Guillermo de To­rre, cro­nis­ta de las van­guar­dias

Geo - - GEO ICONO -

Cansinos As­sens se re­fi­rió a él co­mo "el poeta más jo­ven" y Ra­món Gó­mez de la Ser­na, que lo aco­gió en su ter­tu­lia de Pom­bo, co­mo "un mu­cha­cho in­te­li­gen­te y de­li­ran­te". A nin­guno le fal­ta­ba razón. Guillermo de To­rre (1900-1971) fue eso, pe­ro tam­bién mu­cho más. Ya en 1915, sien­do un ado­les­cen­te precoz, en sus pri­me­ros es­cri­tos en­via­dos a los pe­rió­di­cos de pro­vin­cias, an­ti­ci­pa­ba una for­ma ex­pre­si­va no­ve­do­sa, apar­ta­da de la fra­se he­cha y ten­den­te al gon­go­ris­mo, ger­men del que lue­go na­ce­ría el mo­vi­mien­to ul­traís­ta. A par­tir de 1918, tras via­jar por Pa­rís y Zú­rich y em­pa­par­se de las van­guar­dias, em­pren­dió una ac­ti­vi­dad li­te­ra­ria fre­né­ti­ca pa­ra pre­go­nar la nue­va es­té­ti­ca. En­tre sus amis­ta­des fi­gu­ra­ban Jor­ge Luis Bor­ges (quien se­ría su cu­ña­do), Max Ja­cob y Ma­ri­net­ti. En 1925, con so­lo 25 años, pu­bli­ca Li­te­ra­tu­ras eu­ro­peas de van­guar­dia, en­ci­clo­pé­di­co vo­lu­men que le con­ver­ti­rá en re­fe­ren­te de las van­guar­dias li­te­ra­rias del con­ti­nen­te. Al mis­mo tiem­po, con­so­li­da su per­fil de en­sa­yis­ta y crí­ti­co, pri­me­ro en la re­vis­ta Plu­ral, y más tar­de, ya en Ar­gen­ti­na, en la re­dac­ción de la re­vis­ta Proa. En 1932 re­gre­sa a Es­pa­ña, don­de co­la­bo­ra con los pe­rió­di­cos El Sol, Luz y Dia­rio de Ma­drid. En 1937, an­te el te­mor de ser ase­si­na­do, re­gre­sa a Ar­gen­ti­na. Ese mis­mo año po­ne en mar­cha la co­lec­ción Aus­tral y, en 1938, crea la editorial Lo­sa­da. Des­de 1957 has­ta su muer­te se de­di­có a la do­cen­cia en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. En 1968, un an­ciano Cor­pus Bar­ga le de­fi­nía co­mo uno de los gran­des en­sa­yis­tas li­te­ra­rios de su tiem­po. Tam­po­co a él le fal­ta­ba razón.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.