­ta los 2.500. Me­ca del ex­cur­sio­nis­mo, sus sen­de­ros son tran­si­ta­dos ca­da año por 23.000 per­so­nas. Ello po­ne de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia del tra­ba­jo de Gui­llem Quer, de 55 años, y su pa­re­ja Shei­la Sut­her­land, de 56. Des­de ha­ce do­ce se de­di­can a la re­cu­pe­ra­ción de ca­mi­nos de mon­ta­ña, aun­que la cri­sis les es­tá de­jan­do prác­ti­ca­men­te sin clien­tes.

Es una ta­rea muy du­ra. “A ve­ces tra­ba­ja­mos a 2.000 me­tros, y hay que ca­mi­nar cin­co ho­ras pa­ra lle­gar al pun­to de la ac­tua­ción”, ex­pli­ca Quer. Ge­ne­ral­men­te, y si­guien­do el mo­de­lo es­co­cés, in­ten­tan re­pa­rar la vía con los ma­te­ria­les que hay en la zo­na. Pe­ro pri­me­ro hay que lo­ca­li­zar­la “con los ves­ti­gios que que­den, bi­blio­gra­fía, ha­blan­do con la gen­te, pen­san­do cuál se­ría el tra­za­do más ló­gi­co y... ¡can­sán­do­te mu­cho!”.

Otra de sus ac­ti­vi­da­des es co­lo­car se­ña­les que per­mi­tan se­guir las ru­tas sen­de­ris­tas: “¡Una bue­na se­ña­li­za­ción evi­ta mu­chos res­ca­tes!”, reivin­di­ca. Tam­bién ins­ta­lan eco­con­ta­do­res, sen­so­res ocul­tos que re­gis­tran el número de per­so­nas que pa­san por un pun­to, y de­li­mi­tan fin­cas o tér­mi­nos mu­ni­ci­pa­les con mo­jo­nes que lle­gan a pe­sar 70 ki­los.

En la co­mar­ca hay 1.900 ki­ló­me­tros de ca­mi­nos. Al­gu­nos los re­co­rrió Pi­cas­so du­ran­te los tres me­ses que pa­só aquí en 1906, tras ocho ho­ras de via­je en mu­la jun­to a su no­via de la épo­ca. Los en­ten­di­dos creen que en las 302 obras que reali­zó aquí com­ple­tó su tran­si­ción al cu­bis­mo.

De Gò­sol se fue di­rec­ta­men­te a Pa­rís a pin­tar Las se­ño­ri­tas de Avi­ñón, ya es­bo­za­do en es­tas mon­ta­ñas. Los lu­ga­re­ños con los que ju­ga­ba al do­mi­nó en la fon­da ni hu­bie­ran so­ña­do con lo que se pa­ga­ría un día por aque­llos cua­dros en los que al­gu­nos de ellos apa­re­cían. Hoy es­tán re­par­ti­dos por mu­seos y co­lec­cio­nes de to­do el mun­do.

G

CAP­TU­RAS Des­car­ga del pes­ca­do en el puer­to de Vi­la­no­va i la Gel­trú, lo­ca­li­dad que atrae a nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes por su ex­ce­len­te gas­tro­no­mía y pla­yas.

INS­PI­RA­CIÓN

For­ma­ción de la cue­va de Sal­ni­tre, co­no­ci­da co­mo la Sa­gra­da Fa­mi­lia por su pa­re­ci­do con el tem­plo de Gau­dí (dcha). Pá­gi­na an­te­rior: Ba­si­li­sa Mon­cu­sí. Aba­jo: vis­ta ge­ne­ral de la fá­bri­ca de la Co­lo­nia Vidal.

RE­CU­PE­RA­CIÓN NA­TU­RAL

Gui­llem Quer bus­ca ca­mi­nos re­co­rri­dos an­ta­ño por los pas­to­res y sus re­ba­ños pa­ra dar­les un apro­ve­cha­mien­to tu­rís­ti­co.

DOS GE­NE­RA­CIO­NES Jo­sep Junquera (iz­quier­da), de 78 años, y su hi­jo Pe­re, de 47, tra­ba­ja­ron en las mi­nas de car­bón del Ber­gue­dà has­ta su cie­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.