Go­lo­si­nas pa­ra las va­cas

Gran­je­ros ame­ri­ca­nos mez­clan dul­ces ca­du­ca­dos con fo­rra­je.

Geo - - GEO NOTICIAS -

La ali­men­ta­ción de es­tos gran­des her­bí­vo­ros –cer­ca de 50 ki­lo­gra­mos de ali­men­tos al día– sue­le plan­tear se­rios pro­ble­mas fi­nan­cie­ros a los ga­na­de­ros. El ve­rano de 2012 fue desas­tro­so en Es­ta­dos Uni­dos, que su­frió la peor se­quía de los úl­ti­mos 50 años y los pre­cios del pien­so, so­bre to­do, el maíz se dis­pa­ra­ron. La so­lu­ción que en­con­tra­ron los gran­je- ros fue in­ge­nio­sa: mez­clar con el pas­to ga­lle­tas, mues­li, mal­va­vis­co, gu­sa­nos de go­ma, ba­rri­tas de cho­co­la­te, co­ber­tu­ra de tar­tas y pas­te­les en for­ma de mi­gas, ca­ra­me­los y ca­cao en pol­vo. Con es­ta mez­cla los ran­che­ros con­si­guen aho­rrar has­ta un 50% en fo­rra­je.

An­te es­ta die­ta ali­men­ti­cia los odon­tó­lo­gos pon­drían el gri­to en el cie­lo, pe­ro, los ex­per­tos la con­si­de­ran apro­pia­da pa­ra la nu­tri­ción del ga­na­do y los ani­ma­les ru­mian­tes. Ade­más, ayu­dan a los agri­cul­to­res a cal­cu­lar la pro­por­ción idó­nea de pro­duc­tos ac­ce­so­rios que com­ple­men­tan el pien­so y a ela­bo­rar la mez­cla más equi­li­bra­da en hi­dra­tos de car­bono, pro- teí­nas, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. En opi­nión de Jim Olt­jen, es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas de gestión de sanidad animal en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en Da­vis, las va­cas po­drían con­su­mir cual­quier ti­po de ali­men­to, tam­bién los dul­ces son con­ve­nien­tes, siem­pre que se in­clu­yan en la die­ta dia­ria en pro­por­cio­nes re­du­ci­das, es de­cir, en torno al 10% co­mo má­xi­mo.

Ade­más del pre­cio, la ven­ta­ja de es­te ré­gi­men ra­di­ca en que se apro­ve­chan pro­duc­tos que han ca­du­ca­do y que, de otro mo­do, aca­ba­rían en la ba­su­ra.

De­bi­do a la par­ti­cu­la­ri­dad de su apa­ra­to di­ges­ti­vo, los ru­mian­tes pue­den trans­for­mar en ele­men­tos nu­tri­ti­vos es­tos desechos no re­ci­cla­bles pa­ra con­su­mo hu­mano. Y los dul­ces son una fuen­te de ener­gía muy efec­ti­va. Su con­te­ni­do en azú­ca­res y gra­sas pro­por­cio­na a las va­cas la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra ren­dir igual que si con­su­mie­ran fo­rra­je. Los gran­je­ros di­cen ha­ber ob­ser­va­do in­clu­so un au­men­to en la pro­duc­ción de le­che de sus re­ses con el aña­di­do de dul­ces en el fo­rra­je.

Al ga­na­do va­cuno le gus­tan los dul­ces y los to­le­ra bas­tan­te bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.