Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

En­tre los ar­tícu­los que en­con­tra­rá us­ted en es­te número es­pe­cial de ve­rano, que incluye más pá­gi­nas y más re­por­ta­jes, per­mí­ta­me acon­se­jar­le uno cu­ya te­má­ti­ca es­tá hoy de ac­tua­li­dad: el oro. A na­die se le es­ca­pa que des­de muy an­ti­guo, an­tes in­clu­so de la exis­ten­cia del di­ne­ro y de que las cri­sis eco­nó­mi­cas arrui­na­sen vi­das y ha­cien­das, el in­ten­so color do­ra­do que ema­na de es­te me­tal ya ge­ne­ra­ba en­tre los mor­ta­les una fas­ci­na­ción y un de­seo des­me­di­dos. Ce­ga­dos por su bri­llo, con­quis­ta­do­res y aventureros se aden­tra­ron en lo des­co­no­ci­do, des­cu­brie­ron nue­vas tie­rras y arra­sa­ron im­pe­rios; atraí­dos por sus can­tos de si­re­na, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas cru­za­ron océa­nos y con­ti­nen­tes, le­van­ta­ron ciu­da­des, mo­vie­ron mon­ta­ñas; con­fia­dos por su for­ta­le­za, in­ver­so­res de me­dio mun­do se co­bi­ja­ron ba­jo su pu­re­za, en­con­tra­ron re­fu­gio en su so­li­dez. Una so­li­dez que na­cía (y na­ce) de su fia­bi­li­dad co­mo ac­ti­vo tan­gi­ble, in­des­truc­ti­ble, se­gu­ro, fue­ra del al­can­ce y el con­trol de go­bier­nos y au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias in­ca­pa­ces de au­men­tar su pro­duc­ción a vo­lun­tad. No es de ex­tra­ñar por tan­to que de las 170.000 to­ne­la­das de oro que se cal­cu­la ha ex­traí­do la hu­ma­ni­dad a lo lar­go de los si­glos, la ma­yor par­te de ellas aún se con­ser­ven hoy día. Con­ser­var­se sí, pe­ro des­de lue­go no en Es­pa­ña. Des­de ha­ce al­gún tiem­po, tal y co­mo se­ña­la el dia­rio Ex­pan

sión, los ex­per­tos del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria y Co­mer­cio cons­ta­tan con es­tu­por có­mo los en­víos de oro es­pa­ñol con di­rec­ción al mer­ca­do bri­tá­ni­co se han in­cre­men­ta­do a rit­mos inima­gi­na­bles. So­lo en 2012 se su­pe­raron los 1.200 mi­llo­nes de eu­ros, ci­fra que mul­ti­pli­ca por diez los da­tos de años an­te­rio­res. Ex­per­tos de la di­plo­ma­cia co­mer­cial es­pa­ño­la han bus­ca­do du­ran­te me­ses ex­pli­ca­cio­nes ló­gi­cas pa­ra tan sin­gu­lar diás­po­ra, lle­gan­do fi­nal­men­te a una tris­te con­clu­sión: el me­teó­ri­co as­cen­so de los es­ta­ble­ci­mien­tos que com­pran oro en las ca­lles de nues­tro país. O lo que es lo mis­mo, la ven­ta ma­si­va de se­gun­da mano, la fie­bre del oro en sen­ti­do con­tra­rio. Por­que es­te, una vez aban­do­na nues­tros ho­ga­res, fun­di­do y lim­pio de lá­gri­mas y re­cuer­dos, lle­ga a ma­nos de los gran­des in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les que lo des­pa­chan ca­mino de un re­fu­gio aco­ra­za­do en la City. Es­ta ten­den­cia actual no so­lo nos re­tro­trae a los mo­men­tos más pe­no­sos de nues­tra his­to­ria, sino que la cri­sis, al ge­ne­ra­li­zar­se mun­dial­men­te, ha pro­pi­cia­do un au­men­to del pre­cio del oro, con las dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias que des­cu­bri­mos en nues­tro re­por­ta­je in­te­rior. Por su­pues­to no es es­ta la pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria que ve­mos emi­grar el oro na­cio­nal más allá de nues­tras fron­te­ras (bas­te re­cor­dar el pa­so fu­gaz de los car­ga­men­tos de oro de las In­dias du­ran­te los si­glos XVI y XVII o la pre­ci­pi­ta­da sa­li­da del oro del Ban­co Cen­tral en tiem­pos de la Re­pú­bli­ca), y se­gu­ra­men­te tam­po­co se­rá la úl­ti­ma, pe­ro en es­ta oca­sión las cau­sas que la pro­pi­cian es­tán le­jos de las am­bi­cio­nes pa­trias y los con­flic­tos bé­li­cos. Es­ta vez se tra­ta de ne­ce­si­dad, de la pu­ra y du­ra ne­ce­si­dad. A fal­ta de otro ar­gu­men­to, con­so­lé­mo­nos con la fra­se del po­lí­ti­co y es­cri­tor ga­lle­go Ro­drí­guez Cas­te­lao cuan­do afir­ma­ba aque­llo de “va­le más una tie­rra con ár­bo­les en los mon­tes que un Es­ta­do con oro en los ban­cos”. Por­que de se­guir así, par­ques na­cio­na­les des­de lue­go no nos fal­ta­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.